superconfidencial

El Callejón Cagado

Siempre lo llamamos así, el Callejón Cagado, aquel estrecho paraje entre las calles de San Felipe y de Puerto Viejo, en el Puerto de la Cruz. Lo cierto es que oficialmente se llama Calle de la Verdad y hoy es un vergel, en el que se encuentran varios de los mejores restaurantes portuenses. Cuando yo era joven, en compañía de una guapísima amiga que vivía en los alrededores, quisimos reponer el viejo apelativo del callejón, tachando con pintura el nombre oficial. Pero una patrulla de la Policía Municipal de entonces nos pilló in fraganti. Puta mala suerte. Yo llevaba a mi amiga la de la brocha a la pela, la pintura era roja y el guardia compañero de colegio. Me dijo: “Andrés, ¿tú no tienes otra cosa que hacer?”. Se montó en el coche y siguió su ronda. Me libré por los pelos de una noche de calabozo, aunque pintar, lo que se dice pintar, todavía no habíamos pintado nada. La otra noche cené en un estupendo restaurante del Callejón Cagado; el paisaje estaba guapísimo, lleno de helechos y de plantas más o menos exóticas a lo largo de toda la callejuela, remozada y hermosa. Es como una cuña entre La Ranilla y las calles empinadas que desembocan en la de Doctor Ingram, antes calle del Sol. Todos los pueblos y ciudades de la Isla tienen una calle del Sol. Allí, en un bar que se llamaba Flamingo, dicen que tocaron tres de los cuatro Beatles –John Lennon se quedó en Torremolinos–, cuando Ringo, George y Paul visitaron el Puerto de la Cruz, se pusieron como cangrejos del sol y presenciaron un partido de fútbol en el polvoriento campo de El Peñón. Le regalé a Alberto Segura el libro de la historia de Los Beatles, con sus fotos portuenses. Ese libro es un tesoro. Lamentablemente, no tienen ni una estatua en este Puerto. Sería una fantástica atracción turística.

TE RECOMENDAMOS