justicia y tribunales

Nicole: con la mejor nota, en el peor juzgado

Nadie en España sacó mejores calificaciones que Nicole Centanaro en las oposiciones a la judicatura hace dos años; hoy, esta joven jueza se rebela ante la “abrumadora” falta de medios en su juzgado granadilllero

Se llama Nicole Centanaro, y hace dos años esta graduada en Derecho por la Universidad de La Laguna fue “la mejor de España”. Con apenas 24 años y en su primer intento, no solo aprobó las oposiciones a la judicatura, sino que, además, nadie igualó siquiera sus calificaciones. Ahora, esta jueza de nuevo cuño se rebela contra la “abrumadora” falta de personal que sufre el juzgado del que es titular, el de Instrucción y Primera Instancia Número Dos de Granadilla de Abona, un partido catalogado como “fallido” por la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.
Precisamente, ha sido un escrito de la jueza Centanaro al que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS lo que ha motivado la reciente denuncia del Alto Tribunal canario sobre el colapso de los juzgados chasneros, a tal punto que se propone actuar drásticamente y anexionarlo al de Arona. Sencillamente, es “un territorio [Arico, Granadilla, San Miguel y Vilaflor] donde no se cumple con un derecho constitucional, la tutela judicial efectiva”, recoge el acta de la reunión de la Sala de Gobierno celebrada el pasado 23 de octubre.
Que los juzgados de Granadilla resultan a menudo una pesadilla para usuarios y profesionales no es ninguna novedad, dado que su pésimo funcionamiento es un lastre que arrastra desde hace lustros, pero el escrito de la joven jueza, de 26 años, permite saber lo que sucede puertas adentro.

Con interinos

“La plantilla con la que cuenta el Juzgado (nueve funcionarios, uno de refuerzo) se compone en su práctica totalidad de interinos; algunos de ellos, que a pesar de llevar varios años desempeñando su puesto de trabaJo, revelan una formación y conocimientos escasos para el cumplimiento de las funciones”, describe Nicole Centanaro sobre el personal con el que cuenta para sacar adelante “la elevada entrada de asuntos en los órganos judiciales de este partido”.
A la escasa plantilla hay que añadir “la cantidad de bajas que desde este año se han venido produciendo (…), bajas que en varias ocasiones son cubiertas por personal carente de un modo total y absoluto de formación y experiencia para el cumplimiento de sus responsabilidades”.
Un ejemplo es el caso de una gestora procesal que está de baja desde marzo: “Ello se traduce en que dicha mesa, con una pendencia de escritos sin proveer de en torno a 1.700, lleva seis meses vacía”, desvela Centanaro. Pero a buen seguro es peor el hecho de que la magistrada de refuerzo asignada a este juzgado también esté de baja desde el pasado marzo, “siendo previsible que su reincorporación no se produzca en los próximos meses”, por lo que su trabajo es asumido, lógicamente, por la propia Nicole.

“Insostenible”

Tras recordar los distintos apaños infructuosamente intentados para aliviar en lo posible este caos, la joven jueza concluye con inevitable crudeza su escrito al TSJC: “La situación actual del juzgado resulta insostenible, a la par que angustiosa, sobre todo en la sección civil, con más de 5.300 escritos pendientes de proveer. Situación que ya ha derivado en colapso total (…). No se están incoando las demandas en plazo, no se están uniendo los escritos, ni los acuses de correo, y en muchos casos no se tramitan las citaciones a los testigos y peritos para las vistas (…). Las suspensiones de juicios son constantes”.
Por todo ello, la brillante funcionaria que sacó las oposiciones a la judicatura tras apenas dos años estudiando y en la primera tentativa, pide al TSJC que, al menos, destine refuerzos “con los conocimientos y formación adecuados”, así como que cubra las bajas.

TE RECOMENDAMOS