La Laguna

La nueva vida de Heraclio Sánchez gracias al urbanismo táctico

Desde mayo de 2020 se han implantado 11 nuevas actividades en la calle, donde ya ha culminado el pintado del llamativo y novedoso mural en la calzada

La nueva vida de Heraclio Sánchez gracias al urbanismo táctico

Un año después del inicio de la ejecución del proyecto de urbanismo táctico para la peatonalización de la céntrica calle lagunera Heraclio Sánchez, en mayo de 2020, la intervención ha dado una nueva vida a esta vía, que se había quedado a la sombra del éxito del casco, haciéndola atractiva para vecinos y empresarios. De hecho, desde entonces, se han implantado 11 nuevas actividades en esta calle, según datos de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de La Laguna.

El urbanismo táctico lleva ya más de 10 años implementándose en otras partes del mundo para convertir calles y puntos dominados por el tráfico en zonas más amigables con el peatón y el medioambiente, a través del uso de barreras o mobiliario urbano para redefinir los usos de los espacios.

“Se ha revitalizado de nuevo la calle y se han cumplido las expectativas. Cuando hicimos el corte de la calle, preparamos un bando para habilitar el uso de las terrazas y se tramitaron 21, y, desde mayo de 2020, se han implantado 11 nuevas actividades en la calle”, informó Beatriz Simón quien, junto con Ana Pilar Gómez, son las técnicas de la Gerencia de Urbanismo responsables de impulsar este proyecto.

La idea de implantar esta iniciativa surgió a partir de una reunión con Manuel Calvo, experto en movilidad sostenible y ecología urbana, y uno de los autores del Plan de la Bicicleta de Sevilla, quien les habló del urbanismo táctico. “Lo vimos claro y pedimos autorización para hacer este proyecto”, explicó Beatriz Simón, quien apuntó que parte de la Gerencia de Urbanismo pero “como afectaba a muchas áreas, desde el principio hemos mantenido una estrecha colaboración para sacarlo como un proyecto municipal”.

La peatonalización de Heraclio Sánchez estaba ya en el punto de mira municipal desde hace tiempo. “Básicamente nacía como una necesidad, porque en el conjunto histórico, desde 2016 a 2018, teníamos más de 500 actividades a pie de calle y ya nos estaban empezando a solicitar ubicarse en las segundas plantas y coger edificios completos -indicó Beatriz Simón-. Heraclio siempre había sido una calle comercial pero que se había visto degradada por el efecto de la peatonalización del casco y, además, era una zona a donde el vehículo iba a buscar aparcamiento gratuito para entrar al casco”, por lo que su peatonalización se planteaba como la mejor opción para lograr su revitalización y que no todas las actividades se concentraran el casco.

Además, también se lograba conectar de forma peatonal y segura “el Intercambiador y la Universidad con la plaza del Cristo, con más de un kilómetro de calle peatonal”, apuntó Ana Pilar Gómez.

Por lo que, atraídas por la ideal del urbanismo táctico, se contrató externamente a Manuel Calvo “para que nos diera las líneas bases y se redactó un proyecto” que tuviese en cuenta las especificidades de la vía, en la que hay cuatro tramos bastante diferenciados “tanto por el uso como por el tipo de residente”, explicó Ana Pilar Gómez. Así, “en el tramo primero entre la calle Herradores y la calle Barcelona, hay mucho comercio y los residentes suelen ser gente un poco mayor y es un tramo complejo porque es donde nos encontrábamos el mayor número de aparcamientos privados en edificios, lo que nos suponía que no podíamos dejar del todo peatonal. Después está el tramo donde está el edificio Galaxia, que tiene su acceso a los garajes por la parte de atrás, y nos permite tener una zona peatonal, aunque siempre hay que dejar espacio para que puedan entrar los servicios públicos. El tramo tres es donde no hay ni un solo vado, con lo que es totalmente peatonal; y en el cuatro, teníamos varios vados, pero de pocos vehículos, y lo más interesante es que tenemos la Universidad, un parque y el colegio de La Neja”.

Mayo 2020

En base a estas especificaciones, el proyecto se adaptó a las circunstancias de cada tramo, arrancando por fin en mayo de 2020 con la instalación de barreras para delimitar las terrazas, los itinerarios peatonales y el tráfico rodado, restringido para el acceso de vehículos a los aparcamientos privados. Desde entonces, “la calle ha ido mutando y pasando por distintas fases, probando con las barreras para terrazas de locales, cambiando señalización…”, indicó Beatriz Simón, probándose también su aceptación entre residentes y empresarios. El siguiente paso vino con el proceso de embellecimiento de la vía a través del pintado del asfalto con diferentes motivos y frases, adaptados a las características de cada tramo y para lo que se recogieron aportaciones vecinales, y que se inició el pasado abril. “Se contrató a un diseñador gráfico, Óscar Lorenzo, para el diseño, y la ejecución la ha estado realizando Iker Muro, que ha sido el director artístico”, indicó Ana Pilar Gómez, quien apuntó que “no es pintura, es como una resina, es el material que se usa para las canchas, carriles bici… que, como no es líquido, permite que se absorba y se pegue más al asfalto, de manera que sea más duradero en el tiempo, y tiene características anti deslizantes. Es la primera vez que se utiliza de manera artística”, aplicando, en este caso, colores como el azul, el verde, el amarillo o el rosa, en tonos pasteles.

“Quisimos hacer algo que fuera bastante espectacular, captar la atención de la gente”, destacó Beatriz Simón, quien indicó que, además, “sales de un conjunto histórico, que tiene unas reglas bastante estrictas, y con el toque de color también queríamos dar lugar a una zona más desenfadada, donde se puedan hacer otras actuaciones en el dominio público”.

En cuanto al diseño, “la rosa de los vientos se ha convertido en el eje -continuó- con la que salimos del conjunto histórico y la vamos deformando a medida que llegamos a la zona infantil, donde culminamos el proyecto con la zona de juegos que ha tenido mucho éxito”, y que cuenta con una sopa de letras, varios tejos, tres en raya, etcétera. Además, “hay una zona destinada a la Concejalía de Cultura para que pongan un código QR con su programación” y frases y mensajes positivos por todo el recorrido.

Los trabajos de pintado han finalizado ya, aunque hay que lamentar la aparición de un par de pintadas vandálicas, y en estos días se terminaba de recolocar las jardineras de las terrazas y se está valorando incluir algún mobiliario urbano más, como bancos. “Para que la calle sea de los ciudadanos, el Ayuntamiento ofreció a las terrazas las jardineras y la tierra y los empresarios han plantados sus flores y llevan el mantenimiento. Y estamos en negociaciones con algunos vecinos para ver si se animan a cuidar sus propias jardineras”, añadió Ana Pilar Gómez. Además, las barreras se irán eliminando también, quedándose en una “señalización viaria para que los peatones y vehículos sepan por dónde ir”, apuntó.

El proyecto, que ha supuesto un coste coste aproximado de 100.000 euros, es el paso intermedio hacia la futura peatonalización de la vía, ya con el proyecto de obra convencional. “El urbanismo táctico es transitorio hasta que se decide si la calle funciona o no como peatonal, si están todos contentos”, indicó al respecto Beatriz Simón, quien, junto con Ana Pilar Gómez, se mostraron satisfechas con el resultado.

Otras vías

En cuanto a otras vías o puntos del municipio en los que se podrían aplicar el urbanismo táctico, “nos gustaría mucho hacer algo así en Marqués de Celada, que es una entrada histórica de nuestra ciudad, y enlazar con San Benito. Es una calle de muy amplia sección, que no tiene por qué ser peatonal entera, pero si la dotas de algún tipo de mobiliario y se hace más amable, se podría disuadir a la gente de San Benito, en fin de semana al menos, de coger el vehículo para el centro”, indicó Beatriz Simón. Además, esta vía cuenta con 14 casas terreras que se van a proteger. Pero no solo tiene por qué ser en el centro. “En Taco, por ejemplo, puedes recuperar algún eje. Y esto es tanto para determinadas zonas como para necesidades puntuales, como conectar un polideportivo con un colegio”, explicó la técnica.