la gomera

Casimiro Curbelo: “Una cosa es lo que se pretende y otra lo que se otorga”

El líder gomero reconoce que, desde el principio de la legislatura, “hay una estrategia de CC para acceder al Gobierno de la mano del PSOE”, pero afirma que su cita de ayer con Pablo Casado se guió por “la cortesía y lo protocolario” y que coincidieron en la importancia de “la estabilidad en Canarias y en Madrid”

“Una cosa es lo que se pretende y otra lo que se otorga”. Con esas palabras respondió ayer el presidente de la Agrupación Socialista Gomera (ASG) Casimiro Curbelo, tras ser preguntado por DIARIO DE AVISOS sobre la visita del líder estatal del Partido Popular, Pablo Casado, a la Isla Colombina, que tuvo lugar ayer y que despertó serias suspicacias sobre la posibilidad de que los populares tanteasen el terreno acerca de la moción de censura que persigue Coalición Canaria en su afán de recuperar el poder como sea. Eso sí, Curbelo detalló que finalmente, el encuentro tuvo lugar y que el mismo estuvo presidido por “la cortesía y lo protocolario”.

En cuanto a los manejos coalicioneros para desestabilizar Canarias con un cambio de gobierno en plena crisis sanitaria y económica, el también presidente del Cabildo Insular no ofreció lugar a las dudas:

“Es verdad que hay una estrategia de Coalición Canaria para acceder al poder de la mano del PSOE desde prácticamente el inicio de la legislatura”, detalló, en alusión a los contactos que el hoy senador autonómico de CC, Fernando Clavijo, mantiene -particularmente con los socialistas de Gran Canaria- para quebrar al cuatripartito actual, y que han llegado lo suficientemente lejos como para que el propio presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, haya tanteado al lagunero en un encuentro privado que tuvo lugar entre ambos recientemente en un reservado de Las Palmas de Gran Canaria, según constatan fuentes de CC.

Para dividir al PSOE canario, Clavijo juega la carta de una posible moción de censura desde la derecha que los dejaría fuera de juego, opción que ya fracasó en las negociaciones inmediatamente posteriores a las elecciones de 2019 y en las que, tras negarse a semejante papelón el entonces líder de los populares isleños, Asier Antona, sería su sucesora, María Australia Navarro, quien asumiría el rol de presidenta florero en un ejecutivo donde los coalicioneros obtuvieran la mayor cuota de poder.

La visita

En ese marco se produjo la insólita visita de ayer de Pablo Casado a La Gomera, apenas disimulada en el turismo (para asombro de los hoteleros, que no entienden por qué no fue al Sur de Tenerife o al de Gran Canaria, donde la devastación a cuenta de la pandemia en el sector es brutal) o en temas de partido, pese a que el PP gomero solo destaca por su absoluta irrelevancia.

Y en estas llegó el encuentro de Casado con Curbelo, que acaeció al mediodía de ayer en un almuerzo conjunto con el alcalde de San Sebastián de La Gomera, Adasat Reyes (ASG). “Sus objetivos son los que son y los míos son los que son”, insistía ayer Curbelo, “pero coincidimos en la necesidad de que haya estabilidad, tanto en Canarias como a nivel estatal. Le hablé de la importancia de que se aprueben unos nuevos presupuestos generales del estado, por lo que suponen. Más que nunca hace falta estabilidad”, insistió, a la par que recalcó que todo el encuentro fue “muy distendido”.

“Fue una visita cordial en la que se trataron asuntos de interés”, detalló Curbelo, “donde expresó su opinión y se le manifestó nuestro deseo de que vuelva pronto a La Gomera, porque también es bueno que un líder de una formación política nacional visite una isla no capitalina. También hablamos de Garajonay y las necesidades de fortalecer el parque”.

Semáforo rojo

Como no podía ser de otra manera, había que preguntar al mandatario insular sobre el semáforo rojo activado para reforzar las medidas contra la pandemia en Canarias, y que afecta a cuatro islas, entre ellas La Gomera.

“Hemos hecho la tarea, con test PCR a todo tipo de funcionarios, sean maestros, docentes, etc, pero no podemos hacer mucho si parte de la ciudadanía no colabora”, sostuvo Curbelo, para quien la clave radica en el brote surgido en la capital de la Isla, que ha tenido lugar, como han demostrado los rastreos, con motivo de los desplazamientos desde Tenerife por parte de personal que tiene su puesto trabajo en La Gomera, pero que reside en la Isla Picuda.

TE RECOMENDAMOS