internacional

Priy Bharti, profesor de español en Nueva Delhi: “Se está dando una imagen muy negativa de la situación en India”

Priyr Bharti, profesor de español del Instituto Cervantes en Nueva Delhi, desmiente que se estén quemando cadáveres en las calles aunque reconoce que la situación actual es complicada
Prier viajó a España en plena pandemia pero ahora reconoce que tiene miedo porque la nueva variante está afectando a gente joven. DA
Prier viajó a España en plena pandemia pero ahora reconoce que tiene miedo porque la nueva variante está afectando a gente joven. DA

Las imágenes de la situación descontrolada en India como consecuencia de la pandemia de Covid-19 han conmovido al mundo la última semana. Cremaciones masivas en las calles y los márgenes de las carreteras y unas cifras de contagios y de mortalidad que asustan: el martes se infectaron 300.000 personas y fallecieron más de 3.000 y ayer las cifras eran similares.

Los hospitales están desbordados, los suministros de oxígeno se agotan y la comunidad internacional se ha unido para ayudar al país con el envío de suministros que permitan hacer frente a esta segunda ola que está teniendo consecuencias mucho peores que la primera.

Priy Bharti, profesor de español en el Instituto Cervantes de Nueva Delhi y en la universidad de esta misma ciudad como profesor invitado, asegura que “se está proyectando una imagen muy negativa y de manera muy equivocada sobre lo que realmente ocurre en India. Es verdad que la situación es complicada y que comenzó de repente, en la primera semana de abril, pero tampoco es tan descuidada como se está vendiendo en muchos medios de comunicación. No es cierto, por ejemplo, que se estén quemando cadáveres en las calles o las autopistas”.

Bharti explica que India es un país muy grande y para cada religión hay crematorios especializados. “Puede ser que en las ciudades, donde el virus ha afectado más por esta nueva variante que ha llegado de otros países, haya más cola y la gente tenga que esperar para realizar la cremación de sus seres queridos”.

Las salas crematorias no son como en España, “amuralladas”, sino que se realizan al aire libre, cerca de ríos, campos o lugares sagrados. En su ciudad, Bodh Gaya, perteneciene al estado de Bihar, esta práctica se hace a orillas del río río Phalgu, “porque el alma tiene un contacto espiritual directo con los cinco elementos que se considera que está construido el cuerpo, tierra, agua, aire, sol y cielo y cuando se quema se convierte en todo ésto”. “Pueden sacar una foto en el puente y pueden decir que están quemando un cadáver al lado de la carretera y eso es una interpretación falsa”, insiste.

También hay lugares sagrados como Varanasi o Bénares, donde se considera que el alma que muere allí se va directamente al paraíso.

El joven profesor del Instituto Cervantes asegura que otro problema es que “están circulando fotos antiguas de hospitales y de las calles de cuando empezó el confinamiento”.

Las autoridades del país todavía no han confirmado de dónde puede proceder esta nueva variante porque “ahora mismo todos los esfuerzos están dedicados a fortalecer el sistema de salud. Han pedido ayuda al ejército para crear hospitales temporales y están trayendo material que hace falta como el oxígeno. Tanto Europa como Asia y Estados Unidos están colaborando, porque ahora lo más importante es frenar los contagios”, señala.

Para ello, se ha lanzado el programa más grande de vacunación que permitirá inmunizar a partir del 1 de mayo a los mayores de 18 años porque hasta el momento solo se hacía con los que superaban los 40.

La explicación que ofrece Priy sobre la actual coyuntura es que en la primera ola India tomó el virus “con mucha calma” porque no afectó tanto. A pesar de ello, la ciudadanía tenía miedo y tomó muchas precauciones, “pero una vez que terminó y se recuperó la normalidad, hubo una época, desde octubre hasta enero, que casi ni se usaba mascarilla”.

A ello se le suma la celebración de elecciones, que siempre conllevan reuniones masivas que ayudaron a difundir el virus.

En su caso, apenas sale de casa porque la nueva variante de la Covid-19 “está mutando a través del aire y por eso es mejor vivir en sitios donde hay menos población”. Por esta razón, dejó Nueva Delhi y se fue a vivir con su familia a su ciudad natal desde donde imparte clases online.

“Claro que tengo miedo. En la primera ola viajé a España en plena pandemia pero ahora estoy viendo a personas conocidas que lo están pasando muy mal”.

Priy ha vivido en varios países. Son muchos los amigos que ha dejado y que le preguntan por la situación en India. “Todo eso genera miedo y mucha preocupación”, apunta.

Pese a ello, hace un llamamiento a los medios de comunicación para que también difundan noticias positivas de un país “que tiene mucho potencial, que se proyecta como la tercera economía más fuerte y potente del mundo después de china y Estados Unidos y que, pese a todo, brinda muchas oportunidades”.

TE RECOMENDAMOS