Santa Úrsula

El Ayuntamiento de Santa Úrsula rescinde el contrato de la piscina con Eulen SA

Después de ocho años de gestión, el Pleno aprueba por unanimidad la finalización del servicio con la concesionaria; a partir de ahora el Ayuntamiento puede volver a licitarlo

“Una vez que se comunique la decisión e independientemente de la decisión que adopte la concesionaria, el Ayuntamiento sacará una nueva licitación para la gestión del complejo deportivo y piscina municipal con unas condiciones favorables y las facilidades necesarias para que el concurso no se quede desierto”. Así lo aseguró el alcalde, Juan Acosta, después de que el Pleno municipal aprobara el martes por unanimidad, la rescisión del contrato con la empresa Eulen S.A. quien gestionó el servicio desde 2011, año que se inauguró la instalación, hasta junio de 2019 y facultara al alcalde a iniciar el proceso de liquidación con el fin de volver a sacar concesión y que la instalación pueda abrir al público tras dos años y medio cerrada.

Este asunto contó con el visto bueno de todos los grupos políticos en la Corporación municipal, quienes conocieron los detalles del dictamen del Consejo Consultivo de Canarias emitido el 22 de julio, que determinó que el contrato quedó extinguido por la renuncia del contratista a partir del 30 de junio de 2019 y por lo tanto procedía la incautación del servicio por parte del Ayuntamiento sin devolución de la fianza, tal y como requería la concesionaria.

Asimismo, dejó claro que tampoco procedía indemnizar a los trabajadores porque ello derivaba de una renuncia anticipada del contrato que no es imputable al Ayuntamiento, que no ha podido subrogar a un tercero en la gestión del servicio público”.

No obstante, en el informe se deja claro que exceptuando los defectos estructurales como la cimentación o estructura vertical del inmueble, Eulen debía llevar un mantenimiento de las instalaciones y que el Ayuntamiento deberá realizar una inversión estimada en unos 400.000 euros para dejar las instalaciones en las mismas condiciones en las que se encontraban antes de formalizar el contrato con la concesionaria. Fue una empresa externa contratada por el Ayuntamiento la que elaboró un estudio con la valoración de los defectos que presenta la piscina en la actualidad.

Lo cierto es que desde hace tres días se puede hablar de un punto y aparte en el capítulo de la piscina municipal de Santa Úrsula, cerrada hace dos años y medio por la falta de acuerdo entre ambas partes. En ese momento, la empresa argumentó un déficit económico en la gestión que la hacía inviable pese a que el contrato firmado con el Ayuntamiento finalizaba en 2026.

“Habrá que ver qué formula adoptamos y si las obras necesarias las asume el Ayuntamiento o la empresa que gane la licitación del servicio y se le va descontando del canon”, manifiesta el alcalde, quien subraya que “el Ayuntamiento dará todas las facilidades para que la piscina se ponga en funcionamiento y con las debidas garantías”.

Respecto a los plazos, indica que primero es necesario tener un estudio de mercado en base a la cual se hará la licitación.