Cultura

Una enigmática cápsula del tiempo reta a los artistas a guardar sus obras durante dos años

Los voluntarios de ‘00110010’ accederán a que sus piezas sean enterradas y, a cambio, podrán evaluar luego su evolución creativa

Héctor Mangas y David Ujja son los creadores de ‘00110010’, una plataforma que permite a los artistas medir su evolución técnica en un proceso de dos años. FOTO: Sergio Méndez
Héctor Mangas y David Ujja son los creadores de ‘00110010’, una plataforma que permite a los artistas medir su evolución técnica en un proceso de dos años. FOTO: Sergio Méndez

Una plataforma lanzada por dos jóvenes tinerfeños y dirigida a creativos de cualquier disciplina está dando que hablar dados el misterio y los enigmas por resolver que la envuelven. El proyecto, ideado por Héctor Mangas y David Ujja se llama ‘00110010’ y consiste en una cápsula del tiempo en la que se guardarán durante dos años las obras digitales de los artistas que voluntariamente deseen participar. Los creativos, a su vez, se comprometen a destruir su copia de las piezas para, en 2022 y antes de que las obras sean recuperadas, tratar de recrearlas desde el recuerdo que aún conserven de ellas.

En palabras de los promotores de la iniciativa, ‘00110010’ es un evento “centrado en el paso del tiempo y los cambios en el proceso artístico”. Por ello, enterrar las creaciones en un punto desconocido de Tenerife el 2 de agosto de 2020 permitirá a los autores “destilar los recuerdos de su obra hasta su esencia” para intentar reinterpretarla justo antes de que se abra la cápsula del tiempo, el 2 de agosto de 2022.

Una vez rescatadas las piezas artísticas, los creativos podrán comparar la obra original con la reinterpretación y evaluar así el progreso que su técnica experimentó durante los dos años que dura el proyecto. Luego, podrán participar en una exposición virtual en la que se mostrarán ambas creaciones.

Entre los requisitos para poder participar en esta plataforma dirigida a artistas está presentar una obra que incluya alguna referencia a lo “postal”, ya sea referido a las cartas, los sellos, los buzones… La idea es que entre las distintas piezas presentadas, la alusión a lo postal sea un elemento de cohesión, pues el destino de las obras que se guarden en la cápsula del tiempo es el futuro.

Asimismo, formar parte de ‘00110010’ es voluntario y gratuito. Los creativos, además, mantienen la propiedad de su obra, que no será utilizada por la plataforma y, en el caso de la exposición que se llevará a cabo en 2022, se les requerirá un permiso expreso a los artistas para incluir sus piezas.

Si bien es cierto que la campaña para dar a conocer el proyecto se lleva a cabo en los perfiles que los promotores tienen en Instagram, una red social muy marcada por su público juvenil, Ujja asegura que “no hay limitación de edad” a la hora de poder participar, pues entiende que cualquier creativo está “en continuo aprendizaje”.

Por otro lado, existe una cuenta específica de ‘00110010’ en Instagram, aunque como ocurre con la cápsula, permanecerá cerrada (privada) hasta el 2 de agosto de 2022. Mientras, los más curiosos pueden enviar una petición de seguimiento a la cuenta, que será aceptada cuando se abra la cápsula.

“Nosotros queremos que vean, por ejemplo, cómo en dos años han conseguido crear una sucesión de acordes mejor, o cómo han desarrollado su trazo a la hora de hacer una ilustración. Es importante ese proceso crítico que te permite analizar cómo estabas antes y cómo estás ahora y eso es algo que todas las artes tienen”, explicó Ujja.

A su vez, Mangas añadió que inicialmente se buscaba dar una plataforma a jóvenes creativos, pero que “sería un honor” que artistas profesionales de nivel regional, nacional o internacional participaran. Además, recordó que tampoco existen límites geográficos en el proyecto, ya que las obras se pueden entregar desde cualquier parte del mundo y siempre en formato digital tras rellenar el formulario disponible en la web 00110010.org.

Las creaciones participantes deberán ser originales e inéditas, y podrán enmarcarse en las siete disciplinas canónicas del arte: arquitectura, artes escénicas, artes plásticas, danza, escultura, literatura y música. No obstante, las obras siempre deben realizarse pensando en el formato digital y estar almacenadas en un fichero que no supere los 4 gigas de memoria. La fecha máxima de entrega será el próximo 1 de agosto.

El enigma, los números y el tiempo protagonizan esta plataforma dirigida a artistas de todo el mundo. DA
El enigma, los números y el tiempo protagonizan esta plataforma dirigida a artistas de todo el mundo. DA

PROCESO CREATIVO
Héctor Mangas y David Ujja, ambos de 20 años, se conocieron por amigos en común y su interés por el arte les ha llevado a emprender, en su tiempo libre, varios proyectos creativos juntos, sobre todo piezas audiovisuales. Actualmente, Mangas está cursando el último año de Neurociencia en Inglaterra mientras que Ujja acaba de terminar el Ciclo de Formación Superior de Marketing y Publicidad.

La idea de ‘00110010’ les surgió durante el confinamiento. “Había mucho tiempo para pensar sobre el futuro, sobre qué hacer en la vida y lo importante que es el tiempo”, expuso Mangas. Al principio solo tenían el nombre y un concepto básico de la cápsula, en la que solo participarían ellos dos, pero al invertir varias semanas en desarrollar la plataforma, fueron abriendo la participación a sus amigos, y finalmente, a todo el mundo.

La pasión artística de Ujja es la ilustración, por eso ha elaborado siete dibujos que representan las siete disciplinas artistas con las que se puede participar en la plataforma.

Por su parte, Mangas está muy centrado en el mundo audiovisual. Para el caso concreto de la plataforma, ha creado algunos vídeos cortos en los que el sonido también es de elaboración propia.

A su vez, ambos se han repartido por igual las tareas, ideando toda la estrategia en redes sociales, así como la web del proyecto, poniendo a prueba otros conocimientos adquiridos de forma autodidacta como el manejo de herramientas informáticas, de programas o de diseño.

El nombre elegido para la cápsula, ‘00110010’ significa “dos” en un tipo de código binario, el ASCII UTF-8: “Elegimos este número porque nos gustaba”, relatan los jóvenes, sin querer aventurar mucho sobre un proyecto con cierto halo de misterio en el que el número dos tiene un papel protagonista.

Para conocer las obras artísticas que guarde la cápsula ‘00110010’ habrá que esperar dos años. Hasta el 2 de agosto de 2022, las piezas estarán escondidas bajo tierra en un punto desconocido de Tenerife. La memoria digital que las albergue “se cerrará herméticamente y no podrá abrirse salvo que se rompa. Ni siquiera nosotros dos tendremos acceso a las obras hasta que llegue el momento”, compartieron Ujja y Mangas, quienes deberán guardar el secreto y las expectativas de decenas de artistas.

Una imagen que alude a la cápsula que se enterrará el 2 de agosto. DA
Una imagen que alude a la cápsula que se enterrará el 2 de agosto en un punto desconocido de Tenerife y no se abrirá hasta 2022. DA

La imagen del proyecto: colores neutros, números y naturaleza

‘00110010’ es una cápsula del tiempo cuyo nombre significa “dos” en código binario. En su estética se usaron los colores neutros ‘F2F2F2’ y ‘2B2B2B’, que son el gris oscuro y el gris claro, para no condicionar a los artistas. Además, se hicieron siete ilustraciones que esconden los números 2 y 7, y en la que se incluyen diferentes endemismos canarios.

Siete ilustraciones que representan las siete disciplinas artistas con las que se puede participar en la plataforma. DA 6 5 4 3 2 1
<
>
Siete ilustraciones que representan las siete disciplinas artistas con las que se puede participar en la plataforma. DA