derbi canario

Las Palmas gana en el Heliodoro 20 años después a un Tenerife decepcionante

Los blanquiazules perdieron con claridad el derbi canario ante una UD Las Palmas que fue superior en el terreno de juego y se llevó los puntos con un golazo del tinerfeño Kirian
Las Palmas gana en el Heliodoro 20 años después a un Tenerife decepcionante. SERGIO MÉNDEZ

Un CD Tenerife temeroso y que jugó a empatar con Las Palmas, con el fin de mantener la distancia en la tabla que tenía con el equipo amarillo, perdió con claridad y justicia el derbi canario. El cuadro amarillo también ganó el segundo derbi de la temporada y para hacerlo, le bastó con jugar a medio gas. Le fue suficiente un gol, obra del tinerfeño Kirian, para llevarse tres puntos con justicia de un Heliodoro que notó el tijeretazo de aforo impuesto por el Gobierno de Canarias. No llegaron a 11.000 los aficionados que se dieron cita en el estadio para vivir el primer partido del año del centenario.

Al Tenerife le faltó carácter, decisión y algunas piezas básicas para plantarle cara a un rival que le superó sobre el terreno de juego en todo momento. Apenas hubo ocasiones durante el partido. Solo unas cuantas claras y el gol llegó en un error defensivo local. Pero no hay que restarle mérito al golazo amarillo.

Luis Miguel Ramis no hizo experimentos extraños y apostó por su once de gala para medirse a la UD. A pesar de la ausencias por lesión (Álex Muñoz, Larrea), COVID (Moore y Rubén Diez) y sancionados (Mollejo y Ethyan), el míster blanquiazul confeccionó un once de lo más reconocible. De hecho, repitió la defensa del último partido en Liga, en el que los blanquiazules ganaron al Real Zaragoza y en el medio aparecieron las figuras de Aitor y Corredera. En el ataque jugó con toda la artillería, metiendo de entrada a Shashoua, Elady y Gallego.

Los visitantes intentaron sorprender de entrada metiendo un ritmo alto en los primeros minutos, en los que aún la defensa blanquiazul se estaba asentando. Los locales pasaron ciertos apuros, pero lograron templar los nervios y protagonizar la primera ocasión de gol clara. Elady, de cabeza, falló en boca de gol un balón que parecía claro mandándolo por encima de la portería amarilla (min 5).

La lesión de Enzo Loiodice bajó las revoluciones de un partido que había comenzado con chispa (min 10). Tras la reanudación, el Tenerife empezó a llevar la manija del duelo. Sam empezó a tocar y a moverse a su antojo con el balón cosido a la bota. El inglés le filtró un pase a Elady que fue taponado (min 16), aunque las intenciones estaban claras.

Pero esta enérgica primera media hora de juego se diluyó con el paso de los minutos, cuando los amarillos optaron por ejercer una mayor seguridad en los movimientos del balón. El duelo disminuyó la intensidad y Las Palmas le puso pausa. Comenzó a circular la pelota el cuadro amarillo, que una y otra vez se topó con un Tenerife bien colocado en defensa y que se mantenía a la expectativa de robar y salir rápido al contragolpe. Los últimos minutos de la primera parte estuvieron marcados por el cambio de Enzo Loiodice con problemas en el hombro. Entró en su puesto el tinerfeño Alberto Moleiro (min 45).

El gol llegó tras el descanso

La segunda mitad arrancó sin cambios y con la misma tónica que la primera. El Tenerife intentó mandar en los primeros minutos tras la reanudación con un centro-chut de Bermejo (min 46) que sacó a córner Raúl Fernández. Sin embargo, el planteamiento se quedó pronto en estéril. Las Palmas fue la que se hizo con el control del encuentro. Fruto de ese dominio, el equipo amarillo tuvo la ocasión más clara en lo que iba de choque: disparo abajo de Jesé que evita el guardameta del Tenerife (min 63).

Poco después, Ramis ejecutó el primer cambio. Se retiró del campo Bermejo y entró Míchel Herrero.
Las Palmas confirmó que era mejor que su rival con un golazo espectacular de Kirian. Recogió el candelariero Kirian un esférico de Jesé en la frontal del área y con disparo a media altura superó a Soriano. El tinerfeño colocó desde fuera del área el balón donde el meta blanquiazul no llegó. Golazo de la UD para ponerse por delante en el marcador con justicia.

Ramis reaccionó rápido y metió un recurso ofensivo. Manu Apeh relevó a Aitor Sanz. El capitán había visto la cartulina amarilla y ya mostraba signos de cansancio después de una primera parte en la que había hecho enorme trabajo de desgaste. El nigeriano y Enric Gallego serían las referencias, Corredera volvería al medio para ubicarse junto a Míchel y Shashoua se escoraría a la derecha para la recta final.

Pepe Mel también hizo una variante con la intención de dotar de más músculo a la medular. Se fue el autor del gol, Kirian, y entró Mfulu (min 74).

Obviamente, el Tenerife peleó por logra el empate y poco a poco fue ganando metros en el campo, aunque sin crear un peligro real sobre la meta de un Raúl que pasó una segunda mitad bastante tranquila.
En el minuto 84 Ramis se vio en la obligación de cambiar de defensa central. Se fue Sergio González y entró en su posición Sipcic (min 84).

Los últimos minutos del derbi en el Heliodoro volvieron a cargarse de energía. El Tenerife echó el resto para igualar el marcador. Estuvo muy cerca de conseguirlo Elady Zorrilla justo cuando se cumplió el minuto 90. Disparo potente del goleador blanquiazul y el portero amarillo detuvo con seguridad un balón que tenía su dificultad. Se añadieron al partido cuatro minutos más, pero los blanquiazules no pudieron llegar más a la portería amarilla.

La UD también se llevó el derbi de la segunda vuelta. Hizo lo justo y necesario frente a un Tenerife que planteó el duelo a empatar para mantener las distancias con respecto a la UD, pero ese juego siempre tiene sus riesgos. Y ayer a Ramis le salió mal la jugada.

TE PUEDE INTERESAR