sociedad

Igualdad recupera la campaña “mascarilla 19” para ayudar a las víctimas de violencia de género

Mascarilla-19 fue una iniciativa ideada por el Instituto Canario de Igualdad durante el confinamiento para que las mujeres atrapadas en sus casas con sus agresores pudieran denunciar su situación de forma confidencial

La directora del Instituto Canario de Igualdad, Kika Fumero, ha anunciado este miércoles que se va a desarrollar un proyecto basado en la iniciativa Mascarilla-19 con la finalidad de que la violencia machista se sienta “arrinconada, estigmatizada y señalada” en todos los municipios de las islas.

Mascarilla-19 fue una iniciativa ideada por el Instituto Canario de Igualdad durante el confinamiento para que las mujeres atrapadas en sus casas con sus agresores pudieran denunciar su situación confidencialmente en las oficinas de farmacia, simplemente mencionado esa expresión clave, “mascarilla 19”

La iniciativa se extendió por España y por muchos países del mundo, y otros colectivos de trabajadores, como los de los supermercados, quisieron sumarse, según ha explicado este miércoles Kika Fumero en una comparecencia en comisión parlamentaria.

Ahora el Instituto va a desarrollar un proyecto piloto basado en esa idea denominado Municipios Mascarilla-19, que se va ensayar en Tías (Lanzarote) e Ingenio (Gran Canaria) con una financiación de 53.500 euros en cada caso.

“Si la sociedad en su conjunto, los negocios y establecimientos, reconocen que la violencia contra las mujeres es un problema público, estamos convencidos de que la violencia se sentirá arrinconada, estigmatizada y señalada y se conseguirá además un efecto disuasorios, que fue uno de los impactos de Mascarilla-19”, dijo Fumero.

La directora del Instituto Canario de Igualdad, para ilustrar la importancia de la concienciación social, rememoró en el Parlamento que cuando lanzaron la idea de Mascarilla-19 durante el confinamiento, las oficinas de farmacia se mostraron de acuerdo, pero por temor pidieron que no aparecieran sus nombres.

Pero al mes siguiente “las farmacias que habían atendido a mujeres en esa situación pasaron del miedo al orgullo por haber dado protección a su entorno más inmediato”, y ese es el espíritu en el que se fundamenta el nuevo proyecto con los municipios.

Kika Fumero, que acudió al Parlamento para informar de los planes del Instituto, anunció que próximamente se va a firmar un protocolo con los colegios farmacéuticos de Canarias para seguir trabajando en común y dar formación a todo el personal de estos establecimientos.

El personal de farmacia incluye en su código deontológico la confidencialidad y el secreto profesional, eso hace que las mujeres tengan confianza para dar la alarma, dijo Kika Fumero, y destacó cómo el personal que trabaja en los supermercados también quiso “dar un paso al frente para proteger a las mujeres”.

“Esa es la sensibilidad que estamos buscando”, subrayó, “sensibilizar para que las víctimas se sientan arropadas”.

La directora se mostró satisfecha de la extensión global de Mascarilla-19 no solo porque Canarias haya sido referente en la aplicación de esta herramienta, sino también porque ha permitido al Instituto entablar contacto, relaciones y sinergias con otros países en la búsqueda de soluciones y pautas para un problema que es universal.

Junto a estos planes, Kika Fumero destacó la importancia de la “coeducación” en igualdad, de ahí que uno de los proyectos de su departamento sea llevar a las aulas todos los recursos educativos contra la violencia y los estereotipos.

Para Fumero, la educación es “un arma de construcción masiva” y es fundamental estar presentes en las aulas.

La directora del Instituto informó de que cuenta con doce millones de euros para este año, un millón más que en 2020, y se comprometió a dejarlo “a cero” para extender al máximo las políticas públicas por la igualdad.

Entre otros programas, indicó que se va a trabajar con las víctimas de trata y de explotación sexual, para lo que se darán ayudas directas a todas las organizaciones no gubernamentales que trabajan con ellas.

Habrá además campañas dirigidas a los hombres para que sean “aliados” contra “la masculinidad hegemónica”, así como programas de inserción laboral y de formación para mujeres víctimas de la prostitucion y de violencia de género.

Kika Fumero anunció la firma de un convenio próximamente con Sermi para la atención de las víctimas de violencia con discapacidad generada por el maltrato, como problemas de oído y de visión, y señaló que hay un alto porcentaje de asesinadas que tenían algún tipo de discapacidad.

Otro de los proyectos es trabajar contra los trastornos alimentarios generadores de obesidad y sobrepeso.

TE RECOMENDAMOS