ciencia

Aducanumab, la gran esperanza contra el alzhéimer

La Agencia Americana del Medicamento (FDA) deberá pronunciarse sobre su aprobación definitiva
Cerebro PIXABAY

El aducanumab puede convertirse en el primer fármaco que combata de manera eficaz el alzhéimer tras 17 años de investigación, en los que solo la memantina había sido comercializada como dentro del tratamiento para esta terrible enfermedad.

Según el New York Times, el aducanumab no detendría ni revertiría la demencia, pero algunas pruebas sugieren que puede retrasar la progresión de los problemas de memoria y pensamiento en personas con síntomas leves o tempranos de deterioro cognitivo, dándoles un poco más de tiempo antes de desarrollar alzhéimer.

La Agencia Americana del Medicamento (FDA) deberá pronunciarse sobre su aprobación definitiva después de que haber accedido a los ensayos en fase III. Un comité de expertos independientes llevarán a cabo la evaluación final del aducanumab.

Esperanza

Expertos reunidos en la jornada ‘Deterioro Cognitivo y Trastornos Neuropsiquiátricos: Nuevas Terapias y Retos’, organizado por la Unidad de Investigación y Tratamiento de los Trastornos de la Memoria, perteneciente al Centro Integral de Neurociencias AC HM CINAC, han asegurado que la hipotética aprobación de aducanumab por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) seguida de otros fármacos similares, representa el primer avance farmacológico de
relevancia en 17 años para el Alzheimer.

“Transcurridos 17 años desde la aprobación de la memantina, el último fármaco comercializado para la enfermedad de Alzheimer, la larga historia de ensayos fallidos podría tener un punto de inflexión el próximo día 7 de noviembre, en el que la FDA, de forma abierta y a través de internet, anunciará su veredicto acerca de la aprobación o no del aducanumab, un anticuerpo que elimina el amiloide, la proteína tóxica que desencadena la degeneración neuronal”, ha dicho el director de la Unidad de Investigación y Tratamiento de los Trastornos de la Memoria, Javier Olazarán.

La posible llegada de este fármaco podría abrir la puerta a otros anticuerpos monoclonales que todavía están en fases menos avanzadas de investigación, como el BAN2401, y que hacen vislumbrar un futuro no muy lejano de terapias verdaderamente modificadoras de la enfermedad, ya que las actuales solo proporcionan un beneficio sintomático transitorio.

TE RECOMENDAMOS