internacional

Biden: “Estoy convencido de que Rusia está decidida a invadir”

El presidente de Estados Unidos cree que la ofensiva podría ocurrir en los próximos días

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dirigió el viernes a la nación para decir que está convencido -avalado por evidencia de inteligencia en la región- de que Rusia está decidida a invadir Ucrania y que sucederá en los próximos días. Siempre apelando a la diplomacia hasta el final, Biden aseguró que no enviará tropas a Ucrania, pero que una invasión rusa significa la guerra, confirmando que, junto con sus aliados europeos, la OTAN está más unida que nunca.

El 24 de febrero está previsto una nueva reunión entre ambas potencias, pero Biden aseguró que esa puerta se cerrará si se produce la invasión antes de esa fecha. Biden prevé que sea la misma capital, Kiev, la que tenga que enfrentarse a los primeros ataques. Vladimir Putin tiene al mundo en vilo. El presidente ruso ha desplegado 169 000 y 190 000 efectivos en las fronteras de Ucrania. Esta estimación incluye tropas militares a lo largo de la frontera, en Bielorrusia y en la Crimea ocupada; la Guardia Nacional Rusa y otras unidades de seguridad interna desplegadas en estas áreas; y las fuerzas dirigidas por Rusia en el este de Ucrania y ha amenazado con medidas “técnico-militares” si la OTAN sigue cooperando con Kiev. Rusia redactó unilateralmente dos tratados extraordinariamente agresivos en diciembre diseñados para limitar a la organización y sus miembros. Contienen demandas que son tan inaceptables —principalmente, cerrar la puerta abierta de la OTAN a Ucrania y prohibir las fuerzas organizativas y las armas en las naciones que se unieron después de mayo de 1997— que se leen más como predicados para la guerra que como propuestas sinceras para las negociaciones. Joe Biden, y la OTAN proporcionaron respuestas detalladas por escrito en enero, intentando iniciar un diálogo con el líder ruso.

Si Putin rechaza estas ofertas, es probable que haya una guerra, pero Moscú aún no ha rechazado por completo las negociaciones. Conquistar Ucrania no sería pan comido, y Putin entiende que matar a miles de personas de una nación que describe como “parte de Rusia” sería difícil de explicar a sus ciudadanos, especialmente si el ejército ruso también sufre bajas importantes.

No obstante, los últimos bombardeos en Donbar y las acusaciones cruzadas entre los separatistas y el gobierno de Ucrania, que parecen apuntar a una maniobra de falsa bandera para provocar una escalada por parte de Rusia, están produciendo evacuaciones, y parecen indicar una señal inequívoca de que la situación va por mal camino. Los simulacros nucleares de ayer, tampoco son alentadores.

Ejercicios conjuntos con Bielorrusia

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció desde el viernes que el líder de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, lo acompañaría durante un ejercicio militar que se llevó a cabo ayer.  El viernes anterior, el Ministerio de Defensa ruso anunció que Putin supervisaría los ejercicios de las fuerzas de disuasión estratégica que involucran el lanzamiento de misiles balísticos y de crucero. Putin no dio más detalles sobre el ejercicio en sus comentarios con Lukashenko. Rusia y Bielorrusia han logrado un “gran progreso” en la fusión de las estructuras políticas y económicas de sus dos países, dijo Putin durante una reunión con el líder bielorruso Alexander Lukashenko.  “Hemos hecho un gran progreso en la construcción del “Estado de la Unión’”, dijo Putin. “Nuestros colegas han trabajado duro y han preparado 28 buenos programas, y el desarrollo ha estado ocurriendo en muchas de estas áreas durante mucho tiempo”, publicó CNN.Putin señaló iniciativas bilaterales actualizadas en asuntos migratorios, económicos y militares, entre otros.

Oportunidad para la diplomacia

El presidente de EE.UU. sostuvo una conferencia con líderes de Canadá, Europa y la OTAN para discutir la crisis de Ucrania. En la reunión participaron, además, el primer ministro canadiense Justin Trudeau; la presidenta de la Comisión de la Unión Europea Ursula von der Leyen; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el primer ministro italiano, Mario Draghi; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg; el canciller alemán Olaf Scholz; el presidente polaco, Andrzej Duda; el presidente rumano, Klaus Johannis; el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Rusia insiste en su inocencia

El Ministerio de Defensa ruso continúa publicando vídeos mostrando el retorno de tanques y vehículos blindados a la base después de la finalización de los ejercicios planificados. El último vídeo publicado el viernes y filmado por la noche desde múltiples puntos de vista, incluso desde un avión no tripulado, muestra docenas de vehículos militares movidos por rieles en vagones. Esto se produce después de que Rusia dijera el miércoles que las unidades de los distritos militares del Sur y del Oeste regresarían a sus guarniciones militares. Los gobiernos de Occidente han expresado su escepticismo sobre las afirmaciones. El jueves, imágenes satelitales recientes de Maxar Technologies mostraron que las fuerzas rusas se consolidaban y aumentaban sus posiciones en varias regiones cercanas a Ucrania. Ucrania está actualmente rodeada por fuerzas rusas tanto por tierra como por mar.

Expulsión de diplomáticos

Rusia expulsó al segundo diplomático de mayor rango en la embajada de EE. UU. en respuesta a la expulsión de un diplomático ruso de los Estados Unidos, según la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova. La semana pasada, el subjefe de misión de Estados Unidos en Moscú, Bart Gorman, fue expulsado en lo que la administración Biden considera una medida de escalada.

Con más de 150.000 soldados rusos rodeando las fronteras de Ucrania y EE.UU. advirtiendo de que una gran invasión podría tener lugar en cualquier momento, Biden ha señalado al público estadounidense los efectos si Putin decide actuar, al margen de las posibles pérdidas de miles de vidas en ambos bandos. Además, no olvidemos, de la posibilidad, desgraciadamente muy real, de que la invasión a Ucrania abra las puertas a una Tercera Guerra Mundial, con al menos cuatro países con armas nucleares, directamente involucrados. Los líderes mundiales continúan las conversaciones diplomáticas en un esfuerzo de alto riesgo para evitar ese resultado. Aún así, la posibilidad de una invasión ha planteado el espectro de las consecuencias (sanciones, contrasanciones, problemas de suministro de energía, una avalancha de refugiados) que se sentirían mucho más allá de las fronteras de Ucrania. Y no, a Estados Unidos no le conviene una guerra en este momento, ni a Biden tampoco.

Sanciones y represalias

Las sanciones podrían incluir restricciones a los principales bancos rusos que afectarían drásticamente la capacidad de Rusia para realizar negocios internacionales. Las severas sanciones de EE.UU. podrían hacer subir los precios o provocar el colapso de la moneda o los mercados de Rusia. Debido a que EE.UU. no depende mucho del comercio con Rusia, está algo aislado de las consecuencias directas, pero Europa se vería directamente afectada.

Los precios de la energía podrían dispararse

Rusia es uno de los principales países exportadores de petróleo y gas natural, especialmente a Europa. Como resultado, se está tratando de evitar las sanciones severas a las exportaciones de energía rusa. Pero hay otras formas en que el mercado de la energía podría verse afectado.

Por un lado, Rusia podría optar por cortar o limitar las exportaciones de petróleo y gas a Europa como represalia por las sanciones. Casi el 40% del gas natural utilizado por la Unión Europea proviene de Rusia, y ningún país europeo importa más que Alemania, un aliado clave de los Estados Unidos. Incluso si Rusia opta por no limitar las exportaciones, los suministros aún podrían verse afectados por un conflicto en Ucrania porque varios gasoductos atraviesan el país y transportan gas desde Rusia a Europa. De cualquier manera, si el suministro de gas natural de Europa se reduce, eso podría causar que los precios de la energía, que ya han estado subiendo, aumenten aún más.

Rusia es un importante exportador de minerales y metales pesados, como el titanio que se usa en los aviones y suministra alrededor de un tercio del paladio del mundo, un metal raro utilizado en convertidores catalíticos cuyo su precio se ha disparado en las últimas semanas por temor a un conflicto. También afectaría a las industrias ucranianas.

Ucrania es una fuente importante de neón, que se utiliza en la fabricación de semiconductores, por lo que ya se ha advertido a varios sectores para que se preparen para las interrupciones de la cadena de suministro, incluidas las industrias aeroespacial y de semiconductores. El fertilizante se produce en grandes cantidades tanto en Ucrania como en Rusia, las interrupciones en esas exportaciones afectarían principalmente a la agricultura en Europa, aumentando los precios de los alimentos.

Mercados globales

Los mercados financieros globales probablemente tendrían una reacción negativa a una invasión militar europea de una escala no vista desde la Segunda Guerra Mundial. La bolsa de valores de EE.UU. ya ha estado inusualmente volátil en las últimas semanas, agitada por la inflación, los posibles movimientos de la Reserva Federal y el posible conflicto en Ucrania. Históricamente, el mercado se ha recuperado relativamente rápido después de los eventos geopolíticos, pero si una gran invasión rusa y el conflicto subsiguiente causan una interrupción duradera de los mercados energéticos y otras exportaciones, las cosas esta vez podrían ser muy diferentes.

Ataques cibernéticos

Rusia podría responder a las sanciones de EE.UU. a través de ataques cibernéticos y campañas de influencia. Varias agencias federales, incluidos el Tesoro y el Departamento de Seguridad Nacional estadounidenses han advertido sobre posibles ataques a objetivos como grandes bancos y operadores de redes eléctricas. Los ataques cibernéticos rusos han tenido como blanco a Ucrania en los últimos años, incluidos los ataques a la red eléctrica de la ciudad capital de Kiev en 2015 y 2016. Pero una escalada importante podría cambiar el enfoque hacia objetivos occidentales. Las redes eléctricas, los hospitales y los gobiernos locales podrían ser objetivos.

Crisis de refugiados

Polonia, que comparte frontera con Ucrania y ya alberga a más de un millón de ucranianos, y vería a la mayoría de los refugiados. El ejército estadounidense dice que los miles de soldados desplegados en Polonia este mes están preparados para ayudar en una evacuación a gran escala, pero una crisis de refugiados no se limitaría a Europa; es probable que Estados Unidos también vea refugiados que buscan asilo.

TE RECOMENDAMOS