superconfidencial

Que no les sepulte la burocracia

Docenas de familias palmeras están sufriendo las consecuencias de la catástrofe. Las ayudas tienen que llegar ya y parece que Europa aportará hasta 400 millones de euros para compensar a los afectados por el volcán. Ahora hacen falta dos cosas: una, que se repartan bien y rápidamente estas y otras ayudas; dos, que nadie se mame nada y esta última observación no es baladí, dada la naturaleza corrupta del país en el que vivimos. No será fácil lo de la rapidez. Ahora tendrá que delimitarse de nuevo cada propiedad de los afectados, evaluar sus pérdidas. Tendrán que trabajar notarios, registradores, municipios, catastro; quizá habrá que dictar y aprobar nuevas normas, seguramente vía decreto, para agilizar los trámites. Pero que no abandonen a La Palma ni a los palmeros y que todo se haga con la máxima rapidez posible, en contra de la norma española, que acostumbra a ralentizar las cosas y a que los afectados se mueran de viejos antes de cobrar. Por una vez, que el Estado y la Comunidad Autónoma trabajen con la máxima celeridad, lo mismo que los municipios afectados. Que nadie se quede con un daño no reparado y que el tiempo en resarcirlo sea tan rápido como el cobro de los impuestos. Que no les sepulte la burocracia y que se cambie la inveterada costumbre de nuestros gobiernos de ralentizarlo todo, de darle mil vueltas a las cosas, con el único fin de pagar poco, tarde o nunca. La Palma está viviendo un drama, un drama provocado por la Naturaleza y por eso deben intervenir cuanto antes las instituciones. No me olvido del Cabildo, que supongo tendrá algo que decir. He visto por las televisiones el dolor de esas familias, rotas por los efectos devastadores de la lava ardiente. No las abandonen, por favor, no esperen a que estén muertos para que cobren sus hijos y sus nietos.

TE RECOMENDAMOS