Política

Román Rodríguez: “No sé cómo es posible que Oramas desobedezca a su partido y luego no pase nada”

Segunda entrega de la entrevista grupal de DIARIO DE AVISOS, Tercer Grado, con Román Rodríguez, vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos

Román Rodríguez, Vicepresidente del Gobierno canario y consejero de Hacienda. | FOTO: Sergio Méndez

La segunda entrega de la entrevista grupal de DIARIO DE AVISOS, Tercer Grado, con Román Rodríguez, vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, permite conocer aspectos políticos como el presente y futuro del nacionalismo canario, además de su perspectiva sobre el recién formado Gobierno estatal. Rodríguez responde a otras cuestiones que atañen a la sociedad canaria, como la implantación de la renta ciudadana, las bonificaciones al transporte o los precios del combustible.

-Tenían una alianza electoral con CC que de alguna forma pinchó cuando Oramas se negó a apoyar a Sánchez. ¿Cómo lo valora?
“Nosotros pensamos que valía la pena juntar fuerzas, porque dos o tres escaños iban a ser decisivos para defender las políticas canarias. Fuimos juntos con un documento de 71 puntos y sacamos dos escaños. Nos sentamos a hablar con los socialistas y NC llegó a un acuerdo. ¿Qué ocurrió? Que CC en Tenerife había decidido votar que no a la investidura de Sánchez porque Podemos, los catalanes y los vascos apoyaban al Gobierno. Quevedo defendió nuestro programa, con el que fuimos a las elecciones con CC, y Oramas defendió lo que quiso. Hizo un discurso tan españolista que Vox lo aplaudió. Yo no sé cómo es posible que la dirección de un partido decida una cosa y su representante no lo haga, y luego no pase casi nada”.

– Pese a todo, ¿cree que podrán seguir juntos en Madrid?
“Creo que sí, aunque Quevedo y Oramas son muy distintos, me consta que hay buena sintonía y voluntad por tener una confluencia”.

– Da la impresión de que en Tenerife CC giró hacia la antigua ATI, ¿eso es óbice para el proyecto de unidad nacionalista?
“Ese discurso de la España en blanco y negro nosotros no lo compartimos y lo combatimos. ¿Ustedes se imaginan a alguien del PNV diciendo eso? Con ese discurso y esos valores, el entendimiento no será posible”.

– ¿Cuestiones como la redistribución de rentas y otros asuntos ideológicos pueden dificultar la unidad de criterios en la convergencia nacionalista?
“Depende de con quien hables. Yo sé que en CC hay gente que quiere comprometerse en la lucha contra la crisis climática o la renta canaria ciudadana. Luego hay otras personas que no están en esa línea. ¿Qué va a pasar? No lo sé. Nosotros estamos abiertos a participar en la articulación de un gran partido nacionalista canario”.

– ¿Para concurrir en las próximas elecciones?
“Ya veremos. No quiero especular, pero nuestra voluntad es avanzar en ello. Llevo 40 años defendiendo esto y han habido intentos. Estuve en UPC, ICAN y en la primera etapa de CC, y ahora en NC, que cumpliremos 15 años el próximo 26 de febrero”.

– Esas primeras organizaciones de las que habla tenían una ideología clara… ¿A partir de CC entramos en un espacio ideológico más difuso?
“Sobre todo en la segunda etapa y por eso nos fuimos. En la primera hicimos escuelas, hospitales, leyes de sostenibilidad… Luego hubo dirigentes de CC que se convirtieron en gestores de los intereses de las minorías”.

– ¿Es consciente de que sigue existiendo el antagonismo ideológico?
“Claro que sí. Yo tenía invitaciones para participar en Gobiernos anteriores y dije que no. No se trata de tener una cuota de poder sino de hacer otra política”.

– ¿Cuál es la situación actual con Antonio Morales, teniendo en cuenta la reciente discrepancia?
“Debe haber discusión y debate, y yo estoy abierto al diálogo con todos, imagínate con Morales, que llevamos toda la vida juntos”.

– ¿Tras siete meses de Gobierno, qué balance hace?
“Estoy contento porque tenemos una mayoría democrática. A pesar de las deslealtades del PSOE en el ámbito local no nos dejamos confundir y miramos al futuro para construir esta alianza. Creo que tenemos una mayoría progresista sólida, y que los partidos que lo conformamos tenemos sintonía y programa. Me gustaría que todo fuera más rápido, pero conformar equipo no es fácil”.

– ¿Qué nota pone al Gobierno de Sánchez?
“Solo llevan cuatro semanas, pero creo que tienen las ideas claras. El documento suscrito es moderado, socialdemócrata, los equipos se han dimensionado para satisfacer todas las demandas, hay gente muy experimentada y también joven. La subida del salario mínimo y de los funcionarios, y el diálogo con Cataluña están bien. El problema es la crispación, los plenos del Congreso duran casi cinco horas y se están convirtiendo en un diálogo de sordos, de confrontaciones meramente ideológicas y no de debate de los problemas reales de la gente”.

– ¿Qué le parece la conformación de ese Gobierno?
“Cuando se está en el Gobierno de España no es por casualidad. Están pensando en serio en el tema territorial porque hay que garantizar la cohesión y trabajar los 17 territorios”.

– Fue iniciativa suya la bonificación del 75% a los billetes aéreos, ¿está satisfecho con la forma en que se está aplicando?
“La iniciativa de la bonificación, que fue de NC, ha supuesto que la movilidad interinsular aumente un 50%, nunca hubo tanta proximidad y tan buen servicio. Es cierto que los precios con la Península no tienen un límite y esto hace que se produzcan distorsiones, algo que no ocurre con las líneas interinsulares, que tienen obligación de servicio público. Nosotros ya sabíamos que iba a aumentar el precio y por eso pusimos en la Ley de Presupuestos y en el REF que la Comisión Nacional de los Mercados debía vigilar los precios y el Ministerio debe declarar la obligación de servicio público”.

– También hay un problema con las tarifas de los combustibles en determinadas Islas…
“No es razonable que el combustible que se consume en algunas Islas no capitalinas sea un 30% más caro que en Tenerife o Gran Canaria. Vamos a abrir una negociación con los proveedores y estamos dispuestos a contribuir a financiar el transporte, pero no la especulación o los monopolios. Esto es algo que ocurre desde hace 10 años y nosotros hemos consignado presupuesto para ello por primera vez, así que habrá un millón de euros. Los demás hablaron, pero no hicieron nada”.

– En 2021 toca renovar las subvenciones a los clubes de élite, ¿se van a aumentar, disminuir, mantener?
“El deporte de élite ha hecho que hoy seamos conocidos en muchas ciudades del mundo, así que soy de los que creen que el apoyo, con una cantidad moderada, hay que mantenerlo. Nuestra única responsabilidad no puede ser solo luchar contra la pobreza y mejorar los servicios públicos. Estas son las banderas del Gobierno, pero hay otras dimensiones relevantes para el progreso”.

– ¿Hay conciencia de que exista retorno?
“Yo creo que sí. Por eso, el apoyo se hace a través de Turismo, porque se trata de proyectar la imagen del Archipiélago en el mundo, y hablamos de cantidades modestas comparadas a un presupuesto autonómico total de nueve mil millones para este año. Pero sí es cierto que sería deseable que la aportación privada fuera mayor”.

– Los países nórdicos han centrado su fiscalidad en los productos azucarados. Dado que Canarias tiene índices elevados de diabetes y obesidad, ¿se plantean este impuesto?
“No lo descartamos aunque no esté en el programa. Soy de los que creen que este problema hay que verlo. Este debate lo han abierto en Cataluña o EE.UU. Nosotros lo que hicimos fue subir los impuestos al tabaco y al juego en este presupuesto, porque sabemos que esos hábitos hay que contenerlos”.

– Los datos de pobreza en Canarias son escandalosos. Entraron defendiendo la renta ciudadana. ¿En qué punto está?
“Estamos trabajando en la ley y los escenarios presupuestarios. Lo más difícil son las estructuras, las evaluaciones y el seguimiento. La PCI, que sería lo anterior a la renta, tenía un presupuesto de 56 millones, y ahora cuenta con 100 millones. A esto se le va a añadir, si podemos, los 30 millones que reclamaremos del presupuesto estatal. Así que podría pasar de 56 a 130 millones. Ya hemos creado un espacio de trabajo y cooperación entre Presidencia, Hacienda, Administraciones Públicas y Derechos Sociales para crear modelos eficientes de gestión porque se trata de una de las prioridades claras de este Gobierno de progreso”.