Sucesos

Unos bultos sospechosos obligan a despejar la Weyler y parar el tranvía

La Policía Local detectó las bolsas abandonadas en las escalinatas de Capitanía y los artificieros de la Nacional descartaron que fuera algún explosivo o similar

Imagen de RTVC

Unos extraños paquetes abandonados en las escalinatas del Palacio de Capitanía obligaron esta noche a desalojar como medida preventiva todo el área cercano a la santacrucera plaza de Weyler e interrumpir el paso del tranvía y cualquier otro vehículo por el lugar hasta que se comprobó que no había peligro alguno en su interior, informaron testigos de los hechos y portavoces oficiales de los servicios intervinientes.

Fue, aproximadamente, a las ocho y media de esta noche cuando una patrulla de la Policía Local advirtió la presencia de estos bultos sospechosos (a los que no les faltaban incluso algunos cables externos) en tan delicado emplazamiento, no en balde se trata de la principal sede del Mando de Canarias, además de tratarse de un inmueble con gran valor patrimonial y artístico.

Dichos agentes alertaron tanto al Cecoes 1-1-2 como a sus compañeros de la Policía Nacional, y en tiempo récord aseguraron la zona, invitando a los presentes a alejarse de la misma y evitando el tráfico rodado por la misma.

Activados los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tédax), fueron artificieros de dicha unidad especializada de la Policía Nacional quienes, adoptando las debidas precauciones, descartaron que se tratase de un artefacto explosivo o de que, simplemente, supusiera un peligro para nadie, por lo que, tras poco más de hora y media de inquietud para los vecinos, la normalidad retornó a este histórico entorno de Santa Cruz de Tenerife.