superconfidencial

Órdenes internacionales

Hay miedo en Moncloa por si es cierto que el fiscal general de los Estados Unidos está a punto de firmar dos órdenes de busca y captura contra Zapatero y Pablo Iglesias. Lo comentan algunos digitales y añaden que los dosieres con los razonamientos de esta decisión están ya en la mesa del fiscal general […]

Hay miedo en Moncloa por si es cierto que el fiscal general de los Estados Unidos está a punto de firmar dos órdenes de busca y captura contra Zapatero y Pablo Iglesias. Lo comentan algunos digitales y añaden que los dosieres con los razonamientos de esta decisión están ya en la mesa del fiscal general William Barr. Esto ya se rumoreaba desde hace meses y yo no voy a contar los motivos de la posible decisión, hasta que no se produzca, porque de momento hablamos de hipótesis. Parece que en ambos casos los motivos pueden encontrarse en el régimen de Nicolás Maduro. Quien, por cierto, al modo y manera de Corea del Norte, está preparando a su hijo Nicolasito (de quien dicen que es más bruto que su padre, tarea harto difícil) para que le suceda. No se atrevió a hacerlo ni siquiera Chávez. Ello demuestra que los dictadores tienden a perpetuarse familiarmente en el poder (Perón, los Trujillo, Papá Doc, etcétera). Franco lo intentó, casando a su nieta con Alfonso de Borbón Dampierre, pero la boda llegó tarde: ya había designado sucesor a Juan Carlos y Franco no era hombre que rompiera su palabra tan fácilmente. Si esas órdenes internacionales se cursan, la cosa no será tan bufa como lo que ha hecho Irán, que ha oficiado a la Interpol para que haga preso a Trump, por el asesinato de un conocido terrorista iraní vestido de militar. Es como si detuvieran a los seals de la Marina que liquidaron a Bin Laden, un suponer. Vamos a ver si el fiscal general USA se decide a firmar esas órdenes o las pone en la tonga de su despacho, hasta ver. Pero sostienen algunos periodistas españoles muy bien informados que existen muchas ganas de hacer realidad estos mandatos de busca y captura. De momento, tú buscas en Google y Google dice que España es un país comunista. Ay.