CULTURA

Juanka: “Voy a funerales en los que se me acercan a pedir chistes”

Además de actuar en televisión, organiza festivales, prepara proyectos y escenifica sus espectáculos. Juanka gestiona en sociedad con Virginia Corazón Azul Producciones

Juanka. / DA
Juanka. / DA

Además de actuar en televisión, organiza festivales, prepara proyectos y escenifica sus espectáculos. Juanka gestiona en sociedad con Virginia Corazón Azul Producciones. 

-Y, de repente, ¿qué?
Y de repente… coach fue hace dos años. Ahora tengo otro espectáculo, Cambia eso. En aquel interpretaba a unos quince personajes. Hay de todo: espirituales, de sexo… ¡Muy divertido!”.  

-¿Quién es el más convincente de entre todos ellos?
“El maestro espiritual Rabrindacnach [un nombre presumiblemente inspirado en el premio Nobel de Literatura de 1913] funcionaba muy bien y era el que más me divertía”.  

Un gurú!
“Sí”. 

-¿Lo has intentado practicar en la vida real?
“¡No te creas! Tal y como está el patio, igual gano más dinero que de cómico”. 

-Sangre, humor y lágrimas…
“Sobre todo, porque a veces nos vemos obligados a reírnos en circunstancias adversas”. 

-¿Cuándo descubriste tu vena artística?
“Pues, desde chico. Lo que pasa es que profesionalmente comencé a los 30 años. Tuve mucha suerte, porque fue empezar y prácticamente al año ya estaba en los orígenes del programa En otra clave. Primero, Desde La Laguna con humor, en Televisión Española, y después, En clave de ja, en la autonómica. ¡Parece mentira! Llevamos casi veinte años”. 

-¿Qué aporta el talante al talento?
“Yo pienso que, en el caso de los cómicos, lo es todo. Lo que hacemos es contar nuestra particular forma de ver la vida”. 

-Suceden situaciones surgidas de anécdotas propias, ¿no?
“¡Buah! Desde venirse el decorado encima hasta compañeros que se orinan. Salir en directo sin un micrófono y pegarme a los demás para que se me oyera sin que el público se diera cuenta… ¡Muchas cosas!”. 

-¿Cuál ha sido el escenario más extraño?
“Recuerdo que, en la época de Televisión Española, actuamos en una carpa en Fuerteventura con un viento que la levantaba del suelo”. 

Lo que el viento levantó!
“¡Fue bestial! 

-¿Te han confundido con algún personaje de los tuyos?
“¡Hombre, a menudo! La gente imagina que soy Chano, Josito el Negro, el señor Morales o el soldadito. Cada quien tiene su favorito y me lo van diciendo por la calle”. 

-¿A quién te pareces más?
“En general, a todos. Si no me parezco, es lo contrario. Sacan aspectos de mi personalidad que están ocultos. Por mencionar a uno, Chano refleja mi timidez, alguien muy introspectivo, muy para adentro”. 

-¿En qué momento te has reído con menos ganas?
“Ha habido muchos. Una vez se cayó mi hija, en Tenerife, y yo me encontraba en Gran Canaria. Estaban en urgencias con ella y me llamaron un minuto antes de entrar en escena. O el fallecimiento de mi abuela”. 

-¿Y al revés?
“Eso pa’ mí es el pan de cada día. Por desgracia, como cómico tengo un humor negro que no siempre es conveniente”. 

-En ocasiones se suscitan malentendidos…
“Yo he ido a funerales en los que se me acercan a pedir chistes, tranquilamente. Y a sacarse fotos conmigo”. 

-¿No temes quemarte en la parrilla de la tele?
“Bueno, yo le debo mucho a la tele. Me encanta. Pero no me aterra actuar en los bares. Ahí me inicié y lo sigo haciendo”.  

-Hay diversos medios de comunicación; pero, inconscientemente, prevalece el prestigio de lo que permanece sobre el papel, aunque el contenido se reproduzca en otros soportes… 
“Mi padre es locutor de radio y me decía que, hasta que no salga en el periódico, uno no es importante”. 

-A pesar de las pifias…
“De Yanely [Hernández] es raro que escriban bien su nombre. A mí me ponen con k, con c o me llaman JuáncarXuáncarJuanraJuanfra…”. 

-¿Cómo es?
Juanka, con k y sin r”. 

-¿Por qué la k?
“Buscaba un nombre sencillo y, como yo actuaba en los karaokes, lo primero que se nos ocurrió fue Juan Karaoke y se simplificó en Juanka”. 

Juanka. / DA
Juanka. / DA

-¿Bebes de la chorreante fuente de la actualidad para refrescar las ideas?
“Sí, es fundamental observar lo que nos rodea. Yo también escribo guiones y surgen de circunstancias que uno experimenta. El otro día acudí a renovar el DNI y me fui con material para un sketch”.

-¿Se te pasó por la cabeza hacerte la foto con mascarilla?
“Será lo próximo de la nueva normalidad”.

-Un joven de León se retrató con un palillo en la boca. Si bien no cometió [Sergio Álvarez] ninguna ilegalidad, lo citaron para que repitiera el trámite administrativo. Al menos, ganó una apuesta con sus familiares…
“El palillo no distorsiona mucho. Antes tenías que salir serio, no podías sonreír”.

-¿Conoces a alguien que esté conforme con su imagen en el carné de identidad?
“No [risas de asentimiento]. Como la foto es en blanco y negro, pareces un terrorista”.

-Tú eres un tinerfeño residente en Gran Canaria…
“En Ingenio”.

-¿A propósito?
“¡Quedaba bien!”.

-¿Qué tal la cuarentena?
“Como soy un bicho raro, no lo pasé mal. Estaba acostumbrado al aislamiento”.

-¿Agradeces alguna medida de seguridad sanitaria especialmente? En el transporte público, por la mañana…
“Los alientos”.

-¡Desalentador!
“La mascarilla te protege”.

-¿En qué consiste el instinto cómico?
“Es de los más básicos, una tendencia natural”.