alerta por la pandemia del coronavirus

Luis Enjuanes: “No hay motivo para la alarma, hay que cumplir con las normas”

El virólogo español llama a la tranquilidad y desvela algunos detalles y soluciones muy importantes sobre el coronavirus que mantiene en vilo a toda España

Luis Enjuanes, virólogo español. DA
Luis Enjuanes, virólogo español. DA

Serenidad y tranquilidad. Es lo que transmite Luis Enjuanes, virólogo español con 35 años de experiencia en el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Su labor en la investigación de este tipo de virus como el Covid-19 y su experiencia le convierten en una de las voces más autorizadas para analizar la situación que se vive en España en estos momentos.

Ayer, en una entrevista en Es Radio, Enjuanes reconoció que este coronavirus “de momento lo tenemos más o menos controlado”, al tiempo que aclaró que la dificultad añadida a esta situación ha sido la tardía aparición de “los síntomas clínicos” aunque el paciente “empieza a diseminar el virus” sin que lo sepa.

“Por otra parte, un 14 por ciento de las personas que se han recuperado han vuelto a ser positivas otra vez”, desveló Enjuanes, algo que es cuestión de auténtica alarma para los virólogos porque, esa misma persona, estaría en condiciones de volver a ser propagador del virus.

“Lo que probablemente ocurra en realidad es que la persona se cura de los síntomas clínicos y de la presencia del virus en las zonas donde habitualmente se toman las muestras, que es el tracto nasofaringeo”, comentaba el especialista español antes de argumentar que “eso no quiere decir que en otras partes, en otros tejidos del cuerpo, todavía quede una reserva de virus y que, cuando las defensas empiezan a bajar un poco por falta de estímulo, el virus vuelve a emerger”.

Enjuanes aseveró que “en cualquier caso lo que debemos decir es que no sabemos con certeza qué es lo que está pasando” y que esta plaga debe someterse a investigación “lo más pronto posible” porque añade muchas variantes desconocidas en otras epidemias como, por ejemplo, que “a una persona que ha sido infectad, que debe haber producido anticuerpos y linfocitos inmunes, que ya está inmunizada, el virus le puede volver a re emerger”.

Enjuanes aportó algunos datos positivos como la posibilidad de que haya un antiviral “muy pronto, con un poco de suerte, en una colaboración de Estados Unidos con China, donde están evaluando más de mil pacientes con un antiviral que se llama Remdesivir, si se confirma que efectivamente protege, los resultados estarían terminados y se anunciaría en la segunda mitad del mes de abril”.

El especialista español también se refirió a los trabajos que se están realizando a nivel nacional con un laboratorio que “posiblemente tenga un candidato antiviral prometedor”, pero se reservó al señalar que “esto todavía está en estudio, aunque los resultados preliminares sean muy prometedores”.

En cuanto a una vacuna, Enjuanes fue claro al señalar que “hay tres o cuatro que están en marcha”, explicando que “son un tipo de vacunas que no son absolutamente perfectas, en el sentido de que el nivel de protección que dan no es el más óptimo, pero son muy seguras y se pueden fabricar muy rápidamente y con un costo muy bajo”.

“Estas vacunas, en cuestión de dos o tres meses, probablemente se puedan utilizar, pero tienen que pasar primero la aprobación de las agencias reguladoras de los medicamentos, que es la parte más difícil, porque no las autorizarán si no se asegura de que no producen efectos secundarios”, señaló Enjuanes.

A lo largo de la entrevista, el virólogo español confesó que este Covid-19 tiene un comportamiento “bastante distinto” en referencia al SARS y que “puede haber venido para quedarse”, aunque dentro de sus previsiones “este virus se iría expandiendo con más facilidad pero, muy probablemente, se iría atenuando más”.

“Uno de los argumentos para suponer esto es que a día de hoy conocemos siete coronavirus que infectan a los humanos”, dijo Enjuanes, que explicó que cuatro de ellos “son muy leves y producen sólo un resfriado común de invierno, algo inferior a lo que puede ser una gripe leve”, mientras que los otros tres “son más virulentos”, por lo que “no sería sorprendente que los cuatro primeros estuvieran marcando el camino para lo que pueda ocurrir con este”.

“Una posible previsión, pero que tiene cierta justificación, es que, con el aumento de las horas de luz, con sus rayos ulravioletas, el aumento de la temperatura y el hecho de que con el buen tiempo la gente sale a espacios abiertos y no se concentra en espacios cerrados, el virus pueda ir disminuyendo su actividad y podría tener este proceso evolutivo en el que se seguiría diseminando, pero va mutando y se va atenuando”, dijo Enjuanes, que también resaltó que hay muchos expertos cuya previsión es “que el virus no desaparezca del todo”, por aquello de que no da síntomas clínicos.

En comparación con el virus de la gripe común, la capacidad de mutación de este coronavirus “puede mutar mucho”, aunque señaló que el de la gripe “es un campeón en este sentido” y que tiene mucha “variabilidad” para evolucionar a diferencia de estos coronavirus. Enjuanes señaló que, en su caso, tiene “una higiene muy escrupulosa” lavándose muchas veces las manos y “no tocarme nunca la boca, la nariz o los ojos”, la puerta de entrada “más importante para este tipo de virus” y evitar “cualquier aglomeración”. “Lo importante es que todos cumplamos estos consejos para que dejemos al virus solo. No hay motivo para la alarma, lo que hay es que cumplir las normas para ralentizar la propagación del virus y que los pacientes puedan estar bien atendidos”, concluyó.