súperconfidencial

La lengua de Camoens

La izquierdona que nos gobierna, en su delirio permanente, quiere ahora que los niños españoles aprendan portugués en las escuelas, como lengua principal. A mí me parece una buena idea, dentro de lo descabellada, porque Portugal es un país de ensueño y los portugueses son gente simpática y servicial. Pero no sé qué les ocurre a los totorotas españoles y a sus enrevesadas mentes. ¿Portugués para qué? ¿Para darle un meneo al fado? O quizá para hacer un guiño extraño a los famosos versos de don Nicolás Fernández de Moratín: “Admirose un portugués/de ver que en su tierna infancia/ todos los niños en Francia/supieran hablar francés”. El poeta continuaba: “Arte diabólica es/dijo, torciendo el mostacho, que para hablar en gabacho/un fidalgo en Portugal/ llega a viejo y lo habla mal/y aquí lo parla un muchacho”. Si es por cultura, vale. Camoens, el gran poeta, nació en Lisboa pero sus antepasados procedían de Chaves, ciudad lusa situada cerca de la española Verín. Chaves es una ciudad preciosa, con un puente romano primorosamente conservado, de donde es oriunda mi familia paterna. Mas la izquierdona tonta de España no se alimenta de cultura, sino de parir ciertas ideas con el ano. Y las va soltando, como si fueran flatulencias, por Navidad. El gallego y el portugués tienen tronco similar, aunque el gallego actual se parece más al castellano que el idioma de Camoens. Para la canción, el portugués es precioso, tanto como el italiano, y yo disfruto escuchando a cantantes brasileiros como Roberto Carlos, Ivete Sangalo, Marisa Monte, Paula Toller y a una portuguesa como Amàlia Rodrigues. Una verdadera gozada. La izquierdona española se me hace hasta simpática, por sus ocurrencias. A la peregrina idea se han unido con fervor los independentistas en general, que están a la que salta. Bueno, pues dejar constancia de la boutade y decirles que a mí, plim. Ojalá se leyera más Os Lusiadas. Pero no, eso no. Es mucho pedir.

TE RECOMENDAMOS