Muay Thai

El campeón vuelve a la carga

Nauzet Trujillo recupera la actividad junto a su preparador físico, Domingo Moreno, para empezar a pensar en afrontar los grandes retos que tenía planteados para este 2020

Nauzet Trujillo y Domingo Moreno, en el centro de entrenamiento Soul Fit Training Box, en Taco. / DA

La llegada de la fase 1 de esta desescalada ha sido más que bienvenida por muchos deportistas tinerfeños cuya progresión fue cortada de raiz por la crisis del coronavirus. Aún no puede trabajar en las condiciones que querrían, pero gente como Nauzet Trujillo empieza a recuperar la sonrisa toda vez que ya puede ejercitarse, de forma individual, con su preparador físico, Domingo Moreno.

Y es que en el Soul Fit Training Box, el centro de entrenamiento que dirige Moreno, ya hay un campeón del mundo cumpliendo con rigurosa puntualidad su cita diaria de las seis de la mañana. “Es un titán, no falla”, señalaba en estos días Moreno, que se hizo cargo de la preparación física del campeón mundial de muay thai hace algunos años y que también trabaja con fajadores como Patricia Rodríguez o Maikel García y que también ha tenido bajo su tutela a Jacob Caco Barreto.

Con el Consejo Superior de Deportes congelando aún la actividad del trabajo específico de los deportes de contacto al no permitir el desarrollo habitual de sus entrenamientos, Nauzet sigue fiel a esa rutina que le lleva de su madrugador encuentro con la puesta a punto física a la ineludible cita del día a día laboral en su peluquería, ahí también es un campeón.

“Teníamos por delante un año muy importante, con una pelea que estábamos preparando por un cinturón mundial contra el portugués Diogo Calado que lamentablemente no se ha podido realizar, pero nuestra obligación es estar al cien por cien para el momento en el que se puedan levantar las restricciones”, explicaba Nauzet.

Ahora es el momento de realizar esa pretemporada que todos los deportistas de alto nivel han emprendido, de recuperar las carreras, de sentir las molestas agujetas. “Esa es la idea, engrasar de nuevo la maquinaria” señalaba el lagunero después de casi dos meses haciendo un trabajo más limitado, dentro de su domicilio particular, pero pensando siempre en pasar “este mal momento colectivo” para “volver a entretener a la gente desde ahí arriba”.