Sociedad

Canarias presenta al fin un plan de prevención contra el suicidio

El texto, asegura Sanidad, incluye “conocimiento científico actualizado, recomendaciones para acciones, pautas de implementación y una ampliación de su alcance en áreas”

Imagen de la presentación de la reacción gubernamental al suicidio.
Imagen de la presentación de la reacción gubernamental al suicidio.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de los servicios de Salud Mental de la Dirección General de Programas Asistenciales y del Servicio de Promoción de la Salud de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS),presentó ayer, con motivo del Día Mundial del Suicidio, el nuevo Programa de prevención de la conducta suicida en Canarias.


El director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez; la directora general de Programas Asistenciales, Elizabeth Hernández, y el director general de Salud Pública, Juan José Alemán, desvelaron ayer el que será el marco estratégico y la herramienta indispensable en el desarrollo de las acciones preventivas en este ámbito en Canarias.


Este programa está recogido en el Plan de Salud Mental de Canarias 2019-2023, que cuenta con una línea específica dedicada a la prevención del suicidio. El texto incluye el conocimiento científico actualizado, recomendaciones para el desarrollo de las acciones, pautas de implementación temporal y de priorización, y una ampliación de su alcance en determinadas áreas. Está concebido como un documento guía donde se recopilan las acciones a realizar para conseguir el objetivo de minimizar el riesgo suicida en Canarias, los recursos necesarios para realizar dichas acciones y la evaluación de las mismas.


La presentación de este programa es un compromiso que el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, anunció en el Parlamento de Canarias y constituye uno de los ejes de acción con respecto a la Salud Mental en Canarias marcados a comienzos de la legislatura. El director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez, destacó que la disponibilidad de este programa de prevención de la conducta suicida en Canarias “supone un marco de referencia de inestimable valor para la lucha contra el suicidio en nuestra comunidad, una lucha que debe ser enérgica, pero planificada, basada en el conocimiento científico, coordinada, constante y con dotación de los recursos necesarios que posibiliten su eficiente desarrollo”.


Conrado Domínguez aseguró que el suicidio constituye un grave e importante problema de salud pública. De hecho, supone la primera causa de muerte no natural, y, por tanto, potencialmente evitable, en España. “Resulta un hecho trágico para la persona, familiares, allegados y la sociedad, y como problema de tal magnitud, la prevención de la conducta suicida resulta una prioridad, tanto para la Dirección General de Salud Pública, desde una perspectiva de promoción de la salud mental y prevención primaria, como para la Dirección General de Programas Asistenciales, desde una perspectiva de prevención secundaria y terciaria”.


El director del SCS también resaltó la implicación y labor de todos los profesionales que han participado en el desarrollo del programa, que ha sido coordinado por el Servicio de Salud Mental de la Dirección General de Programas Asistenciales y el Servicio de Promoción de la Salud de la Dirección General de Salud Pública, y desarrollado por un grupo de trabajo que incluyó a profesionales de Salud Mental, Salud Pública, Atención Primaria, Educación y Servicios Sociales.


Según los datos disponibles validados y consolidados del INE y el Istac, 197 personas se suicidaron en Canarias en 2019. Esto supuso una tasa de 9,15 por 100.000 habitantes, superior a la tasa media en España para el mismo año, de 7,81, y constituyó la tercera-cuarta tasa más alta de España, por detrás de Asturias (12,51) y Galicia (10,82), y con una tasa igual a la de La Rioja. En el contexto de la Unión Europea, las tasas de suicidio españolas están por debajo de la media, con 10,33 suicidios por cada 100.000 habitantes en la Unión Europea (año 2016), y 7,68 en España y 8,71 en Canarias ese mismo año. Pese a las cifras canarias, es importante señalar que, según los indicadores de la OMS, Canarias se encuentra en una tasa de riesgo medio de suicidio.