La Casa Blanca

“Así es como muere la democracia”

Trump se niega a comprometerse con una transición pacífica si pierde las elecciones

DONALD TRUMP EEUU
Donald Trump. EP

Si el presidente Donald Trump pierde las elecciones de este año ante Joe Biden, ¿se comprometerá con una transición pacífica de poder? Esta semana se negó a confirmarlo. Cuando se le hizo la pregunta durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, Trump puso en duda la confiabilidad de la infraestructura electoral. “Vamos a tener que ver qué pasa”, respondió el presidente a un periodista. Trump ha expresado en repetidas ocasiones dudas sobre la infraestructura electoral actual, a pesar de que numerosos estudios han revelado que el fraude electoral es extremadamente raro en los EE.UU. El presidente ha emprendido una campaña contra la cantidad sin precedentes de votos por correo esperados este año en medio de la pandemia de coronavirus, alegando que la votación a distancia es menos segura que otras formas de votación. Impulsó una teoría infundada de que actores extranjeros están conspirando para enviar papeletas de voto falsas, aunque su propia comunidad de inteligencia no ha encontrado evidencia de tal complot.
La crítica de Trump hacia el voto por correo es cuando menos cínica, y en todos los aspectos, hipócrita, cuando tanto él mismo, como su esposa Melania, su hija Ivanka, su vicepresidente, su fiscal general, su secretaria de prensa, su jefe de campaña, su secretaria de Educación, su secretaria de Salud y servicios humanos, su secretaria de Comercio, su yerno, y muchos de sus asesores principales, han votado por correo en los últimos años.
Las elecciones también se producen inmediatamente después de un verano de disturbios, con protestas antirracistas, manifestantes de extrema derecha y las fuerzas del orden a veces enfrentándose en conflictos muy publicitados. Cuando se le preguntó al presidente esta semana sobre los posibles disturbios públicos que podrían seguir a las elecciones de 2020, Trump dijo: “Deshágase de las papeletas, tendrá una transferencia muy pacífica, no habrá una transferencia, francamente. Habrá una continuación”. “Y las papeletas están fuera de control”, continuó. “Tú lo sabes. ¿Y sabes quién lo sabe mejor que nadie? Los demócratas”. Poco después del comentario, Trump dio un giro para promocionar a su nominada a la Corte Suprema que pronto será anunciada, y calificó la posible implementación de pautas más estrictas de la Administración de Medicinas y Alimentos, para la autorización de una vacuna contra el coronavirus como un “movimiento político”. De repente abandonó la rueda de prensa y dijo a los periodistas que tenía una llamada telefónica de emergencia. Mutis por el foro.

Respuestas a la declaración

Cuando se le preguntó sobre las declaraciones de Trump durante la esperpéntica rueda de prensa, Biden respondió a los periodistas: “¿En qué país estamos? Mira, él dice las cosas más irracionales”, manifestó,”no sé qué decir”. 
La campaña de Biden respondió por su parte diciendo  que “el pueblo estadounidense decidirá esta elección. Y el gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de escoltar a los intrusos fuera de la Casa Blanca”.

El representante demócrata

Adam Schiff,  quien dirigió la fiscalía en el juicio político de Trump a principios de este año, tuiteó en respuesta a las declaraciones del presidente que “así es como muere la democracia. Un presidente tan desesperado por aferrarse al poder que no se compromete con una transición pacífica del mando. Que busca anular millones de votos. Y un partido Republicano demasiado cobarde para decir una palabra. Pero lucharemos. Estados Unidos pertenece al pueblo”.
El senador Mitt Romney, el candidato presidencial republicano de 2012 que votó por la destitución de Trump durante su juicio político, también expresó consternación por la actitud del presidente, “es fundamental para la democracia la transición pacífica del poder; sin eso, esto es Bielorrusia”, tuiteó, en referencia al tumulto postelectoral que se ha apoderado del país de Europa del Este. “Cualquier sugerencia de que un presidente no respete esta garantía constitucional es impensable e inaceptable”. Romney ha sido singular entre sus colegas republicanos en sus críticas contra el presidente, y varios de los exfuncionarios de Trump respaldan ahora a Biden abiertamente para presidente.
Esta conferencia de prensa no ha sido la primera ocasión en la que Trump objeta prometer una transición sin problemas. El presidente también se ha negado a comprometerse a aceptar los resultados de las elecciones de noviembre, y dijo en julio que “tendría que ver” cómo iban las cosas. “No, no voy a decir simplemente que sí. No voy a decir que no, y tampoco la última vez ”, dijo durante una entrevista con Chris Wallace de Fox News.
Trump durante el verano también sugirió aplazar las elecciones  usando como excusa la pandemia de coronavirus, aunque no tiene autoridad para cambiar la fecha. Incluso los miembros de su propio grupo rápidamente descartaron la alocada sugerencia.
Siguiendo con la misma estrategia de desacreditar la legitimidad de las elecciones, el magnate ha reiterado que los demócratas están dispuestos a “manipular” los comicios, y en un mitin de campaña  en Wisconsin afirmó que “la única forma en que vamos a perder esta elección es si está amañada”, en un intento de promover protestas entre sus fanáticos si pierde las elecciones el 3 de noviembre. No es una táctica nueva. Trump dijo en 2016 que la única forma en que perdería Pensilvania era si los demócratas “hacían trampas”. (Trump ganó por poco en ese estado). Pero su última serie de comentarios se produce en medio de una serie de acciones dirigidas a dañar la credibilidad del proceso electoral. Ha pedido a las fuerzas del orden que se desplieguen en los centros de votación creando con ello un ambiente de intimidación para los electores, e incluso ha alentado a sus partidarios a emitir su voto dos veces como una forma de protegerse contra lo que caracterizó como un sistema electoral débil. Los funcionarios electorales locales tuvieron que aclarar que votar dos veces es ilegal. Eso sí, hay que entender que no es imposible ya que en Estados Unidos no se pide el DNI para votar, de hecho, no existe el DNI. El voto se realiza tras efectuar un registro previo.
La presidenta de la Comisión Federal de Elecciones, Ellen Weintraub, respondió a la sugerencia de Trump de que las papeletas estaban “fuera de control”. “En caso de que alguien no tenga claro el concepto, en los Estados Unidos de América no nos deshacemos de las papeletas. Las contamos ”, tuiteó. “Contar las papeletas – todas- las papeletas, es la forma en que determinamos quién dirige nuestro país después de nuestras elecciones. La única forma”. 
¿Qué pasa si Donald Trump se niega a marcharse? Donald Trump ha dado un paso sin precedentes al negarse a comprometerse con una transición pacífica del poder si pierde las elecciones.  Pero, ¿puede Trump oponer resistencia a dejar el cargo?
Si fuera simplemente una cuestión de que el presidente negara la realidad de un resultado electoral indiscutible, Joe Biden podría simplemente ordenar al Servicio Secreto que saque a Trump de la Casa Blanca por la fuerza, si es necesario. Pero debido a que el sistema electoral estadounidense es tan complejo, hay muchas vías para que un político se niegue a dejar el cargo.
Según el profesor de derecho constitucional Aziz Huq de la Universidad de Chicago, el resultado tendría que estar reñido para ponerlo en disputa. “La preocupación realista es que el presidente empleará una combinación de litigios y estrategias retóricas para bloquear el recuento o bloquear el reconocimiento del resultado en una elección muy dividida”, dijo el profesor Huq a los medios estadounidenses. “Debido a que Estados Unidos tiene un sistema electoral descentralizado en el que la administración de las elecciones está a cargo de los estados, hay muchas debilidades”. El proceso de agregación de votos pasa por los poderes políticos de los gobiernos estatales. En muchos estados, la tarea de la administración electoral está a cargo de políticos electos. Para argumentar con éxito que ganó, incluso si las papeletas dicen lo contrario, Trump necesitaría la cooperación de los funcionarios estatales. “Litigios, grandilocuencia y un esfuerzo por retrasar un recuento completo y justo, y creo que eso es probable”, concluyó el profesor Huq. 

El factor del Tribunal Supremo

Otro factor a tener en cuenta, son los últimos acontecimientos relacionados con el Tribunal Supremo. El señor Trump, afirmó que necesitaba llenar rápidamente el puesto vacante  por el fallecimiento de la, realmente irremplazable, magistrada Ruth Bader Ginsburg, en caso de una elección reñida. “Creo que es mejor si va antes de las elecciones, porque creo que esta estafa que están haciendo los demócratas, es una estafa, la estafa será ante la Corte Suprema de Estados Unidos”, dijo Trump. “Creo que tener una situación de 4-4 no es una buena situación, si lo entiendes”. El profesor Huq dijo que los comentarios de Trump fueron “bastante extraordinarios”. “La desnudez de la declaración que se hizo hoy es en gran medida una politización directa del presidente”, dijo, dejando con ello claro, el total desdén del presidente actual hacia los pilares fundamentales de la democracia que se apoya en la separación de poderes.

Escándalo para ganar

La última vez que la Corte Suprema resolvió el resultado de una elección fue en 2000, cuando la contienda entre George W Bush y Al Gore se redujo a unos cientos de papeletas de disputa en Florida. Si Trump cuestionara los resultados de las elecciones, tendría que armar un escándalo. “Absolutamente, si el conteo en el colegio electoral no está reñido, entonces esto no es un problema”, dijo el profesor Huq. “Si hay estados plurales que dan a Biden más de 270 (votos del colegio electoral), está hecho”. Un candidato necesita más de la mitad de los 538 votos del colegio electoral de Estados Unidos para convertirse en presidente. Ciertamente, beneficia al presidente actual un Tribunal Supremo a su favor, en caso de tener que dirimir la disputa entre ambos contendientes electorales.
Quedan 36 días para las ansiadas y temidas elecciones. Muchos han votado por correo y otros en persona en los cuatro estados que ya han abierto las urnas para ejercer el derecho al voto de forma anticipada. El 3 de noviembre todavía quedarán muchas papeletas por recibir y es posible que un resultado definitivo tarde en llegar si no hay un margen insalvable entre ambos candidatos. Lo que si se puede anticipar es que en estas elecciones cruciales, Estados Unidos va a vivir un mes difícil, y por desgracia, violento, si se siguen recrudeciendo las campañas y el país se aboca a ese rumbo de diferencias irreconciliables y discordancia en el

diálogo. Eso, si no se pone en riesgo, y vamos por mal camino, la continuidad de la democracia.