Política

Ciudadanos expulsa de forma definitiva a la concejal Evelyn Alonso

La concejala llegará como tránsfuga a la moción de censura que impulsan Coalición Canaria y el Partido Popular por órdenes de Génova; para que la edil pueda cobrar u ocupar áreas de poder, el futuro alcalde, José Manuel Bermúdez, tendrá que vulnerar la ley antitransfuguismo canaria de 2015

La concejala de Ciudadanos en Santa Cruz Evelyn Alonso. Sergio Méndez

La dirección nacional de Ciudadanos comunicó en días pasados al Ayuntamiento de Santa Cuz de Tenerife que ha procedido a la expulsión definitiva de su concejal Evelyn Alonso, quien adquirirá la condición de tránsfuga en un pleno cuya celebración está prevista para el próximo miércoles.

Ello implica que, como quiera que Alonso ha firmado ante notario una moción de censura que ha sido impulsada por Coalición Canaria (CC) y el Partido Popular (en este caso, por orden de su dirección estatal), para que Alonso pueda detentar áreas de responsabilidad y cobrar emolumentos públicos por ello, el futuro alcalde, José Manuel Bermúdez, tendrá que vulnerar una ley antitransfuguismo aprobada por el Parlamento de Canarias en abril de 2015, conocida como ley Spínola y que fue impulsada, precisamente, por CC y PSOE para evitar casos como el que nos ocupa.

A este respecto, cabe recordar que, tal y como anunciaron el citado Bermúdez y el portavoz de los populares, Guillermo Díaz Guerra, estaba previsto que Alonso ocupase un importante papel en el nuevo equipo de gobierno, por cuanto estaría al frente de los departamentos de Seguridad, Políticas de Medio Ambiente, Tráfico y Movilidad, junto con el área de Promoción Económica y Sociedad de Desarrollo.

Tanta responsabilidad para Alonso no es de extrañar, habida cuenta que su voto es imprescindible para que salga adelante la moción de censura pese a las órdenes tajantes de su partido, Ciudadanos, para que mantuviera el pacto suscrito entre PSOE y la formación naranja con el apoyo externo del grupo municipal de Unidas Podemos, y que ha puesto fin durante un año a a hegemonía de Coalición Canaria en el Consistorio capitalino que, bajo distintas marcas, se remonta prácticamente hasta el franquismo.

Respecto a la expulsión definitiva de Alonso, está firmada por el vicesecretario primero de Ciudadanos, Carlos Cuadrado, y en ella se detalla que se le abrió expediente disciplinario ante lo que se consideran como gravísimos incumplimientos de la concejal, con la que se ha intentado comunicar a través de distintas vías como burofax, mensajes de whatsapp, sms y llamadas telefónicas, sin que la edil respondiese a los mismos.

Demostrado así el desinterés de Alonso en no darse por notificada y, por ende, en no presentar alegaciones al expediente en cuestión (para lo que tenía un plazo de 24 horas), la dirección de Ciudadanos ha optado por su expulsión definitiva, al parecer determinada el pasado 29 de junio y comunicada al Ayuntamiento capitalino días después.

Cabe aquí recordar que Ciudadanos ha modificado sus estatutos en este sentido, precisamente a raíz de la polémica surgida con su hasta compañera de grupo municipal en Santa Cruz de Tenerife, Matilde Zambudio, que a todos los efectos sigue siendo edil de Ciudadanos.

Sin embargo, la expulsión de Alonso conlleva dos efectos inmediatos. Por una parte, esta concejal debe presentar su baja como edil para ser sustituida por el siguiente candidato en la lista de la formación naranja, tal y como se comprometió en la Carta Ética suscrita por Alonso y que, a buen seguro, también desobedecerá.

Por otra, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife procederá (probablemente, en el pleno del próximo miércoles) a incorporarla al grupo de concejales no adscritos.

Evelyn Alonso se presentó como número tres en la candidatura de Ciudadanos a la Corporación Local de la capital tinerfeña, si bien solo salieron elegidos los dos primeros miembros de la lista.

Tras la renuncia del segundo de ellos, Juan Ramón Lazcano, y a pesar de encontrarse España en plena pandemia por la Covid-19 y los chicharreros confinados en su casa, desde Coalición Canaria se negoció esta moción de censura tanto con el Partido Popular como con la propia Alonso, siguiendo instrucciones del tándem Fernando Clavijo y Teodoro García Egea, que impuso a sus concejales un acuerdo no deseado con un rival político directo.

Díaz Guerra: “Nosotros no gobernamos con ningún tránsfuga”

“Nosotros no gobernamos con ningún tránsfuga. Patricia Hernández gobierna con alguien que ha sido suspendida de su militancia en el partido y que está pendiente de un juicio, como ocurre con Zambudio. A día de hoy Evelyn no es tránsfuga y tendrá derecho a un procedimiento al igual que otro militante. Ciudadanos, si es inteligente, querrá tener el partido vivo en Santa Cruz gracias a una lideresa como Evelyn Alonso que demuestra tener el apoyo absoluto de las bases”. Quien así habla es el portavoz del Partido Popular en Santa Cruz de Tenerife, Guillermo Díaz Guerra, en una entrevista concedida a El Día que se publicó ayer domingo.

Sin embargo, y salvo que la moción de censura finalmente aborte (está prevista que se materialice el próximo día 13), el Partido Popular sí que gobernará gracias a un tránsfuga, en este caso Evelyn Alonso, expulsada ya en firme por su partido, Ciudadanos.

Cabe recordar que Díaz Guerra ya reconoció su malestar personal por tener que pactar con Coalición Canaria esta moción de censura, dado que “a mí CC nunca me ha gustado, me parece una agrupación de intereses y como gestores son malos”.

Sin embargo, Díaz Guerra dice recibir órdenes de su partido: “¿Qué hago?; ¿Renuncio a mi acta y me enfrento con mi partido?; ¿Para dos años que me quedan en esto?”, se le excusa decir en una grabación ya publicada.