superconfidencial

Bienvenido, verano

A este país roto le ha llegado el verano. Le ha llegado a ritmo de indulto, aunque el indulto se aplicará solo a unos privilegiados, que han infringido la ley y que piensan volver a hacerlo. Es una buena forma de que el Ejecutivo le tome el pelo a la autoridad judicial para mantener a su presidente, un tal Sánchez, en el poder. No sabemos cómo va a reaccionar el tribunal sentenciador de los presos catalanes indultados, ni tampoco si, andando el tiempo, el Gobierno socialista en pleno va a adquirir responsabilidades penales por la concesión de esta prebenda colectiva, que riñe con el espíritu y con la letra de la Constitución. Rajoy no supo lidiar el caso catalán, lo mismo que tampoco lo supo lidiar la República y el franquismo lo lidió a la fuerza, lo que no parecía apropiado. Lo grande es que Cataluña no haría nada sin España, que es su mercado económico natural, y que los sediciosos han demostrado su violencia intolerable, impropia de un Estado moderno y progresista. Sánchez, con los indultos, habrá cumplido sus dos palabras dadas a vascos y a catalanes para mantenerse un rato en el poder: a los vascos les prometió el acercamiento de los asesinos de la ETA a su comunidad autónoma; y lo ha cumplido ¡un juez!, un tal Marlaska. A los catalanes les prometió indultar a los presos del llamado procés, que han estado más tiempo fuera que dentro, entre pitos y flautas. Que les pregunten a otros malversadores presos lo que piensan, a esos a los que les niegan una y otra vez permisos y libertades, incluso por motivos personales graves. ¿Es esta una justicia igualitaria, una justicia justa? Yo creo que no y tampoco soy capaz de averiguar la profundidad del charco en el que se ha metido el Gobierno, respetando un servidor, por supuesto, todas las opiniones en contrario. Bienvenido, verano.

TE RECOMENDAMOS