la casa blanca - latitud 38.9

La complicada agenda de Biden en Europa

El mandatario estadounidense busca reforzar lazos con sus aliados en temas claves
Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Europa Press

El presidente Joe Biden ya está en Europa, en lo que supone su segundo gran viaje al extranjero, con una agenda que incluye una serie de reuniones y cumbres clave con líderes mundiales.

El mandatario estadounidense partió de Washington el jueves rumbo a Roma para la Cumbre del Grupo de los 20.

Su primera parada oficial la hizo en la Ciudad del Vaticano el viernes para reunirse con el papa Francisco, en lo que fue su cuarta reunión. En esta ocasión el encuentro se centraría en una discusión sobre el cambio climático, la migración y la desigualdad salarial, entre otros temas.

Ese mismo día, Biden también se reunió con el presidente francés, Emmanuel Macron, la primera reunión cara a cara desde que el acuerdo de Biden para proporcionar a Australia submarinos de propulsión nuclear sacudiera la relación entre los dos aliados. Tras el anuncio de la nueva asociación de seguridad nacional de Estados Unidos con el Reino Unido y Australia, el Gobierno francés retiró inmediatamente a sus embajadores en Washington y Canberra.

Entre ayer y hoy, Biden tenía previsto asistir a los actos y sesiones del G20 enfocados en economía y retos internacionales. Biden asistirá mañana en Glasgow a la COP26, la cumbre climática de la ONU donde el estadounidense pronunciará un discurso sobre el clima. También se reunirá con líderes para discutir una variedad de temas, incluida la iniciativa Build Back Better World, que se anunció en la cumbre del Grupo de los Siete a principios de año. 

Como resultado de ambas cumbres se espera que Biden y sus socios europeos discutan las políticas de coordinación sobre Irán, las cadenas de suministro y los esfuerzos de infraestructura global. 

Los ministros de finanzas del G7 acordaron en junio respaldar la reforma radical de Biden del sistema fiscal global, incluido un impuesto mínimo global de al menos el 15% para las empresas multinacionales. 

Biden también centrará su mensaje en buscar soluciones a las cadenas de suministro y los precios de la energía.

china no acude a la cumbre

Sin embargo, uno de los grandes ausentes en la cumbre será el presidente chino Xi Jinping. El gobierno chino citó los protocolos COVID de China, que pueden incluir mandatos de cuarentena para los viajeros que regresan, como una razón por la que Xi no tenía la intención de ir a Roma. China y Estados Unidos siguen envueltos en tensiones por el comercio, la tecnología, los derechos humanos y la asertividad estratégica de Pekín en Asia, incluso con Taiwán, una isla gobernada democráticamente que China considera su territorio.
Biden se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos entre el 50 y el 52% por debajo de sus emisiones de 2005 para 2030.

Frente unido ante Irán

Estados Unidos busca un “frente unido” con Europa sobre Irán, por lo que reanudar las conversaciones para frenar el programa nuclear de Irán es una “prioridad” para la Administración estadounidense. Biden mantendrá conversaciones sobre Irán con socios del E3: Reino Unido, Francia y Alemania, los tres signatarios europeos del acuerdo nuclear.

Parte de la razón por la que el presidente quiere tener la oportunidad de coordinarse estrechamente con los socios europeos, particularmente con el E3, es reactivar ese frente común después de cuatro años de división sobre la política de Irán en los que el ex presidente de Estados Unidos Donald Trump rechazó el acuerdo nuclear con Irán en 2018, enfureciendo a los aliados europeos de Washington. Seis rondas de conversaciones en Viena a principios de este año no lograron restaurar el acuerdo de 2015, conocido como el Plan Integral Conjunto de Action (JCPOA), que vio a Irán reducir su programa nuclear a cambio de levantar las sanciones internacionales contra su economía, regresar a las negociaciones en la capital austriaca, que han sido suspendidas desde junio, es una “prioridad” para el Gobierno de Biden.

Irán ha estado impulsando su programa nuclear más allá de los límites establecidos por el acuerdo en respuesta a las sanciones impuestas por Estados Unidos después de que Trump se retiró del acuerdo. Teherán, por su parte, sostiene que no ha abandonado el pacto y que sus violaciones del acuerdo son medidas recíprocas a la retirada oficial de Washington.

Las conversaciones anticipadas del presidente de Estados Unidos con aliados en Europa sobre Irán se producen cuando los funcionarios de la Unión Europea se reúnen con Teherán en Bruselas sin la participación de Washington esta semana. Irán ha dicho que está dispuesto a volver a las negociaciones en Viena, pero quiere que las conversaciones den como resultado el levantamiento de las sanciones contra su economía.El enviado de Estados Unidos para Irán, Robert Malley, había dicho a principios de semana que los esfuerzos para reactivar el acuerdo nuclear están entrando en una “fase crítica”, lo que sugiere que se está agotando el tiempo para restaurar el acuerdo.

El cambio climático

Sin duda, el tema que dominará la agenda de Biden en ese viaje. El presidente tiene previsto estar acompañando de casi la mitad de su gabinete, incluido el secretario de Estado Antony Blinken y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen. La delegación de Estados Unidos hará un llamado a las naciones para que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero necesarias para “satisfacer las demandas de la ciencia” y limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

El enviado presidencial especial para el clima, John Kerry, encabezará la delegación de altos funcionarios de la administración de Biden y permanecerá en Glasgow durante dos semanas.

La cumbre verá a los líderes mundiales reunirse para discutir una acción climática más ambiciosa mientras los investigadores de la ONU advierten de que el calentamiento global está peligrosamente cerca del descontrol.
La ONU publicó un informe condenatorio en agosto que emitía una severa advertencia sobre el cambio climático. En la primera entrega de cuatro informes publicados en el marco del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, los investigadores observaron cambios en el clima que se proyectaba que serían “irreversibles durante cientos o miles de años”.

La Administración Biden se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos casi a la mitad para 2030 y lograr una economía neta cero para mediados de siglo. La Administración Obama se había fijado el objetivo de reducir las emisiones hasta el 28% por debajo de los niveles de 2005 para 2025, pero Trump detuvo los esfuerzos federales para alcanzar ese objetivo.

Orden ejecutiva

En mayo, el presidente también emitió una orden ejecutiva que requería el desarrollo de una estrategia de riesgo de cambio climático para todo el Gobierno y una evaluación anual de los riesgos financieros relacionados con el clima en el presupuesto de Estados Unidos.Los demócratas están tratando de aprobar un proyecto de ley que alentará la adopción de energía verde y la construcción de edificios e infraestructura resistentes al clima como parte del plan económico del presidente. 

Sin embargo, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sugirió que los demócratas probablemente tendrán que recortar un billón de dólares como mínimo de su propuesta de red de seguridad social y climática de los 3.500 millones propuestos para impulsarla en el Congreso en medio de disputas entre las alas progresista y moderada del partido.

Se abre la ruta a EE.UU. para los europeos, pero con restricciones

El presidente Biden, firmó la orden que impone nuevos requisitos de vacunas para la mayoría de los viajeros aéreos extranjeros y levanta las severas restricciones de viaje en China, India y gran parte de Europa a partir del 8 de noviembre.

La Casa Blanca confirmó que los menores de 18 años están exentos de los nuevos requisitos de vacunas, al igual que las personas con algunos problemas médicos.

La administración de Biden también detalló los requisitos que deben seguir las aerolíneas para confirmar que los viajeros extranjeros hayan sido vacunados antes de abordar vuelos con destino a Estados Unidos. Esa lista deja fuera la vacuna Sputnik, que ha sido utilizada extensamente por países latinoamericanos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos emitieron además nuevas reglas de rastreo de contactos que requieren que las aerolíneas recopilen información de los pasajeros aéreos internacionales, como números de teléfono, correo electrónico y direcciones de EE.UU., y la conserven durante 30 días en caso de que sea necesario.

La Administración de Seguridad del Transporte planea emitir una directiva de seguridad que proporcione la base legal con el fin de que las aerolíneas implementen los requisitos de la vacuna. El formulario de certificación señala que es un delito que los viajeros aéreos mientan sobre el estado de vacunación.

Los CDC confirmaron que no hay exenciones religiosas para los viajeros internacionales que buscan evitar los requisitos de COVID-19.

Los viajeros aéreos extranjeros deberán proporcionar documentación de vacunación de una “fuente oficial” y las aerolíneas deben confirmar que la última dosis fue al menos dos semanas antes de la fecha del viaje.
Los viajeros aéreos internacionales deberán proporcionar la garantía de una prueba COVID-19 negativa realizada dentro de los tres días anteriores a la salida.

TE RECOMENDAMOS