santa cruz

Alfonso Cabello (CC): “El Carnaval de 2021 será en el exterior, en el entorno de la Plaza de España”

“Esta vez les va a tocar a los carnavaleros apostar por la ciudad, comprometerse a participar, sea cuando sea”, insiste el concejal de Fiestas
El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz, Alfonso Cabello (CC). Fran Pallero
El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz, Alfonso Cabello (CC). Fran Pallero
El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz, Alfonso Cabello (CC). Fran Pallero

Conoce de cerca la gestión de Fiestas, no en valde fue gerente del Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas (Oafac) entre 2007 y 2009. Alfonso Cabello, como concejal de Fiestas se enfrenta, quizá, a la etapa más crítica para una celebración de las dimensiones de la de Santa Cruz, donde todo es exceso, y en tiempos de pandemia, precisamente eso, los excesos, son lo único que hay que evitar. “Mi objetivo es que haya Carnaval en 2021”, asevera el edil de CC. No sabe cuándo ni cómo, tiene una idea, la suya, insiste, que intentará trasladar al resto y convencerlos para que se haga en verano. A él le gusta julio. A los grupos Cabello les pide responsabilidad, pero también sacrificio. “Esta vez les va a tocar a los carnavaleros apostar por la ciudad, por el carnaval, comprometerse a participar, sea cuando sea”. Entre las cosas que sí están decididas, “nos vamos al exterior”.

-¿Habrá Carnaval en 2021? ¿Qué tipo de Carnaval será?
“Mi objetivo es que haya Carnaval en 2021. Creo que es importante no solo por la parte lúdica, sino también por el orgullo y estado de ánimo de la ciudad. Nadie pudo con el Carnaval, ni la etapa franquista pudo con él, y no me gustaría que la Covid pudiera. Estamos trabajando en ver cómo y cuándo celebrarlo. Ahora lo que hay sobre la mesa son muchas incertidumbres, y, en ese marco, la primera decisión es transmitir a los grupos que no empiecen a ensayar. Hemos ampliado los plazos de presentación que se habían fijado en julio, precisamente porque no queríamos que se generara esa ansiedad. Pedimos responsabilidad, y que por favor no se reúnan a ensayar”.

-Un foco de Covid en un local de murgas o cualquier grupo sí que podría acabar con el Carnaval de 2021…
“Necesitamos ser muy contundentes. Muchos de los locales dependen de Patrimonio, y he pedido reforzar la comunicación, recordando a los grupos, pero también a las asociaciones de distinto tipo que se dan cita en ellos, la necesidad de cumplir con las normas de seguridad. A veces nos olvidamos que también contamos con grupos de riesgo en nuestro Carnaval, porque su edad media es mayor que la del resto. Pedimos responsabilidad a los grupos del Carnaval”.

-¿Y en qué se trabaja para 2021 sin tener claras las fechas?
“El Carnaval de 2021 no va a poder lleva el esquema tradicional. Tenemos unos calendarios provisionales que no sirven. Con la información que tenemos a día de hoy, una decisión tomada es que nos vamos al exterior. Es la mejor forma de rentabilizar la inversión pública. Es donde nos garantizamos los mayores aforos, y en el caso de que no haya carnaval en la calle, que a día de hoy no habría, también donde se podría generar movimiento de gente en el entorno de la mayor concentración de restaurantes y comercios”.

-¿Y cuál va a ser esa estructura en el exterior?
“La idea en la que trabajamos tiene que ver más con un formato televisivo que con el de un espectáculo en el sentido tradicional. Será difícil contar con aforos de 7.000 personas”.

-¿En qué entorno está pensando?
“Estoy barajando un entorno de plaza de España. Trabajamos en tener un escenario tipo que me valga para todo, y que me permita que el cerramiento pueda decidirlo 24 horas antes. Que en junio nos dicen que las medidas para espectáculos al aire libre me permiten 1.200 personas, pues ajusto el aforo a esa cantidad, que son más, pues lo mismo. La idea es tener un contrato marco para que me monten las gradas en función de esas interpretaciones”.

-Habla de un escenario tipo al aire libre, ¿qué pasa con el diseño de Javier Torres Franquis?
“Hay que reformularlo. Quiero seguir contando con Franquis, así se lo he trasladado, y que se va a respetar el trabajo”.

-Concursos no sabe si habrá, pero Gala de la Reina sí. ¿Serán Marcos & María sus directores?
“Aún no lo sabemos. Trabajamos en una Gala de la Reina, y creo que hay talento suficiente para dirigirla, entre otras cosas porque es un formato muy definido. Desde que Tamayo inició un estilo con una escaleta, sea Marcos & María, Enrique Camacho, o yo mismo, hay cosas que son inamovibles. Creo que 2021 será un año para experimentar, y no solo por una decisión política, sino sanitaria”.

-¿A qué se refiere?
“Pues, por ejemplo, a pensar en que el pistoletazo de salida sea la Gala de la Reina y no los concursos. La Gala es lo último que sucede en el escenario antes de ir a la calle, y la pregunta es por qué no al revés, arrancar el Carnaval con una Reina, que sea la que estrene el escenario, y luego ya vendrían las exhibiciones. Se trata de variar el orden para mantener desde el minuto uno la presión artística alta”.

-¿Y cuándo se va a decidir todo eso? ¿Quién lo va a decidir?
“Queremos crear un grupo con todas las partes implicadas en el Carnaval, y no hablo solo de los carnavaleros. Vamos a replantearlo fuera del esquema tradicional, hay que pensar en montar y desmontar el Carnaval. Nosotros contamos habitualmente con asistencias técnicas, ya sea para el sonido, para la iluminación, gente que son los que te ayudan a redactar los pliegos, y ponen paz en los grupos. Ahora tenemos que sumar un responsable en materia de seguridad sanitaria, porque todo lo que decidamos tiene que estar tamizado por las recomendaciones en materia sanitaria. Espero empezar a tomar decisiones en septiembre”.

-No hemos hablado de las fechas, ¿es julio la mejor opción?
“Alfonso Cabello es partidario del mes de julio. La gente con la que hablo, con la que trabajo, me fijan una ventana temporal entre abril, mayo y julio. En junio parece que hay más reticencias, porque todo el Carnaval infantil coincidiría con el periodo de exámenes y ahí los padres están más enrocados. Creo que es una decisión que no debe tomar solo el concejal o el ayuntamiento, debe ser lo más consensuada posible, aunque al final habrá que tomar decisiones”.

-¿Y por qué julio es el mejor mes para Alfonso Cabello?
“Porque me da tiempo a prepararlo de la mejor manera posible y a despejar dudas sobre la marcha de la Covid. Puede generar un impacto importante sobre la ciudad. En contra tenemos que es un periodo de vacaciones, el calor, donde tendríamos a grupos ensayando con pinturas y trajes. Lo que quiero trasladar en cualquier caso, sea la fecha que sea que elijamos, es que, esta vez, le va a tocar a los carnavaleros apostar por la ciudad y el Carnaval, y comprometerse. No vamos a estar todos a gusto con ninguna de la fechas. Tiene que haber un compromiso a participar”.

-¿Febrero está descartado?
“Ni administrativa, ni económica, ni sanitariamente hablando es viable. Nadie me firma un pliego que me informe de manera certera, porque me informan con la información que hay hoy. Además, si voy a febrero, los grupos empiezan a ensayar ya, y yo no quiero que empiecen a verse demasiado aún. El primer trimestre de 2021 está descartado y trabajamos para el segundo”.

-Volviendo a los grupos, ¿concurso o exhibición?
“Yo soy partidario de la exhibición. Si en octubre la información es buena podemos decirle a las murgas que preparen dos temas, uno para fase y otro para final. Lo que quiero dejar claro es que sí habrá Carnaval en 2021, va a haber cartel, reina y participación de los grupos. Nos queda ver cómo y cuándo”.

-Los grupos han expresado sus dudas sobre qué pasa con el dinero que reciben, porque en su caso no son subvenciones, sino por contratación…
“Sí, es una duda que nos han trasladado. El dinero que da fiestas es por contratación. Creo que los grupos son un activo tan importante que merecen esa participación. La idea que tenemos es la de deslocalizar las actuaciones del Carnaval”.

-¿A qué se refiere?
“Pues que nos podemos plantear, en noviembre por ejemplo, hacer un desembarco de los grupos del Carnaval en Arona o Adeje. Se mantendría la contratación, pero la deslocalizaría, de forma que podríamos tener actuaciones por distintos puntos de la Isla y en distintos momentos del año. Sé que es un problema para los grupos porque ellos tienen unas pautas de ensayo, por eso digo que en 2021 es un esfuerzo que ellos van a tener que hacer por el Carnaval”.

-Una de sus primeras decisiones fue revisar la propuesta de idoneidad que dejó firmada el anterior concejal de Fiestas para nombrar a un nuevo gerente…
“Andrés Martín dejó firmada una propuesta de idoneidad, un papel en el que decía que para él, la persona que citaba era la idónea. Incluso intentó llevarlo a la Junta de Gobierno, algo que no pudo hacer porque no estaban los informes jurídicos. Lo que yo hice fue decir que se hiciera lo que dijeran los servicios jurídicos, un informe que yo hago mío cuando elevo el nombre del gerente a la Junta de Gobierno. Lo que hice fue seguir a pies juntillas la propuesta de los servicios jurídicos”.

-¿Cómo ha encontrado Fiestas?
“Me he encontrado que, en un campo de batalla político, un frente, el más sanguinario, ha estado en el Organismo Autónomo de Fiestas, y eso ha dejado mella en el personal, en el día a día, se han creado bandos, hay de unos y otros. Estoy tratando de descomprimir todo lo que puedo. Voy a intentar quitar presión. Que nosotros (los políticos) discutamos sobre Yatra, Juan Luis Guerra o Carlos Baute, es una cosa, pero hacerlo del trámite del expediente es un flaco favor al personal”.

-¿Y cómo va a descomprimir?
“En mi opinión hay que revisar el modelo del OAFC para la organización de las fiestas en la ciudad. No es un trabajo de un año, porque administrativamente es muy engorroso avanzar con la estructura actual. El primer objetivo es reforzar los servicios jurídicos, ya tenemos gerente, y lo siguiente es tener una intervención delegada en picos de trabajo”.

-¿Es esa una forma de evitar que expedientes como los de Yatra o Juan Luis Guerra acaben en Fiscalía?
“Creo que esos expedientes han acabado en Fiscalía por una forma de judicializar la vida política. Mi opinión personal es que no hay ninguna ilegalidad. Después de la observación de expedientes y de la lectura de informes, puede haber errores de trámites, máxime cuando estamos trabajando con 10 personas, es evidente que hace falta personal. Creo que debemos de ser capaces de trabajar a más largo plazo y es muy importante tener reforzados los servicios jurídicos”.

-¿Le preocupa el camino de los expedientes en la Fiscalía?
“No. En absoluto”.

-¿Se van a revisar los sistemas de contratación?
“Los canales de contratación los marca la Ley de Contratación con el Sector Público. Andrés Martín contrató a Carlos Baute igual que Gladys de León contrató a Juan Luis Guerra, con un procedimiento negociado sin publicidad. Puede tener más o menos errores, pero hay un proceso tasado sobre cómo se puedo o no hacer. En general, en los últimos años, creo que ha faltado toma de decisiones. Opino que lo vivido es una lagunización del Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz, y, sinceramente, espero tener la oportunidad de contar con el apoyo y experiencia de Gladys de León y de otras personas como Maribel Oñate, de cuya mano llegué a Fiestas”.

TE RECOMENDAMOS