internacional

Trump confirma que EE.UU. se retira de otro importante acuerdo de armas

Rusia considera que el abandono de Estados Unidos del llamado Tratado de Cielos Abiertos es un duro golpe para la seguridad de toda Europa
DONALD TRUMP
DONALD TRUMP
Donald Trump. ARCHIVO

El presidente Trump confirmó que dará aviso oficial de la intención de EE. UU. de abandonar el Tratado de Cielos Abiertos (Open Skies). El Tratado de Cielos Abiertos entró en vigencia el 1 de enero de 2002, y actualmente cuenta con 35 estados participantes. Este tratado establece un programa de vuelos de vigilancia aérea desarmados sobre todo el territorio de los países integrantes. El acuerdo fue diseñado para mejorar la comprensión y la confianza mutuas al dar a todos los socios, independientemente de su tamaño, un papel directo en la recopilación de información sobre las fuerzas militares y las actividades de los demás países adheridos, además de reducir las posibilidades de errores de cálculo peligrosos. Open Skies es uno de los esfuerzos internacionales más amplios hasta la fecha que promueve la apertura y la transparencia de las fuerzas y actividades militares.

‘OPEN SKIES’

El concepto de ‘observación aérea mutua’ fue inicialmente propuesto al primer ministro soviético Nikolai Bulganin en la Conferencia de Ginebra de 1955 por el presidente Dwight D. Eisenhower; sin embargo, los soviéticos rechazaron rápidamente el concepto y permaneció inactivo durante varios años. El tratado finalmente se firmó como una iniciativa del presidente estadounidense (y exdirector de la Agencia Central de Inteligencia) George HW Bush en 1989. Negociado por los entonces miembros de la OTAN y el Pacto de Varsovia, el acuerdo se firmó en Helsinki, Finlandia, el 24 de marzo de 1992.

TRUMP ACUSA A RUSIA DE INCUMPLIMIENTO

“Rusia no se adhirió al tratado, así que hasta que lo hagan, nos retiraremos”, dijo Trump. El presidente estadounidense aspira a llegar a un nuevo acuerdo que beneficie más a su país. El secretario de Estado, Mike Pompeo, confirmó la jugada al decir que ha quedado muy claro que ya no le interesa a Estados Unidos seguir siendo parte del Tratado. Pompeo acusó a Rusia de violar repetidamente el acuerdo y utilizarlo para promover sus objetivos de expansión al negarse a permitir vuelos sobre “regiones georgianas ocupadas por Rusia de Abjasia y Osetia del Sur” y afirmar el control sobre un aeródromo en Crimea, aunque también sugirió que Estados Unidos podría permanecer en el acuerdo si Rusia cambia su enfoque.
La medida provocó rápidamente críticas de los miembros demócratas del Congreso. El tratado Open Skies ha estado en vigencia desde 2002. La idea de permitir que los aviones de vigilancia de otros países realicen sobrevuelos fue propuesta por primera vez por el presidente Dwight Eisenhower, al principio de la Guerra Fría con la Unión Soviética. Pero el tratado no ganó fuerza hasta después del colapso de la república soviética. Fue promulgado en 1992 y entró en vigor 10 años después.
En una entrevista a NPR, Olga Oliker, directora del programa de Europa en el International Crisis Group en Bruselas dijo que el Acuerdo da acceso a información que es imposible ver incluso mediante una red satelital y una herramienta eficaz para que las partes estén en la misma página sobre quién tiene qué y dónde.
El Tratado también permite inspecciones de equipos de vigilancia. Los países firmantes incluyen a la mayoría de los aliados de la OTAN en Estados Unidos y Ucrania.
Sin embargo, los republicanos estadounidenses ven el curso de la política exterior aislacionista de Trump como un beneficio para Estados Unidos. El senador Tom Cotton, republicano del estado de Arkansas manifestó, por medio de un comunicado, su apoyo a la medida diciendo que el presidente Trump ha dado otro paso positivo para terminar con la dependencia de Estados Unidos de tratados disfuncionales y quebrantados, y que el tratado se ha vuelto técnicamente obsoleto.
No obstante, el abandono del acuerdo puede tener una causa muy diferente debido a la disparidad -y francamente, inferioridad- de Estados Unidos frente a Rusia: Moscú ha modernizado los aviones de vigilancia, mientras Estados Unidos se ha quedado rezagado.

“ESTO ES UNA LOCURA”

“Esto es una locura”, tuiteó el general Michael Hayden, el general retirado de cuatro estrellas que se desempeñó como exdirector de la Agencia de Seguridad Nacional, ex subdirector principal de inteligencia nacional y fue director de la presidencia del presidente George W. Bush. CIA El New York Times fue el primero en informar que se llegó una decisión final. Los aliados europeos, que han presionado para que Estados Unidos permanezca en el tratado, lo ven como una parte central de su infraestructura de seguridad y la decisión de Estados Unidos de retirarse probablemente aumentaría la tensión en las relaciones transatlánticas. El secretario de Estado Mike Pompeo expresó mediante un largo comunicado que, por su parte, Estados Unidos entiende la que los europeos todavía otorguen valor al tratado.

REPRESALIAS POR PARTE DE RUSIA

La salida de Washington del tratado de control de armas Open Skies sería un duro golpe para la seguridad europea, dijo un viceministro de Relaciones Exteriores ruso, después de que el presidente Donald Trump anunciara el abandono.
“La retirada de Estados Unidos de este tratado sería no solo un golpe para la base de la seguridad europea … sino para los intereses clave de seguridad de los aliados de Estados Unidos”, dijo Alexander Grushko, citado por la agencia de noticias RIA Novosti.
Rusia ha elaborado medidas de represalia para el caso de que Estados Unidos abandonara el tratado de Cielos Abiertos, informó la agencia de noticias estatal RIA.
Rusia está esperando una explicación completa de las acusaciones de Estados Unidos, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, en una entrevista con la televisión rusa, agregando que el tratado incluye mecanismos para garantizar el cumplimiento y presentar quejas, y que Estados Unidos probablemente también utilizará canales diplomáticos. El ministerio ruso volvió a publicar una lista de sus propias quejas el jueves, diciendo que Estados Unidos ha implementado una serie de nuevas restricciones desde que Trump asumió el cargo.
Open Skies sería el tercer pacto militar internacional importante del que Trump retira a EE.UU. después del Acuerdo Nuclear con Irán y el Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias.

TE PUEDE INTERESAR