coronavirus

Sánchez empieza el desconfinamiento por Canarias

La Gomera, El Hierro y La Graciosa iniciarán el lunes el plan nacional de desescalada, que se nutre de algunas ideas sugeridas por el Ejecutivo de Torres

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Las islas de La Gomera, El Hierro y La Graciosa, en Canarias, y la de Formentera, en Baleares, irán por delante en la aplicación del plan de desescalada establecido por el Gobierno a partir del 4 de mayo, debido a que en estos territorios la incidencia del coronavirus ha sido inferior. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó ayer que estas cuatro islas entrarán directamente en la fase 1 del plan a partir del lunes, 4 de mayo, mientras que el resto del país lo hará el día 11.

Sánchez dio esta información en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa después de que el Consejo de Ministros haya aprobado el plan de medidas para recuperar la normalidad de forma gradual tras la crisis del coronavirus. “Dada la incidencia mínima de contagio y si la evolución lo permite, Formentera, en Baleares, y La Gomera, El Hierro y La Graciosa, en Canarias, anticiparán en unos días, al 4 de mayo, su desescalada”, comentó el presidente.

La fase 1 en la que entrarán primero esas islas implica medidas de reapertura del pequeño comercio y de terrazas de bares y restaurantes con limitaciones de ocupación y con otras medidas de protección.

También prevé que vuelvan a abrir hoteles y alojamientos turísticos excluyendo zonas comunes. En el caso de las tres islas canarias citadas por Sánchez, La Graciosa no ha registrado hasta la fecha ningún caso de coronavirus, mientras que La Gomera ha sufrido diez y El Hierro, cuatro. Pero estas dos últimas tampoco tienen ya casos activos de Covid-19.

Asimétrica

Sánchez compareció ante la prensa tras un larguísimo Consejo de Ministros para anunciar el plan de desescalada aunque no dio fechas para la reapertura de los sectores económicos ni para el levantamiento de las restricciones a la movilidad.

El presidente del Gobierno anticipó el sábado que ayer daría a conocer las condiciones de “una transición gradual, asimétrica y coordinada” camino de la “nueva normalidad” que dejará tras de sí la epidemia. Pero necesitó más de cinco horas de reunión para cuadrar el texto, en una cita con sus ministros que ha vuelto a ser disputada.

El Gobierno ha definido cuatro fases: del 0 al 3. Con “una duración mínima de dos semanas cada una”, señaló el presidente, “porque es el periodo medio de incubación del virus”. Tardaremos “un mes y medio si todo transcurre como hasta ahora”, y un máximo de “ocho semanas para todo el territorio”. Así, “a finales de junio estaríamos como país en la nueva normalidad si la evolución de la epidemia está controlada en todos y cada uno de los territorios”, auguró Sánchez.

Fase 0. Preparación de la desescalada. Es en la que se encuentra España en la actualidad. Así, los menores podrán salir a la calle y se mantendrán los “pequeños resquicios de actividad económica” que ahora mismo existe. Desde el sábado 2 de mayo se permitirá la “actividad física individual” y “los paseos con personas del mismo hogar”. A partir del lunes 4 de mayo se abrirá un “pequeño resquicio” de actividad económica. Así, por ejemplo, se abrirán pequeño locales y comercios “con cita previa” como los restaurantes con servicio de comidas a domicilio, sin poder consumirla en el local.

Deporte

Otro ejemplo sería la reapertura del deporte con entrenamientos individuales de deportistas profesionales y federados y el entrenamiento básico de ligas profesionales.

Fase 1. Inicial. Dependiendo de cada espacio territorial se dará inicio a algunas actividades del pequeño comercio bajo estrictas condiciones de seguridad. Una medida que no incluye los grandes centros o parques comerciales “donde es más probable la aglomeración”. Esta apertura de comercios incluirá un horario preferente para los mayores de 65 años.

Terrazas

Además, las terrazas podrán abrir con su aforo limitado al 30% de su capacidad. Los restaurantes podrán abrir para servir comida a domicilio o para recoger. Hoteles y alojamientos turísticos podrán reabrir “excluyendo las zonas comunes” y con otras restricciones aún no especificadas. Y los lugares de culto también podrán reabrir bajo el mismo criterio de la limitación de su aforo al 30%.

En el mundo del deporte se procederá a la apertura de los Centros de Alto Rendimiento (CAR) “con seguridad reforzada” y turnos, si fuera posible. Además, se permitirá el entrenamiento medio en ligas profesionales. En los sectores agroalimentario y pesquero se reanudarán las actividades limitadas hasta hoy.

El uso de mascarillas estará “altamente recomendado” en el transporte público, pero no solo durante la Fase 1, sino durante todo el proceso de desescalada y también en la “nueva normalidad”.

Fase 2. Intermedia. No se retomará el curso escolar hasta septiembre, aunque esta medida contempla tres excepciones para cumplir con tres propósitos: las clases de refuerzo, garantizar que los menores de seis años cuyos progenitores deban trabajar de forma presencial tengan garantizada su asistencia a los centros educativos y la celebración de la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU).

La hostelería podrá abrir el espacio interior de sus locales limitando el aforo al 30%, con garantías de separación entre las personas y solo en servicio de mesas.

También se reanudarán la caza y la pesca deportiva y se reabrirán los cines, teatros, auditorios y centros de ocio similares con butaca preasignada y limitación de aforo a un tercio de su capacidad. Además, se reabrirán los monumentos y las salas culturales también bajo la norma del tercio de su aforo.

Cultura

Se podrán celebrar actos y espectáculos culturales de menos de 50 personas en locales cerrados y con menos de 400 personas en espacios al aire libre siempre que sea con localidades de asiento. Finalmente, los lugares de culto podrán ampliar su aforo hasta el 50%.

Fase 3. Avanzada. Se flexibilizará la movilidad general con el uso de mascarillas aún “recomendado” fuera del domicilio y en el transporte público. Igualmente, se ampliará la capacidad de afluencia al ámbito comercial, aunque siempre con el aforo limitado a un máximo del 50% y exigiendo una distancia mínima de dos metros entre los clientes.

En lo referente a la restauración, se suavizarán algo más las limitaciones de aforo y ocupación, aunque se mantendrán las “estrictas condiciones de separación” entre personas.