avisos políticos

Casado y Humpty Dumpty

En Alicia a través del espejo, la protagonista dialoga sobre política con Humpty Dumpty: “–La cuestión –insistió Alicia– es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes. –La cuestión –zanjó Humpty Dumpty– es saber quién es el que manda…, eso es todo”. Y quien manda hoy en España, y seguirá mandando durante mucho tiempo, es Pedro Sánchez y el PSOE que tiene secuestrado. Esa es la cuestión. Para la oposición se trata entonces de diseñar una estrategia que asegure que en las elecciones de dentro de unos años se le podrá desalojar del poder, eso es todo. Claro que el ideal sería que en la derecha hubiera solo un partido, pero tal cosa no va a ocurrir en estos próximos años, y cuanto antes la derecha lo tenga muy claro tanto mejor para la derecha. La agonía de Ciudadanos puede ser larga, y, en nombre de sus ensoñaciones y a la búsqueda de cargos y nóminas, seguirá restando inútilmente unos votos y unos escaños a la empresa común; y por la derecha de la derecha Vox no solo no va a desaparecer, sino que seguirá sumando el voto radical y descontento con la deriva popular y su baja agresividad. El ataque de Casado en la moción de censura no le ha quitado votos a Vox, sino todo lo contrario.

Planteadas así las cosas, una oposición responsable no consiste en agradar a la izquierda, hacer que olvide la foto de Colón y pactar con el Gobierno. Porque haga lo que haga Casado, la izquierda y sus medios de comunicación seguirán atacando y descalificando cualquier cosa que haga. Y el electorado de izquierdas nunca le va a votar. De modo que la única vía es conseguir atraer votos de Ciudadanos y de la abstención. En Ciudadanos ya quedan muy pocos, y algunos cifran entre un millón y medio y dos millones los votos abstencionistas recuperables por el giro al centro de Casado, un cálculo que parece muy exagerado. ¿Su brutal ataque a Abascal y su cambio de estrategia le ha dado votos de esos caladeros? El futuro lo dirá, pero no parece buena política morder la mano que te puede dar la investidura dentro de unos años. Porque un hipotético Gobierno futuro del Partido Popular solo es posible si repite el modelo de Madrid, Andalucía y Murcia, y cuenta con el apoyo siquiera externo de Vox. Los que elogian el brutal ataque lo justifican con el argumento de la esterilidad del voto a ese partido, y de quien quiera desalojar a Sánchez de La Moncloa tiene que volver al PP. Pero no tienen en cuenta que desde las filas de Vox se puede decir exactamente lo mismo, y se puede afirmar que quien quiera desalojar a Sánchez de La Moncloa tiene que abandonar el PP y votar a Abascal. Y Vox cuenta con un electorado que cree muy firmemente en esto último.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es que el ataque de Casado daba por supuesto que saldría gratis, y que Vox no adoptaría represalias en los gobiernos autonómicos populares que sostiene, ya que no puede permitirse el enorme desgaste político y social que supondría dar esos Gobiernos a la izquierda. El propio Abascal ya ha dado seguridades en ese sentido, aunque no convendría tensar mucho la situación.

En cualquier caso, Casado y su gente deberían mirarse más en el espejo de Alicia y hablar más con Humpty Dumpty.

TE RECOMENDAMOS