la casa blanca - latitud 38.9

El universo Trump se desintegra

Familia, asesores, salud y su propio partido dan la espalda al presidente
DONALD TRUMP

Para la gran mayoría, 2020 ha sido un año hasta la fecha un año nefasto, y para Donald Trump podría significar, además, el final de su carrera política. Con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, las noticias no pueden ser más desalentadoras para el líder estadounidense, que en medio de una pandemia que ignora, no conseguir hacer callar las voces que piden a gritos que salga de una vez por todas de la Casa Blanca para que el país (y el mundo), puedan volver poco a poco a una normalidad de la que nos vimos privados, no recientemente a causa de la Covid-19, sino el 8 de noviembre de 2016, cuando Trump fue elegido (aunque no por voluntad popular), Presidente de Estados Unidos. Una presidencia que a todas luces aceptó con el único propósito de anotarse una victoria personal, y no con la idea de hacer una América mejor, como prometió a tantos republicanos, que hoy por hoy empiezan a darle la espalda cansados de sandeces y mentiras.
El mundo de Trump se tambalea, el barco hace agua, y su universo se desintegra. Desde la familia, a sus colaboradores (a los que ha ido apartando de su camino totalitario por atreverse a llevarle la contraria), ahora hablan sin tapujos temerosos de que la República, en manos de un enfermo peligroso, pueda llegar a una guerra civil, mientras los números en las encuestas de apoyo al presidente caen en picado en proporción inversa a los casos de coronavirus que repuntan sin control en los Estados Unidos de América.

EL REVELADOR LIBRO DE LA SOBRINA
El libro de Mary Trump, hija de su hermano fallecido y psicóloga clínica, saldrá a la venta el próximo mes si Trump no consigue detenerlo. El libro que lleva por título Too Much and Never Enough: How My Family Created the Most Dangerous Man in The World (Demasiado pero Nunca Suficiente: Cómo mi Familia Creó al Hombre Más Peligroso del Mundo), es descrito como un “retrato revelador y autoritario de Donald J. Trump y la familia tóxica que lo creó”.
La portada del libro presenta una foto del anuario de la escuela secundaria del presidente Trump a principios de los años 60, contiene el relato poco halagador basado en la experiencia de primera mano, en el que incluye los primeros años en la casa de sus abuelos en Nueva York, que ella describe como una pesadilla de traumas, relaciones destructivas y una trágica combinación de negligencia y abuso, que explicarían la forma de pensar y actuar del hombre que actualmente ocupa la Oficina Oval.
Mary habla en su libro con lujo de detalles, que el hijo favorito de Fred Trump (Donald Trump), se burlaba de su propio padre y lo abandonó cuando comenzó sucumbir a la enfermedad de Alzheimer, y narra la extraña y perjudicial relación entre Fred Trump y sus dos hijos mayores. Mary Trump y su hermano dijeron que no recibieron lo que habría sido la participación de su padre en la herencia de su abuelo cuando Fred Trump Sr. murió en 1999. En cambio, la mayor parte de los bienes se repartió entre sus cuatro hijos sobrevivientes. Cuando los hijos de Fred Trump Jr. impugnaron el testamento, Donald Trump respondió retirándolos del plan de salud de la familia, lo que supuso un golpe especialmente duro para Fred Trump III, que acababa de recibir a un bebé con problemas de salud graves (parálisis cerebral).
El presidente Donald Trump ya ha anunciado que va a demandar a su sobrina para evitar que publique un libro tan crítico sobre él. 

“MELANIA QUIERE EL DIVORCIO”
Melania Trump supuestamente planea divorciarse de su esposo, una vez que estén fuera de la Casa Blanca, según la exasesora de Donald Trump. Omarosa Manigault Newman, quién compartió sus opiniones sobre el matrimonio de la primera pareja en su libro en el que afirma que la primera dama quiere romper con su marido, pero no puede hacerlo mientras sea presidente. “Si Melania intentara llevar a cabo la máxima humillación y dejarlo mientras está en el cargo, Trump encontraría la manera de castigarla”, escribió Newman. “En mi opinión, Melania cuenta cada minuto hasta que Trump esté fuera de Washington para poder divorciarse”. Según Newman, Trump es plenamente consciente de cómo Melania adquirió su ciudadanía estadounidense permanente, y mantiene bajo amenaza que anularía el proceso para que la deportaran si trata de dejarlo.
En las últimas semanas Melania Trump ha publicado algunos tuits sobre el uso de mascarillas para la Covid-19 o sobre los derechos de la comunidad negra, contraviniendo directamente los mensajes de su marido, y enfureciendo a la Casa Blanca.

DIVISIÓN EN SU CÍRCULO DE ASESORES Y PARTIDO
Son muchos los excolaboradores, exoficiales, exasesores, exempleados de la Casa Blanca (y el Pentágono) que están hablando públicamente en contra de Trump. Uno podría pensar que es una forma de venganza, pero teniendo en cuenta el nivel de respeto y reconocimiento que muchos de ellos tienen en sus esferas profesionales y que Trump pierde asesores mucho más rápido de lo que los consigue, habría que preguntarse por qué los contrata si luego va a decir que son tan incompetentes. Ahora incluso dentro del partido republicano, se empieza a dudar de si la incompetencia es por parte de los que hablan o de los que intentan mantenerlos callados.

EL LIBRO DE BOLTON
Trump está haciendo un último esfuerzo para detener la publicación de un nuevo libro dañino por un exasesor de seguridad nacional. Entre varias acusaciones, John Bolton dice que Donald Trump “pidió” ayuda de China para ganar la reelección en 2020.
El Departamento de Justicia ha presentado una orden de emergencia para bloquear la publicación por motivos de seguridad nacional. Los expertos constitucionales dicen que es poco probable que la medida tenga éxito y que los medios estadounidenses ya han publicado extractos. El nuevo libro, The Room Where It Happened (La habitación Donde Sucedió), saldrá a la venta el 23 de junio. John Bolton pinta una imagen de un presidente cuya toma de decisiones está dominada por su obsesión por la reelección. Muchas de las acusaciones se basan en conversaciones privadas y son imposibles de verificar, por lo que el presidente dijo que el libro estaba “hecho de mentiras e historias falsas”. El editor Simon & Schuster rechazó las acusaciones y calificó la demanda como un “ejercicio frívolo y políticamente motivado de futilidad”.

DEBATE: VICTORIA o HACER LO CORRECTO
Trump no solo tiene detractores en la oposición, entre los republicanos hay varios grupos que están cobrando fuerza (y fondos) de cara a las elecciones de 2020 para deshacerse de un presidente que ha desacreditado a su partido y constituye un peligro para la nación. Dos de estos movimientos se están destacando, llegando a abogar por ceder la presidencia al partido rival con tal de evitar un mal mayor al país.

LINCOLN PROJECT
El Lincoln Project es un comité de acción política formado a fines de 2019 por varios republicanos y exrepublicanos prominentes. El objetivo del comité es evitar la reelección de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2020. En abril de este año, el comité anunció su respaldo a Joe Biden, un demócrata, poco después de que Bernie Sanders anunciara la suspensión de su campaña, y acaban de lanzar un anuncio televisivo (que saldrá en Fox) que muestra a un presidente peligroso y enfermo. Uno de sus fundadores es George Conway abogado, casado con Kellyanne Conway, actual asesora de Trump. La última campaña del grupo es #TrumpIsNotWell (TrumpNoEstáBien).

SÚPER PAC
Un grupo de operativos republicanos lanzó un nuevo súper PAC para cortejar a los republicanos descontentos para que voten por Joe Biden, lanzando una campaña publicitaria millonaria dirigida a los votantes que se inclinan por el Partido Republicano en los principales estados decisivos. El PAC trabaja para lograr que ese grupo de republicanos que siente que Donald Trump es una amenaza existencial para el país y el partido voten por Biden.

LA SALUD DEL PRESIDENTE, EN DUDA
Las especulaciones sobre la demencia y el derrame cerebral han cobrado fuerza después de que se viera a Trump caminar en público de forma inestable. El 13 de junio, el presidente pronunció un discurso en la academia militar West Point en el que el público se dio cuenta rápidamente de que tenía dificultades para pronunciar palabras, se le dificultó levantar un vaso de agua y luego necesitó ayuda para descender por una rampa.
Según han publicado medios estadounidenses, el Dr. Bandy Lee, psiquiatra de Yale, escribió en Twitter que el comportamiento de Trump es una señal de que su salud neurológica está disminuyendo. Numerosos internautas especulan que Trump podría haber sufrido un derrame cerebral, ya que tiene problemas de equilibrio y arrastra palabras al hablar. Trump también cambia la melodía a mitad de la oración, lo que muchos creen es un signo de demencia.
A pesar de que el público instó a la Casa Blanca a emitir una declaración sobre la condición de Trump, su administración insiste en que se encuentra en perfecto estado de salud, sin embargo, la visita de Donald Trump al Centro Médico Walter Reed el sábado 13 de junio no siguió el protocolo de un examen médico presidencial de rutina. El personal médico no recibió aviso previo sobre una visita presidencial al centro en Bethesda, Maryland, antes de la llegada de Trump, de madrugada, lo que indica que la visita no fue rutinaria, sino de último minuto. 

CAÍDA EN PICADO EN LAS úLTIMAS ENCUESTAS
Una de las ventajas más explotadas por el presidente Donald Trump durante su tiempo en el cargo ha sido la consistencia de sus números de encuestas. Sin importar lo que diga, haga o publique en Twitter, sus números se habían mantenido estables (entre el 40 y el 45% de aprobación). Es por eso que lo que la prestigiosa compañía Gallup informó en su última encuesta de la semana pasada es tan sorprendente. 
Los datos más recientes muestran una aprobación de Trump del 39%, lo cual de por sí es preocupante, pero no es lo peor. El hecho de que los nuevos números de Trump representan una caída de dos dígitos es un impresionante baño de agua fría en todos los ámbitos: bajó 7 puntos entre republicanos e independientes y 9 puntos entre demócratas.
Pero en política ya hemos visto que todo es posible, y de aquí a noviembre si el presidente juega bien sus cartas, y consigue reactivar la economía, podríamos ver a un Trump fortalecido y renovando su residencia en la Casa Blanca por otros cuatro años.
Recordemos que las encuestas le daban la victoria a Hillary Clinton en 2016, y el día de las elecciones el resultado fue decepcionante, esta vez podría no ser diferente.

TE PUEDE INTERESAR