Crisis coronavirus

La hostelería seguirá cerrada en Tenerife y Sanidad señala al nivel 2 para relajar medidas

El Gobierno no accede a las solicitudes del Cabildo y los alcaldes de adaptar las restricciones para restaurantes y el encuentro a tres bandas se salda sin acuerdos

Momento de la reunión que ayer celebró el Gobierno de Canarias con el Cabildo de Tenerife y los 31 ayuntamientos de la Isla en el Teatro Leal de La Laguna | TONY CUADRADO

“Parece ser que no va a haber sorpresas. Sabemos a qué venimos: a pasar un rato de amigos, a escuchar y a salir de aquí con la misma perplejidad que la última vez que nos reunimos”. Quien pronunciaba estas palabras -en tono irónico- poco antes de acceder al Teatro Leal de La Laguna, donde ayer se celebraba una reunión del Gobierno de Canarias con el Cabildo y los 31 ayuntamientos tinerfeños para abordar la situación de la pandemia en la Isla, era el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez. Y al término de dicho encuentro, las conclusiones no parecieron diferir mucho de ese casi premonitorio mensaje.

El consejero regional de Sanidad, Blas Trujillo, en una comparecencia de tres minutos contados en la que únicamente contestó a una pregunta de los medios de comunicación porque debía marcharse al aeropuerto, escenificó, sin embargo, una versión diferente: “Ha sido una reunión tremendamente fructífera”. En su alegato aseguró que se había acordado “incrementar los niveles de comunicación” entre el Ejecutivo y las instituciones locales, y, por otra parte, anunció que “el miércoles próximo tenemos una reunión con el sector de la restauración”.

Precisamente, las medidas en torno a esta actividad fueron objeto de debate en el transcurso de la reunión, puesto que, a partir de mañana, con la entrada en vigor del nivel 3 de alerta epidemiológica en Tenerife, los bares y restaurantes no podrán hacer uso de los comedores interiores y las terrazas solo podrán estar a un 50% de su aforo habitual. En este sentido, Trujillo señaló que está sobre la mesa una posible “modulación” de las restricciones, para más tarde afirmar que en realidad está condicionada: “Se comenzarán a graduar en la medida en que los indicadores nos lo vayan permitiendo”. Es decir, cuando se den las circunstancias para que la Isla descienda a nivel 2.

Posteriormente, y sin poder disimular su sorpresa porque el consejero regional dejara preguntas en el aire, tomó la palabra el presidente del Cabildo, Pedro Martín. El líder socialista indicó que, si bien “buscábamos un nivel 2, pero reforzado”, como había manifestado públicamente, el Gobierno no ha atendido sus demandas, al igual que tampoco lo ha hecho con su solicitud de que “los restaurantes que no tengan terraza puedan abrir en el interior”. Aun así, expresó su preocupación porque “nuestra situación es francamente mala”, y desde el lunes hasta ayer “hemos aumentado el doble el número de camas ocupadas de UCI”.

Para Martín, la fórmula que permitirá remontar las cifras de contagios es la inmunización de la población: “Hemos conseguido que este fin de semana abra el centro más potente de toda Canarias dedicado a la vacunación en el pabellón Santiago Martín, se ha aumentado el doble el nivel de vacunación en el Recinto ferial y se han abierto nuevos puntos de vacunación en el Hospital del Norte y en otros municipios”, recordó. Es por ello que defendió la colaboración con el Ejecutivo, incluida la cantidad de rastreadores operativos en la Isla, que, dijo, en la actualidad está en “el nivel más alto” y “casa vez que se hace necesario se incorporan más de otras islas”.

Por otra parte, además de apuntar que el Cabildo ha puesto a disposición del Servicio Canario de Salud desde el año pasado a un equipo de genómica, el presidente tinerfeño aseveró que “donde se está detectando que ha habido un mayor tirón” de positivos en coronavirus, “y, además, de forma muy notable”, es “en el sector de 20 a 29 años”. Una razón más por la que quiso “hacer un llamamiento a la población, porque tengo la sensación de que nos hemos relajado demasiado y pensamos que ya estábamos en la salida, y en el caso de Tenerife no es así”.

DECEPCIÓN

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, aseguró haber salido “decepcionado” de la reunión en el Leal ante la actitud del Gobierno con el sector de la hostelería, que, recordó, representa “el 52% de todos los restaurantes de Canarias”. Desde su punto de vista, ese peso que posee en la economía isleña hacía que fuera necesario “un análisis” más profundo” sobre las restricciones.

Además, el nacionalista lamentó que no emanara del encuentro ningún cambio efectivo, al entender que “es importante que en este tipo de reuniones se tomen decisiones”. Y afeó que se convocara una vez la decisión de pasar al nivel 3 estuviera tomada y no antes. Entre sus peticiones se hallaba adelantar a los sintecho en la vacunación y que se inmunice antes a quienes más se contagian en la actualidad: los menores de 45 años. Según dijo, ambas propuestas cayeron en saco roto.