santa cruz

Anaga vuelve a los 70 con el cierre del puente de Taganana

La limitación de paso a los vehículos pesados ha dejado a los vecinos en una situación insólita con trayectos en guagua que pasan por La Laguna para salir o entrar al Macizo
Dos micros de diez plazas cada uno han sustituido a las guaguas de las líneas 946 y 947 a su paso por el puente de Taganana. S. M.

Es la una y media de la tarde. Desde el Intercambiador de guaguas de Santa Cruz sale un micro con destino a Taganana. Solo tiene diez plazas. Ese es el número máximo de pasajeros que puede llevar si quiere pasar por encima del puente de Taganana, ubicado en San Andrés, que está cerrado desde la semana pasada a vehículos de más de 3,5 toneladas, y eso incluye a las guaguas. El micro sale ya lleno desde el Intercambiador, por lo que no hará paradas de camino a Anaga para recoger pasajeros. Son más los vecinos que se quedan esperando al siguiente micro que los que vuelven a casa. Si no quieren esperar, cuatro veces al día (a las 6.10, 13.30, 14.40 y 17.30 horas) una guagua de mayor tamaño sale de Intercambiador hacia Taganana, pero su recorrido es por La Laguna, a través de Las Mercedes, eso supone que un trayecto de 40 minutos se convierte en hora y media para llegar a casa. Esta guagua tampoco hace paradas, hay que cogerla en el Intercambiador.

Es la recomendación que ha hecho Titsa a los vecinos, que se dirijan a la estación de guaguas, independientemente de en qué punto de Santa Cruz se encuentren para volver a los pueblos del norte de Anaga. Esto lleva a paradojas como que alguien que va al pediatra en la Casa del Mar, para volver a su pueblo en Anaga, tenga que coger una guagua hasta el intercambiador para, a su vez, coger otra que lo devuelva a casa.

Salir de Taganana hacia Santa Cruz no es mucho mejor. Antes incluso de que llegue a San Andrés, y dependiendo de la hora, el micro ya va lleno, lo que supone que mucha gente de trayectos intermedios se las está viendo y deseando para llegar a tiempo al médico, al trabajo, o las distintas citas en Santa Cruz. Los vecinos han contado a DIARIO DE AVISOS uno de los múltiples ejemplos de lo que están pasando estos días. Una vecina de Almáciga que trabaja en el Suculum y que, hasta ahora cogía la guagua 946 o 947, la dejaba en San Andrés y de allí cogía la que sube hasta Igueste para llegar a su trabajo a las ocho de la mañana. Ahora si el micro va lleno, no tiene forma de llegar a San Andrés. Sus opciones son las de levantarse a la cinco de la mañana para coger la guagua que va por La Laguna, llegar al Intercambiador, y de allí otra guagua que la devuelva a San Andrés para llegar al Suculum. Como ella, cientos de vecinos que han visto como no solo se cierra el puente a vehículos pesados, sino que, además están sufriendo lo que consideran un “abandono” por parte del Ayuntamiento, que no les ha trasladado información.

Desde la caída de cascotes lamentan que nadie ha ido a explicarles qué se va a hacer, en qué se está trabajando, cuánto va a durar esta solución provisional. Agradecen a Titsa el esfuerzo que está haciendo, que es la que está en contacto directo con los vecinos, pero no entienden que el Ayuntamiento no sea el que esté dando explicaciones, ofreciendo soluciones como el taxi compartido, o a demanda, o incluso el alquiler de más guaguas, como ha propuesto Alejandro Soca, vecino y miembro del Tagoror de Anaga, ya que solo son dos los micros en funcionamiento. “Nos han dejado solos y sin ninguna comunicación por parte del Ayuntamiento”, denuncia. Para algunos, el estado del casi centenario puente de Taganana es la representación de cómo se sienten los pueblos de Anaga, abandonados y casi en ruinas.

Eso es lo que piensa Luján González, presidente de la Asociación de Vecinos La Voz del Valle, de Taganana. “Lo que me pregunto es cómo hemos llegado hasta aquí. Si hace un año ya los técnicos consideraron que era necesario limitar el paso de vehículos en el puente con la instalación de semáforos, no sé que han hecho en todo este tiempo para que no ocurriera lo que finalmente ha pasado”. “Nos han devuelto de golpe a los años 70, cuando coger una guagua para entrar o salir de Taganana era una auténtica odisea”.

El propio presidente de La Voz del Valle es uno de los afectados. Cuenta como la guagua por Las Mercedes, además del largo recorrido, “lo hace por una carretera más estrecha y en la que pasan muchos coches. Hay que tener en cuenta que sale de Santa Cruz, pasa por Las Mercedes, la Cruz del Carmen y finalmente Taganana. Es casi una hora y media, frente a los 40 minutos que se tardan por el recorrido habitual”. Recuerda el dirigente vecinal que el puente es la única entrada a los pueblos del norte de Anaga. “Aquí vive mucha gente, y no nos han tenido en cuenta, pintamos menos que los pájaros del monte”, lamenta. “Cosas como esta son las que hacen que la gente se vaya de Anaga, es lamentable”, añade.

Otros vecinos de la zona recuerdan que no solo se trata de Taganana, otros puntos como Chamorga, Punta de Anaga o Las Cumbrillas están viendo obligados a ir hasta Santa Cruz, pasando por La Laguna, para volver a San Andrés, “un disparate”, lamentan. A esto se une la obras que se están haciendo en la carretera de Almáciga. “Nos incentivan a que dejemos el coche y cojamos la guagua para ir a las zonas de Roque de las Bodegas o Almáciga, y ahora mira lo que pasa con las guaguas, es una vergüenza lo que están haciendo con Anaga”, apuntan otros vecinos, que no se olvidan del cierre total de la avenida Pedro Schwartz en San Andrés. Añaden que “lo que ha pasado con el puente de Taganana ha tenido un fuerte impacto en Anaga, porque se ha convertido en un símbolo de abandono. Lleva 20 años en manos del Ayuntamiento, y ya en 2018 se pidió su arreglo y hasta la fecha…”.




TE RECOMENDAMOS