santa cruz de tenerife

Acoso y derribo por anunciar que pediría el certificado Covid en su arepera

Josué Fumero, hijo del propietario de la popular arepera Canaima, denuncia una situación que preocupa a los hosteleros

Las asociaciones hosteleras de Canarias apoyaron de manera unánime la adopción del pasaporte Covid a la hora de acceder a los interiores de los locales, pero advirtieron de una cosa: las posibles represalias de los antivacunas.

Por grupos de WhatsApp y redes sociales, muchos negacionistas, aludiendo a la supuesta “vulneración” de sus derechos fundamentales, comenzaron a organizarse: todo aquel local que quisiera cumplir la ley sería señalado. ¿Cuál es una de las fórmulas? Poner comentarios negativos -inventados-, en internet, algo que penaliza sumamente a los negocios.

Eso ocurrió con la popular arepera Canaima. Josué Fumero, hijo de su propietario, anunció en las cámaras del programa Buenos Días Canarias, de Televisión Canaria que comenzarían a solicitar el certificado Covid a su entrada; la reacción no se hizo esperar: “A la media hora ya llegó una crítica por Google en la que decían que éramos un sitio que no recomendaba a nadie por pedir ese certificado”.

En ese momento, desde la empresa solicitaron que se retirara esa crítica ya que, sencillamente, solo se cumplía con la ley, siendo además una forma de no alimentar este tipo de reacciones: “Es verdad que Google reaccionó muy bien desde el primer momento, pero ese tipo de cosas, cuando hay gente con esa maldad, claro que nos hacen daño”.

No es el único negocio que se ha quejado de ello. A nivel nacional se han organizado diferentes plataformas de hosteleros para defenderse de estas situaciones que siempre están organizadas y en las que se escogen ‘objetivos’ en grupos de WhatsApp . Las críticas van desde advertir que se solicita el certificado hasta señalar la mala calidad de la comida e, incluso, la presencia de ratas en el local.

En este caso, la respuesta popular ha sido inmejorable: “Desde que esto se supo, desde que lo dimos a conocer, muchas personas empezaron a escribirnos y mostrarnos su apoyo en redes sociales. No hablo de clientes habituales, sino, incluso, de personas que no nos han visitado nunca, o de forma esporádica y que nos han dicho que vendrían a visitarnos. Solo podemos dar las gracias”.

TE RECOMENDAMOS