mujeres influyentes

Margarita Ramos: “Nuestra Fundación ha estado presente en todos los escenarios de la sociedad isleña”

Habla con pasión de la labor que desempeña en la sociedad canaria la Fundación CajaCanarias y de cómo esa misma sociedad asume como suyo a este organismo
La presidenta de la Fundación CajaCanarias, Margarita Ramos.

Desde hace años está mujer, sin duda influyente, lleva vinculada a la Fundación CajaCanarias. Entró en el patronato en 2014 cuando, debido a las restructuraciones bancarias que se estaban produciendo en todo el país, se desvincularon las entidades bancarias de las obras sociales. Hoy, la Fundación CajaCanarias que preside, recoge la tradición de lo que históricamente fue la Obra Social de CajaCanarias. Ramos es catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social en la Universidad de la Laguna, autora y directora del Libro La Estrategia Europea para la igualdad de género 2020-2025, y exdirectora del Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres de la ULL. Además, durante año y medio, fue consejera de Empleo del Gobierno de Canarias, puesto que abandonó para volver a la docencia. Habla con pasión de la labor que desempeña en la sociedad canaria la Fundación CajaCanarias y de cómo esa misma sociedad asume como suyo a este organismo.


-Tras la COVID y el parón de actividad, la Fundación CajaCanarias ha empezado a funcionar. ¿Qué planes tiene para los próximos cuatro años?
“Mire, la Fundación tiene una misión fundamental que es la de promover el desarrollo educativo, social y cultural de las Islas, y en particular de la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Nuestra vocación es desplegar esta misión por toda Canarias y estamos haciendo un esfuerzo por llegar a todas las Islas. Por ejemplo, el Festival Canarias Artes Escénicas hemos logrado llevarlo a todas las Islas, así como los proyectos a la ayuda a la investigación. Hay una vocación por ampliar el alcance de nuestras iniciativas. No obstante, entenderá que dada las situación actual, estamos volviendo a la actividad con mucha cautela porque sabemos que las circunstancias pueden cambiar. Estamos recuperando la presencialidad y el contacto directo con el público. En esta línea tenemos propuestas de futuro, y alinearnos con los objetivos de desarrollo sostenible y la agenda canaria con la que nos sentimos muy vinculados es uno de ellos. Queremos contribuir a que en 2030 Canarias logre esos objetivos”.


-Precisamente por su carácter social, ¿la Fundación que usted preside ha tenido que variar su actividad por la pandemia?
“Si, sobre todo a través de nuestras convocatorias específicas de ayudas para aquellos colectivos vulnerables y entidades del tercer sector que acuden a la Fundación en busca de ayuda para poder atender a esos colectivos. Este año hemos diversificado estas ayudas sociales. Por un lado, 125.000 euros para ayudar a la pobreza y combatir la exclusión social, y otros 125.000 euros específicamente destinados a apoyar a personas y colectivos que trabajan con personas dependientes y con discapacidad”.


-Se demuestra la importancia que puede cobrar esta Fundación para la sociedad canaria, sobre todo, para los colectivos que lo están pasando tan mal.
“Muchísima. En la crisis económica anterior, de los años 2012 a 2016, la Fundación estuvo ahí con iniciativas tan potentes como los comedores escolares y se implicó en otras muchas actuaciones, de la misma manera que lo hicieron las administraciones públicas. Es la misión de la Fundación. Por tanto, donde nosotros detectamos que hay un déficit de ayuda social porque no llega la Administración pública, nosotros colocamos nuestro granito de arena”.


-Y a todo esto se une una actividad cultural que es seño de identidad de la Fundación CajaCanaria.
“Como bien dice, es nuestra seña de identidad. En estos momentos, dadas las circunstancias actuales, estamos tratando de relanzar con fuerza nuestra actividad cultural que es muy amplia. Como sabe, la variedad del Otoño Cultural que contempla música, cine, espectáculo, conferencias, cursos de formación, exposiciones en todas las Islas, pintura, fotografía, propuestas familiares… Y lo más importante: tratamos de apoyar a nuestros artistas. Recibimos propuestas de artistas de fuera que vienen a las Islas porque es una manera de que aquellos que no pueden viajar accedan a estas propuestas culturales, pero la Fundación está muy comprometida con el talento cultural que hay en Canarias, y por eso damos apoyo y permitimos que desarrollen sus proyectos artísticos con nosotros. Podemos decir con orgullo que la sociedad canaria responde a todas estas propuestas con un nivel sobresaliente. Hay iniciativas que tenemos muy consolidadas y ya hay un público fiel que nos sigue, pero también nos ha sorprendido la cantidad de gente que está acudiendo ahora a las actividades que estamos desarrollando”.


-Tras la pandemia había muchas ganas de actividades de este tipo.
“Al fin y al cabo, el ser humano sin la cultura, sin la literatura, sin el conocimiento, el arte, la música… es un ser incompleto. La gente necesita nutrirse y la vitalidad que da el arte para volver a recuperar la alegría de vivir en este contexto tan difícil”.


-¿La labor de la Fundación CajaCanarias sobresale con respecto a otras obras sociales del resto de España?
“Pues sí. La Fundación ha estado presente en todos los escenarios posibles de la vida de la sociedad isleña y de fuera también. No se ha quedado solo con vocación local, sino también con vocación universal. Hacemos una propuesta pensando en que en Canarias se puedan disfrutar creaciones que se producen fuera y logramos traerlas aquí. Tras más de un centenario. ¡Qué canario no tiene la camiseta con el logo de la Fundación de los campamentos o de las actividades deportivas! Ha sido un trabajo conjunto de mis predecesores que han conseguido que la Fundación siga viva y lleguemos a territorios donde no habíamos llegado”.

TE RECOMENDAMOS