ciencia

Jordi Cepa Nogué: “La Astrofísica debería proporcionar un mayor sentido de la realidad al ser humano”

Catedrático en Astrofísica de la Universidad de La Laguna e investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias

Por Dolores Hernández Díaz, periodista
www.canariascienciasyletras.com

El catedrático en Astrofísica Jordi Cepa Nogué. / Imagen cedida

El científico Jordi Cepa Nogué imparte docencia en la Universidad de La Laguna (ULL) y es investigador principal, en varios proyectos de I+D, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

-Sus intereses científicos se han centrado en las líneas de investigación de la Astronomía Extragaláctica, en la especialidad de Evolución de Galaxias y Cosmología, y en la Instrumentación Astronómica. ¿A qué conclusión le han llevado los distintos trabajos efectuados?

Lo primero que debo señalar es que, como la mayoría de los investigadores, no trabajo solo, sino en un grupo de investigación. En mi caso, como investigador principal, dirigiendo a un equipo de personas, algunas de las cuales son de plantilla, otras contratadas y otras estudiantes. Es difícil resumir en pocas palabras una labor de más de tres décadas, pero diría que la conclusión más general y personal es que el ser humano no conoce casi nada de sí mismo, ni del universo, o del entorno donde vive. Sin embargo, nos creemos que sabemos todo lo necesario, y actuamos como si fuéramos importantes en el universo, y como si la Tierra fuera de nuestra propiedad. Como todas las especies, estamos de paso. La Astrofísica, lo mismo que el estudio de la evolución de las especies, debería proporcionar un mayor sentido de la realidad al ser humano, y de que formamos parte de un todo”.

-En los últimos años, sus proyectos de I+D han girado en torno a la evolución de galaxias mediante el uso de cartografiados profundos multirango espectral. Usted lidera, como investigador principal, los cartografiados OTELO y Lockman SpReSO, que utilizan OSIRIS en el Gran Telescopio Canarias (GTC). ¿Qué singularidades tienen estos cartografiados?

OTELO es el cartografiado de galaxias en líneas de emisión más profundo que existe en la actualidad, basado en imágenes obtenidas con los filtros sintonizables del instrumento OSIRIS. Hemos detectado más de 11.000 galaxias, incluyendo algunas de ellas nacidas en la infancia del universo. Este conjunto permitirá estudiar de una forma inédita la evolución de las galaxias. Lockman SpReSO, en cambio, es un estudio espectroscópico, también utilizando OSIRIS, de unas 1.200 galaxias, algunas de ellas forzando al límite la capacidad del telescopio. Mientras que otros cartografiados son profundos, pero de reducido campo, o bien de gran campo pero de objetos más brillantes, Lockman SpReSO combina profundidad y área del cielo de forma única y competitiva, en una zona del hemisferio norte celeste poco estudiada espectroscópicamente. Como investigador principal, mi función principal ha sido coordinar a los miembros que forman el proyecto, tanto de plantilla, como contratados y estudiantes de doctorado, para conseguir los objetivos científicos o tecnológicos del proyecto. No se trata solamente de gestionar bajo un punto administrativo o de coordinación de tareas. Un investigador principal es un científico experimentado que establece prioridades científicas y toma decisiones bajo criterios científicos. Es un poco como un doctor House que establece un diagnóstico tras escuchar las opiniones de los miembros del proyecto”.

– OSIRIS es el primer instrumento científico del GTC, el telescopio óptico-infrarrojo más grande del mundo. ¿Cuál es el principal rasgo distintivo de OSIRIS con respecto a otros espectrógrafos ópticos? ¿Qué datos ha proporcionado acerca de la evolución de las galaxias lejanas?

El principal rasgo distintivo es el uso de filtros sintonizables. Estos permiten seleccionar una ventana espectral muy reducida sin necesidad de adquirir un gran número de filtros convencionales. Por ejemplo, los dos filtros sintonizables de OSIRIS equivalen a unos 1.000 filtros convencionales. Pero, además, permiten cambiar la ventana espectral de observación en décimas de milisegundo, por lo que tienen una gran versatilidad añadida para distintas aplicaciones. Gracias a estas características, OSIRIS ha permitido obtener las imágenes más profundas que existen de objetos muy alejados. Esa es la única manera de poder estudiar la evolución de las galaxias: mediante muestras estadísticamente significativas y profundas obtenidas en grandes cartografiados del cielo como OTELO, Lockman SpReSO o PEP”.

– Para usted, ¿qué ha representado ser el investigador principal de un instrumento de Día Uno para el telescopio más grande del mundo?

Ser el investigador principal de un instrumento de Día Uno para el telescopio más grande del mundo ha representado un triple reto. Por un lado, el coste y la complejidad de los instrumentos crece mucho con el tamaño del telescopio. Por tanto, ha sido un proyecto singularmente difícil bajo el punto de vista organizativo y tecnológico. Por otro lado, con la dificultad añadida de un cumplimiento de plazos estricto, dado que un instrumento de Día Uno implica que no existe otro instrumento en el telescopio, y que un retraso implica retrasar la operación científica, lo que afecta a toda una comunidad de astrónomos. Finalmente, adquirir una experiencia en la gestión de recursos humanos y tecnológicos de la que en general carecen los astrónomos, y que me ha sido muy útil en la gestión científica como investigador principal”.

Lea la entrevista completa en: http://canariascienciasyletras.com/jordi-cepa-nogue-catedratico-en-astrofisica/

TE RECOMENDAMOS