superconfidencial

¿Qué es peor, vacunarse a destiempo o fusilar una tesis?

Los sociatas se han puesto a la tarea de expulsar a sus vacunados precoces y a poner a parir a los ciudadanos que, aterrados, han consumido el fármaco, incluido el obispo Bernardo

Los sociatas se han puesto a la tarea de expulsar a sus vacunados precoces y a poner a parir a los ciudadanos que, aterrados, han consumido el fármaco, incluido el obispo Bernardo. Pero yo pregunto, ¿qué es peor, vacunarse por anticipado o fusilar una tesis doctoral? Tengo esa pregunta en el coco, que me da vueltas y vueltas. Porque en Alemania, políticos importantes que han copiado trabajos académicos sin citar a sus autores se fueron a la calle voluntariamente. En España ejerce un presidente que lo hizo, caradura de él, y ahí sigue, desgobernando el país, sin autoridad moral para ocupar el cargo. Parece que también la Iglesia tiene canguelo, porque el virus espanta. Los obispos de Mallorca y de Tenerife y otros eclesiásticos se han puesto la vacuna, aprovechando que los frascos pasaban por sus residencias de curas ancianos. No creo que sea para tanto la reacción que ha provocado su ocurrencia, porque el miedo es libre y el obispo de aquí también tiene una edad, más o menos la mía o así. Lo que pasa es que a mí todavía no me han llamado y a este paso lo harán a finales de este año, así que la cosa va para rato. Disculpo al obispo Bernardo, porque si va con frecuencia a visitar a los curas viejos en esa residencia, aunque no resida en ella, es mejor ir vacunado. Y, además, las señoras –y los señores- escupen cuando deponen en el confesionario y le podría llegar al prelado un pollo asesino en forma de pecado mortal. Hay que joderse con lo de las vacunas y la neura que les ha entrado a los sociatas, que quieren combatir hasta su propia picaresca. ¿No se han dado cuenta todavía de que en este país nacieron, aunque fuera para la ficción, Rinconete y Cortadillo?

TE RECOMENDAMOS