la casa blanca

Las ambiciones militares de China en África atlántica

Desde Mauritania a Namibia, Pekín evalúa las posibilidades para una base naval

El principal general estadounidense para asuntos en África ha advertido de que una creciente amenaza por parte de China podría provenir no solo de las aguas del Pacífico, sino también del Atlántico. El general estadounidense Stephen Townsend, en una entrevista con la agencia de noticias The Associated Press, dijo que Pekín está buscando establecer un gran puerto naval capaz de albergar submarinos o portaaviones en la costa occidental de África. Townsend señaló que China se ha acercado a países que se extienden desde Mauritania hasta el sur de Namibia, con la intención de establecer una instalación naval. Si se realiza, esa perspectiva permitiría a China tener buques de guerra en expansión en los océanos Atlántico y Pacífico.


Townsend: “Están buscando un lugar donde puedan rearmar y reparar buques de guerra. Eso se vuelve útil militarmente en los conflictos”, dijo Townsend, que dirige el Comando de África de Estados Unidos. “Hay un largo camino para establecer eso en Djibouti. Ahora están mirando a la costa atlántica y quieren tener una base similar”.


Para analizar la seriedad de estas aseveraciones, DIARIO DE AVISOS habló con el teniente Coronel Scott Smitson, con quien hemos contado en varias ocasiones.


Smitson: “Las preocupaciones expresadas por el general Townsend y los comandantes del Comando Sur y del Comando Central de los Estados Unidos, el almirante Craig Faller y el general Frank McKenzie, son válidas, serias y merecen la más profunda consideración. Si bien los comandantes de alto rango a veces son tildados de ‘alarmistas’ cuando testifican frente al Congreso, los logros y la búsqueda de acceso, control e influencia de China sobre ubicaciones geoestratégicas clave están sucediendo en tiempo real, y lo han hecho durante años”.
Las advertencias de Townsend se producen cuando el Pentágono cambia su enfoque de las guerras antiterroristas de las últimas dos décadas a la región del Indo-Pacífico y las amenazas de adversarios de grandes potencias como China y Rusia. La Administración Biden considera que la influencia económica y el poder militar en rápida expansión de China son el principal desafío de seguridad a largo plazo de Estados Unidos.

Según la cadena conservadora Fox, los comandantes militares estadounidenses en todo el mundo, incluidos varios que pueden perder tropas y recursos para impulsar el crecimiento en el Pacífico, advierten de que la creciente asertividad de China no está ocurriendo simplemente en Asia. Y argumentan que Pekín está afirmando agresivamente su influencia económica sobre países de África, América del Sur y Medio Oriente, y está buscando bases y puntos de apoyo allí.


“Los chinos están superando a Estados Unidos en países selectos de África”, dijo Townsend. “Los proyectos portuarios, los esfuerzos económicos, la infraestructura y sus acuerdos y contratos conducirán a un mayor acceso en el futuro. Están cubriendo sus apuestas y haciendo grandes apuestas en África”.

La primera base naval de China en el extranjero se construyó hace años en Djibouti en el Cuerno de África y está aumentando constantemente su capacidad. Townsend dijo que hasta 2.000 militares se encuentran en la base, incluidos cientos de marines que se ocupan de la seguridad allí. “Tienen armas y municiones con seguridad. Tienen vehículos de combate blindados. Creemos que pronto estarán basando helicópteros allí para incluir potencialmente helicópteros de ataque”, indicó Townsend.


Durante algún tiempo, muchos han pensado que China estaba trabajando para establecer una base naval en Tanzania, un país en la costa oriental de África, que ha tenido una relación militar sólida y duradera con Pekín. Pero Townsend dijo que parece que aún no se ha tomado una decisión al respecto. Dijo que si bien China ha estado tratando de conseguir una base en Tanzania, no es la ubicación que más le preocupa.


“Está en el lado del Océano Índico”, precisó. “Quiero que esté en Tanzania en lugar de en la costa atlántica. La costa atlántica me preocupa mucho”, dijo, señalando la distancia relativamente más corta entre la costa occidental de África y los Estados Unidos. En millas náuticas, una base en la costa atlántica norte de África podría estar sustancialmente más cerca de los EE. UU. que las instalaciones militares en China de la costa occidental de EE. UU.

Más específicamente, otros funcionarios estadounidenses dicen que los chinos han estado buscando ubicaciones para un puerto en el Golfo de Guinea.


El informe de 2020 del Departamento de Defensa sobre el poder militar de China sostiene que China probablemente ha considerado agregar instalaciones militares para apoyar a sus fuerzas navales, aéreas y terrestres en Angola, entre otros lugares. Y señaló que la gran cantidad de petróleo y gas natural licuado importados de África y Medio Oriente, hacen de esas regiones una alta prioridad para China durante los próximos 15 años. China tiene muchos intereses económicos en la costa oeste de África, incluida la pesca y el petróleo y también ha ayudado a financiar y construir un gran puerto comercial en Camerún. Cualquier esfuerzo de Beijing para obtener un puerto naval en la costa atlántica sería una expansión de la presencia militar de China. Pero el deseo de acceso al océano, dijo, puede ser principalmente por ganancias económicas, más que por capacidades militares.


Smithson.: “Tener una base en el “África atlántica” promueve sus objetivos y presentaría riesgos estratégicos en el Atlántico medio nunca vistos desde la Guerra Fría. Es importante señalar que si bien gran parte de la discusión en este testimonio se centró en las inversiones potenciales de China en instalaciones militares, una gran preponderancia de su desarrollo de infraestructura existente a nivel mundial a través de cosas como la iniciativa One Belt, One Road ya tiene un ‘uso dual’. calidad (militar y comercial). Esto es especialmente cierto en el contexto marítimo, pero también en cosas como la infraestructura espacial, cibernética y de información”.

Townsend y otros comandantes militares regionales expresaron sus preocupaciones sobre China durante las recientes audiencias del Congreso. Él, junto con el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de los EE. UU., y el general Frank McKenzie, jefe del Comando Central de los EE. UU., están luchando para retener sus fuerzas militares, aviones y activos de vigilancia mientras el Pentágono continúa revisando el cambio a un gran poder.
El secretario de Defensa, Lloyd Austin, está llevando a cabo una revisión de la postura global para determinar si el poderío militar de Estados Unidos está posicionado donde debe estar, y en el número correcto, en todo el mundo para mantener mejor el dominio global. Se espera que esa revisión esté terminada a fines del verano.
Según Scott Smitson, “lo que Estados Unidos necesita para ayudar a compensar este desafío es lo que estamos viendo en este momento: una revitalización de nuestra estructura de alianza y asociación; la necesidad de apreciar la geografía estratégica en nuestra planificación y previsión; y utilizar un enfoque de “toda la sociedad” al debatir y abordar las amenazas al orden internacional”.

El estratega líder del Estado Mayor Conjunto para el CONOP

El LTC Scott A. Smitson (r), PhD, es un estratega del Ejército de EE.UU. asignado al Comando Sur, donde hasta marzo de 2021 se ha desempeñado como Jefe de la Rama de Estrategia. Anteriormente, apoyó al Presidente del Estado Mayor Conjunto, supervisando numerosos esfuerzos relacionados con la Gestión de la Fuerza Global, la Preparación y la Suficiencia de la Fuerza. También trabajó en el Pentágono como jefe de la Rama de Planes y Estrategias Globales. De 2016 a 2017 fue el estratega líder del Estado Mayor Conjunto para el desarrollo del Concepto de Operaciones y Fuerzas (CONOP) examinando la capacidad y preparación de la Fuerza Conjunta y sus aliados para cumplir con los objetivos de la Estrategia Militar Nacional. Además de una dilatada y brillante carrera militar, el teniente coronel ha sido profesor en el Departamento de Ciencias Sociales de la Academia Militar de los Estados Unidos, y ayudó a establecer el Programa de Gran Estrategia de West Point en 2013. También fue profesor adjunto en el Programa de Estudios de Seguridad de la Universidad de Georgetown. Scott Smitson obtuvo un doctorado conjunto en Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Escuela de Asuntos Ambientales y Públicos (SPEA) de la Universidad de Indiana, así como una maestría en Ciencias Políticas, y ha publicado numerosos artículos.

TE RECOMENDAMOS