santa cruz

Cristina, la tinerfeña que creó una ‘app’ para ayudar en remoto a personas con limitaciones

Una terapeuta ocupacional crea una aplicación móvil para geolocalizar a las personas que tienen una limitación pero que pueden vivir solas aunque necesiten ayuda de su familia
Cristina Perdomo muestra la aplicación que creó y que está a la espera de que se apruebe su funcionalidad en España. DA
Cristina Perdomo muestra la aplicación que creó y que está a la espera de que se apruebe su funcionalidad en España. A su lado, Álex, con el que trabaja desde que salió de un coma y que ha progresado de forma asombrosa. DA

Cristina Perdomo Delgado tiene 32 años y es del pueblo de Taganana, ubicado en la zona rural de Anaga, en Santa Cruz de Tenerife. Es terapeuta ocupacional especializada en neurorehabilitación y tecnologías de asistencia.

Cristina atendió a Alexander Canino Hernández, el joven que 2 de julio de 2018 sufrió un trágico accidente al caer desde la costa de La Matanza de Acentejo que le provocó un traumatismo craneal de carácter grave y le hundió el cráneo en el frontal derecho con importantes secuelas en el razonamiento, el habla y la movilidad.
Trabajó con él después de que saliera del coma y antes de que se fuera a Barcelona a iniciar su primer tratamiento de rehabilitación y sigue atenta a sus avances y logros y ocupándose de él ya que es el puente con otras terapias que en España no se aplican, como puede ser la terapia celular regenerativa que sí se realiza en Estados Unidos.

La función de un terapeuta ocupacional es trabajar las actividades de la vida diaria con aquellas personas que tengan una o varias limitaciones a causa de diferentes patologías, como puede ser haber sufrido un traumatismo cranoencefálico o padecer enfermedades degenerativas, a través de diferentes técnicas de actividades de cuidado, juegos, o la independencia funcional, aumentando el desarrollo para prevenir la incapacidad de la persona.

Además, estos profesionales incluyen adaptaciones de las tareas del entorno, valoran la accesibilidad de las viviendas para que las personas con incapacidades físicas, cognitivas o sensoriales puedan tener una mayor independencia en su casa, y eso permita a su vez, que los cuidadores puedan cuidarlos con mayor facilidad con el uso de productos de apoyo.

Aunque son muchos los que tienden a confundir un terapeuta ocupacional con un fisioterapueta, el primero se encarga de la evaluación y valoración funcional de la persona, siempre teniendo en cuenta sus capacidades y limitaciones. Es decir, que ayudan a prepararlas para la vida diaria y dependiendo de su necesidad se enfocan en actividades básicas, como pueden ser el vestido, la alimentación o el baño, o bien, en las de carácter instrumental, como pueden ser ir a comprar, cuidar la casa o el uso del dinero. Lo segundos, en cambio, se centran en recuperar la función física, no por eso menos importante.

El trabajo que Cristina Perdomo desarrolla actualmente con Alex se centra en este último objetivo, en enseñarle a utilizar el dinero con ejemplos cotidianos, como pueden ser pagar cuando va al supermercado a comprar una barra de pan.

Para facilitarles esta tipo de tareas, y fruto de su proyecto doctoral con la Universidad Estadual Paulista, en San Pablo, Brasil, Cristina creó la aplicación móvil ‘Me Cuido’, una herramienta que pueden tener tanto los cuidadores como las personas que requieran de ayuda y no les suponga a los primeros estar permanentemente en su casa todo el día sino que puedan solicitarla cuando la necesitan a través del teléfono móvil.

En cuanto a los segundos, la persona que utiliza ‘Me Cuido’ reconoce que tiene una limitación y que puede vivir sola aunque necesite ayuda de sus familiares o de las personas más cercanas, que viven lejos o simplemente, no pueden estar pendiente todo el tiempo de ella de manera física.

Es muy sencilla de utilizar y solo es necesario un teléfono móvil. Se descarga la aplicación, que será gratuita, y se conecta con el teléfono del familiar o responsable a cargo. “Únicamente es necesario presionar el teléfono móvil para que sepan, por ejemplo, el lugar en el que se encuentra en un determinado momento”, explica Cristina. Así, alguien con demencia que salga de su casa a comprar y no recuerde cómo volver, al tener esa aplicación en el móvil, sus familiares pueden saber dónde se encuentra y no tendría que estar con una persona pendiente de ella las 24 horas.

Una ayuda con las tareas y obligaciones

Otra de las ‘ayudas’ que proporciona es con las tareas y obligaciones. Así, si el dependiente se olvida de tomar la medicación, la aplicación se lo va a recordar con un mensaje para que lo haga, pero no solo a él, sino también al cuidador y eso permite tener un cierto control por ambas partes.

En este sentido, la aplicación ha sido novedosa porque tiene la función de geolocalización que posibilita al cuidador saber en todo momento dónde está la persona, incluso si se queda sin batería o si pierde el teléfono.
demás, su diseño es innovador para que pueda ser usado fácilmente por personas con dificultad en la motricidad fina y en la visión, en el que participa de manera directa junto a su director de tesis, Luis Carlos Paschoarelli, y un programador.

Me Cuido’ fue registrada el 30 de abril del año pasado en el Instituto de la Propiedad de Brasil y se basa en un cuidado a distancia o cuidado remoto, como se dice en portugués. Ya ha sido activada en Estados Unidos y en España se está haciendo la prueba de usabilidad con personas mayores de 50 años. La idea es que pueda salir cuanto salir y se pueda extender también por Latinoamérica y Portugal.

Pese a su juventud, Cristina está contratada como profesora en diferentes universidades, tanto de España como del exterior. Sus asignaturas están relacionadas con las tecnologías de asistencia y la terapia ocupacional en neurorehabilitación pero también trabaja como terapeuta ocupacional en la Asociación de Cuidadoras/es, Familiares y Amigos/as de Personas con Dependencia, Alzheimer y otras Demencias (Acufade), una asociación sin ánimo de lucro que surge de un proceso de intervención comunitaria y coordinación sociosanitaria que comenzó en el año 2001 en La Matanza de Acentejo, y para la que no tiene más que palabras de elogios.

Esta entidad, además de ayudar y brindar apoyo, también informa y esa tarea es muy importante porque muy pocas personas conocen algunos de sus derechos, como el tener acceso a una silla de ruedas subvencionada, o las ayudas que existen desde los distintos ayuntamientos para adaptar el baño de su vivienda, o los materiales que se pueden solicitan a la Seguridad Social de forma gratuita, como sillas de ruedas o cojines antiescaras.

El caso de Alex fue uno de los más retadores en su carrera profesional, porque el joven salió del coma y nadie sabía cómo iba a ir avanzando ya que cada día lo hacía de manera diferente.

Lo de Alex ha sido asombroso

Pero siempre Cristina “siempre pensó en positivo”, porque era una persona joven, con unas características que le permitirían salir adelante, y no se equivocó. “Ha sido asombroso, porque de las primeras valoraciones que se le hizo a nivel cognitivo se veía que avanzaba y la parte física, una vez que se rehabilita y se coge desde el primer momento, como tuvo la suerte él, se va recuperando aunque en algunos casos no sea al 100%”.

Alex no caminaba y ahora lo hace solo “y además, sin ningún producto de apoyo”, precisa la profesional. Además, ya dice palabras sueltas, conoce a sus amigos, ha recuperado la movilidad y entiende órdenes simples.

La parte relacionada con el habla es una de las áreas más complicadas para trabajar y más en el caso de Alex debido al golpe que sufrió, “pero es cierto también que cuando quiere algo, lo pide”, apunta la terapeuta.
El joven ha roto todas las barreras y desde entonces, con la ayuda de sus padres, no ha dejado de luchar ni un solo día.

Cristina Perdomo tiene varias ofertas de trabajo a nivel internacional en grupos de investigación de diversas universidades, entre ellas, Canadá y Chile. Todavía no tiene decidido su futuro. Por el momento, su objetivo más inmediato es que la aplicación que ha creado con apenas 32 años pueda ser de utilidad y gratuita porque considera que es una gran ayuda. El resto lo deja en manos del tiempo. En las suyas está el trabajar y ser positiva y eso es lo más importante.

“Nunca he conocido un trabajo similar al de Acufade”

La terapeuta recalca la gran labor que realiza Acufade en Tenerife. “Nunca he conocido un trabajo similar”, subraya. Según Cristina, tiene proyectos innovadores y además, “cuidan mucho al cuidador” y eso en ningún ámbito lo hacen. Ahora mismo desarrolla un proyecto nuevo en Canarias que consiste en valorar la accesibilidad en las casas de personas dependientes para mejorar su independencia y mejorar la carga de cuidado en los cuidadores. Los profesionales van casa por casa por toda la Isla valorando las barreras que tengan, tanto físicas como sociales, y elaboran un informe con recomendaciones a los familiares. Nitibus pro tendeleste.

TE RECOMENDAMOS