superconfidencial

La conexión rusa

Los independentistas catalanes, como nadie les hace puto caso en Europa, han buscado amparo en Rusia. Pero en vez de reunirse con gente de la política se han equivocado y han ido a parar a manos de narcos, delincuentillos de baja condición y de otros sinvergüenzas. Mala deriva tiene Cataluña con estos dirigentes actuales al […]

Los independentistas catalanes, como nadie les hace puto caso en Europa, han buscado amparo en Rusia. Pero en vez de reunirse con gente de la política se han equivocado y han ido a parar a manos de narcos, delincuentillos de baja condición y de otros sinvergüenzas. Mala deriva tiene Cataluña con estos dirigentes actuales al frente. Colau, que es tirando a tontorrona pero menos que los otros, dice ahora que referéndum no, que lo pierden. Una alcaldesa que es capaz de retirar el retrato del rey del Ayuntamiento es una dirigente revanchista. Y también está la Borrás, que es un peligro público, se niega a hablar castellano y hace las mayores tonterías con tal de llamar la atención. El presidente (ni siquiera me sé su nombre) no pinta nada -compárenlo con Tarradellas- y Puchi, desde Waterloo, se forra a subvenciones y donativos y vive como un cura de La Moraleja, eso sí, convidando a sus amigos comunistas a cambio de que lo ilustren en nadie sabe qué. A Cataluña la han convertido en un fraude, la han partido en dos, la han llenado de miedos y la han puesto al borde del colapso estos gaznápiros, todos ellos con suculentas cuentas bancarias. Pero no van a conseguir nada, porque así no se piden las cosas y porque hacen de cualquier fiestorro -tipo Diada- una algarada barata. Nadie les hace puto caso en Europa, ni, al final, nadie va a comprar lo que produce esta comunidad autónoma y, como siempre, van a pagar justos por pecadores. Lo de los rusos clama al cielo. Sánchez y Rajoy fracasaron estrepitosamente con Cataluña, a cuyos ceporros indepes hay que atacarlos por donde más les duele. Por el bolsillo. Hay tanta gente decente en Cataluña, tanta gente trabajadora y cabal, tanta gente buena, que no se merece este territorio español que lo masacren sus propios dirigentes.