Santa Cruz

Acuerdo para proteger 473 inmuebles históricos en Santa Cruz

El Ayuntamiento y el Cabildo logran enterrar el hacha de guerra en torno al Catálogo, que inicia así su camino a la aprobación inicial

La conocida como Casa Clavijo, en el 28 de Miraflores, es una de las que será derribada. S. Méndez.
La conocida como Casa Clavijo, en el 28 de Miraflores, es una de las que será derribada. S. Méndez.

Uno de los enfrentamientos institucionales más sonados que ha tenido el Ayuntamiento de Santa Cruz en los últimos años tiene que ver con el Cabildo y la protección del patrimonio histórico del municipio. La concesión de una licencia para demoler tres edificios en el barrio de Miraflores, que, según el área insular de Patrimonio Histórico, tenían unos claros valores a proteger, acabó en el juzgado y con la paralización de la obra. Mientras la Corporación insular defendía que al menos 500 inmuebles en el municipio eran susceptibles de ser protegidos, el Ayuntamiento apuntaba que no estaban dentro del catálogo de protección del Plan General. Ambas administraciones acaban de enterrar el hacha de guerra después de meses de una intensa negociación. Así, sin contar los inmuebles que están dentro de los conjuntos históricos, sobre los que no hay discusión, se ha acordado que fuera de esos ámbitos son, finalmente, 473 los inmuebles cuyos valores patrimoniales entiende el Cabildo son merecedores de protección, y por tanto del estudio en detalle de cada uno de ellos antes de conceder cualquier tipo de licencia.

Así lo avanzó a DIARIO DE AVISOS el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife (PP), quien apunto que “lo que ocurrió con el Plan General de 2013 no puede volver a ocurrir en la ciudad. No se puede informar favorablemente a un documento por parte del Cabildo para luego dejar una lista abierta de 500 inmuebles para ver qué pasa”.

De esta forma, detalla Tarife, “hay una serie de inmuebles que están dentro de los ámbitos históricos de Santa Cruz, (Los Hoteles, El Toscal y Pino del Oro), que se van a gestionar de forma directa a través de los tres Planes Especiales, una serie de inmuebles que tendrán más o menos valor. En esos ámbitos no tenemos ningún problema, porque las licencias que se pidan ya se evalúan de forma conjunta por parte del Ayuntamiento y el Cabildo”. “Fuera de esos ámbitos -continuó el edil- teníamos el problema de que, cuando nos pedían una licencia que afectaba a esos inmuebles, desde Urbanismo, atendiendo a lo que se recoge en el PGO, se le comunicaba que tenían derecho a demoler y construir. Sin embargo, luego venía el Cabildo y paralizaba la licencia puesto que era uno de los inmuebles con posibles valores”.

El acuerdo alcanzado clarifica las actuaciones. “Ahora sabemos que hay 473 inmuebles que tienen algún tipo de valor patrimonial para el Cabildo y con ese listado, ya podemos proceder a hacer una suspensión condicionada de las licencias”. En la práctica, esto quiere decir que, en esos 473 inmuebles se van a poder ejecutar obras si hay informe de las dos administraciones: Ayuntamiento y Cabildo.

Esta solicitud doble de informes se mantendrá mientras no se apruebe el Catálogo de Protección que se está tramitando fuera del PGO. “En cuánto esté aprobado, ya no será necesario pedir informes al Cabildo y los propietarios de estos edificios solo necesitarán el permiso del Ayuntamiento”, añade el edil. Un Catálogo, que, confirma Tarife, inicia así el camino de la aprobación inicial. Los tres inmuebles que originaron el conflicto, entre ellos la Casa Clavijo, se incluyen dentro de esos 473 inmuebles con valores patrimoniales, a pesar de lo firmado en su momento por el Cicop, que les restaba valor patrimonial en la actualidad. Por tanto, cualquier intervención deberá ajustarse a lo que dictamine el Cabildo.