La Palma

Los plataneros que quieren la protección de la Ley de Cadena Alimentaria

La Plataforma por un Precio Justo del Plátano pide que el Senado asegure el pago al agricultor del coste de producción del producto

Imagen de una finca de plátanos del sur de Tenerife/Sergio Méndez

La Plataforma por un Precio Justo y Auténtico del Plátano de Canarias considera que las enmiendas introducidas por el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, a la Ley de Cadena Alimentaria suponen, de facto, que este producto se quede fuera de la protección al agricultor que pretende ofrecer el texto impulsado por el Gobierno central. Y afirman que este hecho “atenta gravemente a la supervivencia del plátano de Canarias”.

Para la Plataforma, que asegura representar a unos 3.500 productores, una de esas enmiendas, que permite fijar el precio del producto varias semanas después de ser cortado,   vuelve a dejar todo en manos las ‘grandes’ organizaciones productoras de plátanos que comercializan el producto. Para Juan Carlos Rodríguez, portavoz de la Plataforma, lo lógico sería que las organizaciones se comprometieran a pagar el coste de producción en el momento en el que el agricultor entrega el producto. “Así tendríamos un cierto control sobre lo que cobramos y no estaríamos expuestos a las decisiones unilaterales de las organizaciones productoras y a las consecuencias de sus prácticas comerciales”.

Rodríguez comprende que, en momentos puntuales, el precio de venta pueda ser menor que el coste de producción, “pero la propia ley exige que se detallen claramente las razones”. Por eso no entiende que se pueda dejar al plátano fuera de los sistemas de control que protegen al agricultor. La Plataforma afirma que esta situación afectará, sobre todo, a los pequeños y medianos agricultores, cuyos terrenos se convertirán en “eriales”. Y se distancian completamente de Asprocan, a quien denominan representante de “la parte empresarial del sector”, pero no de los agricultores, “a los que jamás se nos ha consultado sobre la exclusión del plátano de dicha ley”.

También consideran que el argumento de los bajos precios de la banana americana para permitir que el plátano canario pueda vender por debajo de los costes de producción es inadecuado, y que lo que hay que hacer es utilizar los recursos que da la política agraria común europea para “defender a los productos locales” frente a los que vienen “de terceros países, muchos de ellos, como la banana, incumpliendo las normas europeas de trazabilidad en cuanto a los productos fitosanitarios” y con “deficientes condiciones sociolaborales”. La Plataforma pide a los senadores que devuelvan al agricultor platanero a la protección de la ley cuando se discuta en el Senado.