sanidad

La necesaria llegada de turistas choca con la incertidumbre sobre su salud

Mientras la crisis sanitaria está controlada en Canarias al sumar un nuevo día sin contagios locales, la llegada de visitantes sin realizar test PCR en origen en zonas con contagios podría causar rebrotes en las Islas

Un grupo de turistas hacen cola para facturar en el Aeropuerto Tenerife Sur. Sergio Méndez

El Archipiélago cerró ayer la tercera jornada de la “nueva normalidad” sin contagiados por coronavirus entre sus habitantes, con solo dos pacientes ingresados en la UCI y tres hospitalizados en planta. Sin embargo, se contabilizó seis nuevos contagios importados entre los inmigrantes que llegaron la semana pasada a Fuerteventura a bordo una patera y una embarcación neumática. Esta treintena de infectados están asintomáticos y permanecen aislados.

La pandemia sanitaria en el Archipiélago está controlada, pero no cabe duda que preocupa la posibilidad de que se produzca un rebrote pero no a causa de los inmigrantes que lleguen de África, -que están controlados y a los que se le hace la prueba PCR desde el mismo instante en el que se rescatan y además se les pone en cuarentena-, sino por la llegada de viajeros a través de nuestros puertos y aeropuertos.

Canarias ha sido la única región que ha defendido en las diferentes instituciones europeas e internacionales los test PCR en origen para garantizar la máxima seguridad en su territorio. El presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, reiteró ayer que seguirá luchando para que se realicen test en origen a los turistas que quieran viajar al Archipiélago a pasar sus vacaciones. Y aunque el Ejecutivo esté haciendo esfuerzos para reactivar el turismo, la llegada de esos turistas depende de la evolución de la pandemia en sus respectivos países de origen.

La OMS advierte: el coronavirus “no va a desaparecer”, “está creciendo”

El coronavirus no sólo “no va a desaparecer” sino que “está creciendo”, tanto en el número de casos como de muertes, así de contundente se mostró el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, que insitió ayer en la protección de los sanitarios. Tedros alertó desde hace un mes, cuando varios países comenzaron con la desescalda, de la importancia de ser cautos, y ahora, los peores presagios se hacen realidad.

Avisó de que la lucha contra la Covid no va a depender sólo del desarrollo de herramientas “eficaces y seguras”, sino de la forma en la que estas se distribuyan de forma equitativa. Recordó que los profesionales sanitarios son uno de los grupos que “más necesitan” estas herramientas, al estar en “primera línea” en la lucha contra la pandemia, y pidió el “compromiso político y moral” de cuidarlos n

La pandemia no decae a nivel mundial, todo lo contrario, sobre todo en el continente americano, con países como Estados Unidos, Brasil, México, Perú, Chile o Canadá, que registran cifras récord de contagios y fallecidos.

Tampoco se relajan en el continente asiático, donde preocupa India, Irán, Paquistán, Arabia Saudí, Bangladesh, y algún foco y repunte en China. En África llega con fuerza a Sudáfrica, Egipto, Nigeria, Ghana, Argelia, Camerún y Marruecos. Nos preocupa la situación en el reino alauí, donde se investiga un brote de 900 casos en dos empresas frutícolas cerca de Rabat, así como entre los subsaharianos que están en El Aaiún, detectado entre los ocupantes de varias pateras interceptadas.

En Europa, la evolución cece en Rusia, Reino Unido y Turquía, y hay repuntes en España, Alemania y Francia. Por otro lado, Suecia se replanteó el número muertos que deja el Covid-19 en su país. El epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud Pública, Anders Tegnell, afirmó que “las cifras de son terribles y deberían haberse evitado”, al registrar 5.161 muertos, con una tasa de 50,30 por 100.000 habitantes, cinco veces más que Dinamarca, nueve que Finlandia y diez que Noruega, aunque por debajo de España, Italia Bélgica y Reino Unido. Más del 90% eran mayores de 70 años y la mitad estaban en asilos. Su estrategia de no confinar y segregar por edad falló por la deficiente atención geriátrica.

Las principales bolsas ceden por los rebrotes, el FMI y la amenaza de aranceles

La bolsa de Wall Street y los mercados europeos cedieron ayer ante el repunte global en los casos de coronavirus, el posible veto de la Unión Europea a los viajeros estadounidenses, la posibilidad de nuevos aranceles de Estados Unidos por las ayudas a Airbus y las malas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que empeoró sus proyecciones de debacle económica por el coronavirus para este año, al apuntar ahora a un deterioro del 4,9% de la riqueza global, peor que el 3% prevista en abril.

El FMI prevé que la economía española se reducirá un 12,8% en 2020, al mismo nivel que Italia y por encima del 8% que se esperaba en abril.

En cuanto a los índices bursátiles, el Ibex cerró en mínimos tras dejarse el 3,27%. Por su parte, en Wall Street, el índice Dow Jones se dejó el (-2,7%), el S&P 500 (-2,6%) y el Nasdaq (-2,2%).