gento, una leyenda del fútbol español

La ‘Galerna del Cantábrico’ jugó en Tenerife

Paco Gento se enfrentó en dos ocasiones al CD Tenerife, en la temporada 1961-62, en el Campeonato Nacional de Liga cuando el Real Madrid visitó el Heliodoro Rodríguez López un 10 de octubre de 1961, y la vuelta en el Santiago Bernabéu el 4 de febrero de 1962
Francisco Gento participó en las seis primeras Copas de Europa del Real Madrid. /Twitter

En el día de ayer dejó de existir unas de las más grandes leyendas del fútbol español y del Real Madrid, Francisco Gento López. El presidente de honor del club blanco, que falleció a los 88 años, es el único futbolista de la historia que cuenta con seis Copas de Europa en su palmarés. El malogrado exfutbolista se midió en dos ocasiones al CD Tenerife: el 10 de octubre de 1961 cuando el Real Madrid de Puskas, Dí Stefano y Gento visitó al representativo en choque correspondiente a la séptima jornada del Campeonato Nacional de Liga. El Heliodoro Rodríguez López vistió sus mejores galas con la visita del ilustre visitante que contaba con el mítico Miguel Muñoz en el banquillo.

El CD Tenerife del yugoslavo Ljubisa Brocic, que militaba por primera vez en Primera División tras su ascenso en la 60-61, alineó el siguiente once: Ñito; Colo, Correa, Álvaro.; Jiménez, Borredá; Paquillo, Villar, Santos, Padrón y José Juan.

Por su parte, el Real Madrid puso en liza sobre el césped del recinto capitalino a los siguientes once jugadores: Araquistáin; Isidro, Santamaría, Miera; Vidal, Pachín; Tejada, Luis Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento.

El choque concluyó con triunfo del Real Madrid (0-3) con un doblete de Alfredo Dí Stefano y un tanto de Puskas.

Mientras, en el encuentro de la segunda vuelta disputado en el Santiago Bernabéu, el 4 de febrero de 1962, el representativo sacó un sorprendente empate sin goles (0-0) ante un Real Madrid que alineó a Araquistáin; Santamaría, Casado, Miera, Pachín, Félix Ruiz, Luis Del Sol, Pepillo, Tejada, Puskas y Gento.

Por su parte, el CD Tenerife salió con Cuco; Colo, Correa, Álvaro, Aguirre, Borredá, Padrón, Paquillo, Justo Gilberto, Beitia y Larraz. El representativo ya había destituido al yugoslavo Brocic cogiendo las riendas del equipo blanquiazul Enric Rabassa.

José Juan: “Gento era un jugador de otra galaxia”

Uno de los actores principales del partido que se disputó en la Isla entre tinerfeños y madrileños fue el delantero José Juan Gutiérrez, que salió en el once inicial aquel 10 de octubre de 1961. El tinerfeño recuerda lo que significó para la Isla la visita del Real Madrid en el que se encontraba el mítico Paco Gento.

“Son partidos que siempre llevas en la memoria. Era mi primer año en Primera División y enfrentarme a todo un Real Madrid con Puskas, Dí Stefano, Gento…con la cantidad de figuras que tenían es algo que no se te olvida en la vida. Para mi es un recuerdo inolvidable. Fue algo fantástico”.

José Juan Gutiérrez en su época de futbolista vivió multitud de anécdotas y recuerda una especialmente relacionada con aquel Real Madrid. “En aquellos tiempos cuando nos correspondía viajar, muchas veces permanecíamos la semana entera en la Península para preparar el siguiente partido. Nos quedamos en Madrid y el Real Madrid nos invitó a presenciar un partido que tenían ante el Oviedo. Vi jugar a Gento y se me cayó la baba porque era tal la calidad que tenía que se iba de los defensas con la velocidad que desplegaban sus piernas. Era un jugador de otra galaxia”.

El tinerfeño no tuvo la oportunidad de jugar en el Santiago Bernabéu debido a sus obligaciones militares. “En ese partido no estuve porque estaba haciendo el servicio militar con otros tres compañeros, Santos, Moreno y Ñito. Por esa causa, el Tenerife perdió a cuatro jugadores lo que terminaría pasando factura al rendimiento del equipo”.

La Galerna del Cantábrico, como se le denominaba a Gento, fue protagonista directo en las seis primeras Copas de Europa conquistadas por el Real Madrid. “Era un jugador diferente por la velocidad, desborde y disparo que tenía. Se compenetraba a las mil maravillas con Puskas, que tenía un guante en su pierna izquierda, con el que hacía unas paredes increíbles, ponía el balón donde quería y Gento llegaba hasta la línea de fondo y daba el pase de la muerte para que sus compañeros remataran con ventaja. Como persona era un hombre sencillo y agradable en el trato. Cuando nos cruzábamos en los aeropuertos siempre nos daba un abrazo”, recordaba José Juan Gutiérrez.

TE RECOMENDAMOS