La Palma

Medio siglo de la erupción del Teneguía, atractivo para palmeros y foráneos

El próximo mes de octubre se celebrará la efeméride de la última actividad volcánica de este tipo sobre la superficie en España

La Ruta de los Volcanes ha logrado fama internacional porque por ella discurre la prueba Transvulcania. DA
La Ruta de los Volcanes ha logrado fama internacional porque por ella discurre la prueba Transvulcania. DA

Uno de los principales atractivos turísticos de La Palma, el volcán Teneguía, cumplirá este año medio siglo de existencia. Se cumplen, por tanto, 50 años de la última erupción volcánica registrada sobre superficie en España.

Su formación se produjo en 1971, concretamente el 20 de octubre de ese año se iniciaron los temblores de tierra, aunque la erupción no se registró hasta las 16.25 horas del día 26, y se prolongó hasta el 18 de noviembre. Desde entonces se ha convertido en uno de los enclaves naturales más visitados de la Isla.

Afortunadamente no causó víctimas ni afectó a zonas pobladas, aunque sí produjo daños materiales en algunos cultivos y también destruyó una playa cercana. La Palma se convirtió desde entonces en un importante atractivo turístico para los amantes de la geología y numerosos turistas de rincones de todo el planeta lo han visitado en estos últimos 50 años.

La Isla Bonita es hoy en día, de hecho, un enclave natural privilegiado en lo que se refiere a paisajes únicos creados por la madre naturaleza. No son pocos los volcanes que abundan en la Isla, pero si hay una zona que destaca por sus cráteres es el Parque Natural de Cumbre Vieja. Para poder disfrutar de este espectáculo de la naturaleza se encuentra en sus límites la célebre Ruta de Los Volcanes, que recorre gran parte de la Cumbre Vieja hasta llegar al faro de Fuencaliente, donde muy cerca descansa el Volcán de Teneguía.

Esta ruta, que ha alcanzado prestigio internacional, entre otros motivos, porque por ella discurre la prueba deportiva Transvulcania, es un impresionante sendero de unos 24 kilómetros que recorre todos los antiguos cráteres desde el Refugio de El Pilar hasta la punta sur de la Isla, en Las Salinas. Las vistas desde el enclave más alto quitan el aliento, y permiten hacerse una idea más completa de la diversidad paisajística de La Palma. Se trata de un sendero exigente, dado el desnivel, pero es posible realizar también una versión reducida de la ruta.

Si se desea profundizar y conocer más sobre la vulcanología, se puede acudir también al Centro de Visitantes del Volcán de San Antonio, donde se brinda la posibilidad de adentrarse en sus secretos y caminar bordeando su cráter. En él se puede aprender un poco más sobre los volcanes de la Isla, y en particular, los volcanes que marcan el paisaje de Fuencaliente.
Otra de las visitas imprescindibles para los amantes de los secretos que esconde la tierra de La Palma es el Centro de Interpretación Caños de Fuego, en el municipio de Los Llanos de Aridane, donde se puede visitar un tubo volcánico.