CULTURA

“Hacer sonreír a la gente es una cosa muy difícil, pero también muy bonita”

Ingeniero de telecomunicaciones de profesión, la vocación de Felipe Ortín es provocar sonrisas para “hacer un mundo mejor”

Felipe Ortín
Felipe Ortín, escritor. Foto: Patricia Arriaga

Ingeniero de telecomunicaciones de profesión, su vocación es provocar sonrisas para “hacer un mundo mejor”. Felipe Ortín ha publicado dos libros, y junto con su blog ORTINorrinco lo consigue por medio de su humor ocurrente, cotidiano y cercano.

-¿De dónde viene Felipe Ortín?

“De Taco, básicamente salí de Taco hace 49 primaveras. Estuve 25 años viviendo en Barcelona, hasta que un día decidí regresar al paraíso, y volví a Tenerife”.

-Un día pasas de ingeniero a escritor, ¡menudo cambio!

“Soy ingeniero de telecomunicaciones, eso lo sigo haciendo. El salto a la escritura vino porque a mí me pasaban pequeñas desgracias domésticas, se las contaba a mis amigos por correo electrónico (en tiempos antes del facebook y estas cosas), y la gente se reía mucho con mis historietas, se partían de risa. Fue entonces cuando decidí escribir mi primera historia y de ahí nació Idus de julio”.

-Te defines como el escritor del casco….

“Eso surgió a raíz de la necesidad de buscar algo diferente en una firma de libros en Sant Jordi, Barcelona. Para evitar convertirme en uno más, como venía de trabajar en la obra ( y yo estaba aún en mi fase personal en construcción, me estaba formando), pues me puse un casco que ponía escritor en construcción, disculpen las molestias, estamos mejorando la calidad del servicio. Mi primera firma del libro fue con el casco y la armilla reflectante”.

-¿Es así como te conocen aquí en la Isla también?

“Efectivamente. En Santa Cruz (y para todos en Tenerife) soy el escritor del casco. Mis libros se venden en todas las librerías importantes de Tenerife, y así me conocen los libreros”.

-En la portada de Idus de julio, eres tú, pero esta vez sin casco, ni cabeza…

“La portada me la diseñó una amiga , quien después de leerse la novela, me presentó la imagen, convencida de que iba a quedar muy chula: bermudas y chaqueta… Aunque no está el casco, sigue siendo la marca”.

-¿Por qué decidiste dedicarte al humor?

“Mis dos libros, Idus de julio y Gabriel, arcángel de la guarda son comedias. En realidad, yo lo que cuento son historias con una sonrisa. Cualquier historia puede ser un drama, pero contada desde un punto de vista optimista, puede tener gracia. El humor te puede cambiar la vida, te puede sacar de situaciones desesperadas. Por mi carácter yo he tirado por la vía del humor, porque hacer sonreír a la gente es una cosa muy difícil, pero también muy bonita”.

-¿Está mal vista la literatura humorística en España?

“Por alguna razón, la novela de humor en la literatura española está denostada hoy en día ,aún cuando en la literatura clásica hay obras maestras que son comedias. En otras países, por ejemplo, en Inglaterra, sí ocupa el lugar que le corresponde”.

-¿Los libros son autobiográficos?

“No, pero hay pinceladas [se ríe]. Lo bueno de escribir es que, además de contar tus anécdotas propias, puedes poner en palabras de los personajes tu forma de pensar o de ver la vida, o contrarias a lo que tu piensas…”

-¿De dónde salió el título Idus de julio?

“De una siesta. Lo acabé, me dormí y cuando desperté, lo hice pensando que el título tenía que ser ese. [Con aire misterioso] No puedo desvelar los motivos, pero al terminar la novela, todo tiene sentido”.

-¿De qué tratan tus libros?

“Idus de julio es una novela policiaca y de intriga más ligerita, y Gabriel, arcángel de la guarda es la vida de Jesús contada de una manera diferente, con una parte divertida y otra más bonita para reflexionar”.

-¿Cómo te ha afectado la pandemia del coronavirus?

Me ha perjudicado porque tenía previsto ir a Barcelona a firmar, a Zaragoza, a Madrid a la feria del libro, la ferias del libro de aquí en Santa Cruz… y todo se fue al traste.

-Además de ingeniero y escritor, ¿eres actor?

“Sí, he hecho mis pinitos con Timaginas Teatro. Ya he hecho dos papeles con la compañía y este año hago el tercero, seré el Capitán Garfio en Peter Pan, a ver qué tal me sale”.

-Después de 25 años decides volver, ¿se puede ser profeta en nuestra tierra?

“Espero que sí [se ríe], esa es la idea”.

-¿Cuál es tu sueño?

“Ver mis libros traducidos al inglés, que se reconozcan por todo el mundo, y poder vivir del cuento… [aclara, con una gran sonrisa en los labios], de los cuentos que yo escribo”.