gastronomía

La cocina personal de Fer y Andrea

La apuesta gastronómica de Fer Fuentes y Andrea Bernardi gana con su nueva ubicación en el Bahía del Duque. Una cocina personal, implicada en el territorio y en las raíces italianas y chilenas con platos que se disfrutan

El hotel Bahía del Duque, en Costa Adeje, acoge desde hace varios meses el restaurante Nub, con una estrella Michelin y un Sol Repsol (dado a conocer esta misma semana). Nub es el proyecto más personal de la cocina que elaboran la pareja integrada por la chilena Fer Fuentes y el italiano Andrea Bernardi en el que buscan fusionar sus raíces con la base del producto canario creando una experiencia gastronómica y sensorial.

Para definir la cocina de Nub hay que empezar por referirse a los chefs. Fernanda Fuentes Cárdenes nació en Quilpué (región de Valparaíso, Chile) hace 37 años. Realizó estudios gastronómicos en Chile, Francia y España hasta que allá por el año 2011 realiza un stage en La Laguna de la mano de Bernardi a quien cautivó con sus destreza en el mundo dulce. Ahora es también jurado en MasterChef Chile y es la primera mujer chilena que ostenta una estrella Michelin.

Su marido, Andrea Bernardi, nació en Roma en el año 1977. Aprendió cocina de la mano de su tía paterna, con quien compartía fogones. Inició estudios en la escuela de hostelería de Marino y con 21 años empezó a viajar entre Australia y Alemania hasta llegar a España donde tuvo su despertar gastronómico.

Dos cocineros con amplios currículums y viajes que unen sus conocimientos en Nub, nacido en 2016, para crear un espacio gastronómico muy personal acorde con su filosofía, inquietudes y manera de entender la vida. Fuentes y Bernardi crean una cocina basada en la búsqueda de las raíces chilenas e italianas para, junto con el producto canario, plasmarlas en dos menús.

El vegetariano denominado Antü y el Novatore, dividido en tres etapas (Estación Estratos, Estación Cúmulos y Estación Cirroestratos). En esta crónica nos vamos a centrar en el Novatore, que comienza en la barra del espacio gastronómico con una cóctel de pepino y pisco que se acompaña de una madeleine de choclo con mahonesa de lima y cilantro y un canutillo crujiente con crema agria de tomate.

Dejada a atrás la estación Estratos, se comienza ya en mesa con Cúmulos. De entrada, un chacarero, plato típico de la cultura gastronómica de las calles chilenas, con ternera tomate, ají y lima, que se come con las manos, al que le sigue unos panes caseros de masa madre, elaborados en el propio restaurante, con aceite y un paté de la casa.

Le sigue una nata kefirada, concentrado de tomate y crujiente lácteo, plato que ya se degustaba en el anterior emplazamiento de Nub, y una cigala, acelga y pan de tomate, ambos muy ricos. Sabrosos la pastelera de millo, cebolla vieja ceviche de hierbas y la apionara (raíz de apio con una carbonara y cachete de cerdo).

Disfrute con el sorrentino de bacalao, hinojo y caldo de manitas de cerdo, que dio paso a un tomate impregnado, risotto y trufa y, finalmente, un cordero, papas, ajos y romero, un acierto. En esta estación, nueve platos que evidencian el esfuerzo técnico y creativo gastronómico de esta pareja.

La tercera estación, la cirroestratos, se degusta en una barra, frente a coloridos muñecos, como por ejemplo del gato de la suerte, en una ambiente que representa al cielo. Allí Fer y Andrea esperan al comensal con dos más que sobresalientes postres: naranja, aceitunas y pimienta y turrón de vino.

La apuesta gastronómica de Fer Fuentes y Andrea Bernardi gana con su nueva ubicación en el Bahía del Duque. Una cocina personal, implicada en el territorio y en las raíces italianas y chilenas con platos que se disfrutan.

TE RECOMENDAMOS