DEPORTES

Tenerife, forjador de campeones

El nuevo rey de la velocidad, el italiano Lamont Marcell Jacobs, se preparó durante todo un mes en el Antonio Domínguez de Arona para asaltar la prueba de los 100 metros lisos

Lamont Marcell Jacobs, durante su preparación en el Antonio Domínguez de Arona
Lamont Marcell Jacobs, durante su preparación en el Antonio Domínguez de Arona. DA

Tenerife es, desde hace tiempo, forjador de campeones. El Teide o Arona, por ejemplo, son los laboratorios en los que se forman los deportistas que luego destacan en pruebas de prestigio internacional, como el Tour de Francia o, sin ir más lejos, los actuales Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Ayer mismo saltó un nuevo caso de éxito preparado en la Isla, el de Lamont Marcell Jacobs, el nuevo rey de los 100 metros.

Nació en El Paso (Texas), pero no es de Estados Unidos. Ni tan siquiera habla inglés fluido. Es italiano, el campeón olímpico del hectómetro es un transalpino poderoso, de 26 años, que arrasó en el National Stadium de Tokio. Con 9.80, récord de Europa y una demoledora fuerza en el tramo final de la carrera, superó en meta a Fred Kerley y André De Grasse, los favoritos.

Pocos, por no decir nadie, apostaban por este italiano tatuado para convertirse en el heredero de Usain Bolt. Quizás no sabían que este transalpino guardaba un secreto: parte de su preparación la llevó a cabo en Tenerife. Concretamente en Arona.

La pista de atletismo del Antonio Domínguez sufrió las arrancadas y las poderosas pisadas de este musculoso atleta. Entre el 26 de diciembre y el 25 de enero el transalpino llevó a cabo en la instalación de Playa de Las Américas un trabajo exhaustivo que le ha valido para coronarse como el hombre más rápido del planeta.

MARCELL JACOBS TENERIFE
El velocista transalpino estuvo un mes en el sur de la Isla. DA

Pero no es el único campeón olímpico que eligió el sur de la Isla para prepararse. El relevo 4×400 mixto polaco, formado por Karol Zalewski, Natalia Kaczmarek, Justyna Swiety-Ersetic y Kajetan Duszynski, también escogió Arona para ganar su oro. Igualmente la medalla de plata española Adriana Cerezo, quien ganó en taekwondo la primera para España en la cita tokiota. La última parte de su preparación la llevó a cabo en el Pabellón Multiusos de Arona.

Mientras, la holandesa Annemiek van Vleuten es la última demostración de que el Teide también es uno de los mejores lugares del mundo para preparar a los deportistas de alta competición. La ciclista se proclamó campeona olímpica contrarreloj en Tokio, siendo la más rápida en un circuito de 22,1 kilómetros con 423 metros de desnivel acumulado.

La deportista neerlandesa estuvo en el mes de marzo preparando los Juegos de Tokio en Tenerife. Se la pudo ver a lomos de su bicicleta en Masca, en el Teide, en La Punta y en otros muchos lugares. Tantos entrenos de calidad han dado sus frutos y ya es campeona olímpica.

Pero no es la primera ni la única. Richard Carapaz, Wout Van Aert y Tadej Pogacar lograron las medallas de oro, plata y bronce en ruta. Los tres se preparan cada año en Tenerife.