Erupción La Palma

Las cenizas podrán llegar a la zona del Aeropuerto de La Palma hasta el sábado

Esta situación, que ya ha provocado la cancelación de varios vuelos, se mantendrá en las próximas horas y también durante el viernes

El aeropuerto de La Palma, inoperativo por acumulación de cenizas
El aeropuerto de La Palma

Un descenso en la intensidad de los vientos alisios ha provocado que la concentración de dióxido de azufre (SO2) aumentara mucho en la primera mitad del día en la isla de La Palma, donde estos vientos suelen ayudar a alejar los contaminantes hacia el océano. Pero, si pierden intensidad, empeora la calidad del aire con las emisiones del volcán, según ha informado eltiempo.es.

Por esta causa, la concentración de SO2 ha aumentado mucho en las últimas horas y la calidad del aire ha llegado a ser muy mala de madrugada por este contaminante en el entorno de El Paso. En la estación móvil de Los Llanos se está registrando un índice de calidad del aire malo por partículas PM10 y regular por PM 2.5.

Los vientos alisios seguirán predominando en niveles bajos, aunque con poca intensidad durante hoy jueves, lo que está suponiendo una menor dispersión de los contaminantes en la baja atmósfera, empeorando de este modo la calidad del aire en las zonas cercanas de población. A partir del viernes volverán a soplar con algo más de intensidad, lo que ayudará a mejorar la calidad del aire en las estaciones de la zona.

Por el contrario, entre los 1.500 y los 3.000 metros de altitud, donde se empiezan a encontrar las mayores concentraciones de este gas, el viento sopla con mucha fuerza procedente del suroeste. Esto provoca el transporte de cenizas hacia la vertiente este de la isla, donde se encuentra el Aeropuerto.

Esta situación, que ya ha provocado la cancelación de varios vuelos, se mantendrá en las próximas horas y también durante el viernes, con viento de componente oeste en estos niveles. El sábado mejorará la situación para el tráfico aéreo, ya que rolará el viento en altura de este a nordeste, retirando de la vertiente del aeropuerto la nube de cenizas.