guerra en ucrania

Heroica resistencia de Ucrania ante el feroz ataque ruso en Kiev

Putin ordena una ofensiva “en todas direcciones” tras un amago frustrado de negociación
Mientras Moscú anuncia una ofensiva total sobre la capital, Kiev confina a sus ciudadanos ante el temor del recrudecimiento de los ataques. Reuters
Mientras Moscú anuncia una ofensiva total sobre la capital, Kiev confina a sus ciudadanos ante el temor del recrudecimiento de los ataques. Reuters

La guerra se apoderó de las calles de Kiev, la capital ucraniana, mientras el ejército del país luchaba para contener el avance de las tropas rusas obligando a los residentes a buscar refugio en medio explosiones y tiros. Pero pese a que el presidente ruso pensaba que la invasión de Ucrania iba a ser una victoria relámpago, se está dando cuenta de que poco a poco se está convirtiendo en una operación pantano, la peor de las situaciones para una Rusia que no puede sostener un conflicto que se prolongue en el tiempo. Mientras tanto, sigue infligiendo daño a un país que no quiere la guerra, y en la propia Rusia y fuera de ella Putin se va encontrando con menos apoyo del que pretendía.

Naturalmente, el corrillo de siempre está dispuesto a reverenciar al líder ruso, pensando que como buitres podrán beneficiarse de la carnaza y de los despojos de la guerra, y la invasión no ha hecho más que empezar. Aún así, el oso ruso acaba de darse cuenta de que se está tratando de comer un puercoespín: Ucrania está demostrando que mientras aguante, sola, y bajo la mirada de un mundo expectante, no es una presa fácil de tragar.

Defensa de Kiev

Putin sigue insistiendo que su actuación es justificada, pero una vez llevada a cabo la declaración de independencia de la región de Donbass que supuestamente era la excusa para la incursión, sigue avanzando en Ucrania, y tras su discurso antes de la guerra, con pocas intenciones de que Ucrania sea su meta final. El Ministerio de Defensa de Rusia dijo ayer que lanzó ataques con misiles de crucero durante la noche contra objetivos en Ucrania, pero que se dirigió exclusivamente a la infraestructura militar. El presidente ruso se burló del mundo al decir que solo quería neutralizar las bases militares de Ucrania, país al que había reconocido su soberanía en los 90s, y que no había objetivos civiles, pese a que ya un edificio residencial fue alcanzado por un misil mientras muchos en la ciudad dormían. El Ministerio del Interior de Ucrania advirtió en Facebook que se están produciendo combates activos en las calles de nuestra ciudad, instó a los residentes a mantener la calma, esconderse en el interior, ponerse a cubierto y dirigirse al refugio más cercano de inmediato si escuchan sirenas de ataque aéreo.

Pero los ucranianos se han estado preparando para defender su capital en los últimos días, con funcionarios armando a los reservistas y la televisión ucraniana transmitiendo instrucciones para hacer cócteles Molotov. Incluso los miembros del parlamento han tomado las armas y aprendido a disparar en preparación para la batalla. El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky prometió defender a su país en un vídeo filmado el viernes por la noche en una calle de Kiev con otros líderes de su administración. Por su parte, el alcalde de la ciudad de Vasilkiv, a unos 35 kilómetros al sur de Kiev, dijo que los feroces combates en la ciudad habían provocado pérdidas en el lado ucraniano. Unidades de las fuerzas armadas rusas habían tomado el control de la ciudad de Melitopol en el sureste de Ucrania, imágenes que circulan en las redes sociales de una explosión masiva en el aeropuerto de Melitopol. Más de 50.000 refugiados ucranianos se han visto obligados a abandonar el país en menos de 48 horas, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, quien dijo que la mayoría se fue a Polonia y Moldavia. Polonia ha abierto sus fronteras a todos los que lleguen con o sin documentos, y en Rumania, muchos ciudadanos han ido con sus coches a la frontera para recoger a los que lleguen hasta allí.

China quiere nadar y guardar la ropa

A medida que se intensifican los combates en Kiev, un alto diplomático chino defendió la posición de larga data de China sobre la protección de la soberanía nacional y agregó que “se aplica por igual al problema de Ucrania”. “China cree firmemente que la soberanía y la integridad territorial de todos los países deben ser respetadas y protegidas, además de los propósitos y principios (la Carta de la ONU) deben cumplirse en serio (habrá que ver si se aplica el cuento con respecto a Taiwán). Sin embargo, China fue uno de los tres países que se abstuvo de votar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para condenar las acciones de Rusia en Ucrania, en la reunión del viernes por la noche. India y Emiratos Árabes Unidos también se abstuvieron de votar, mientras que Rusia usó su poder de veto como asiento permanente en el consejo para bloquear la medida. Después de la votación, 50 países emitieron una declaración conjunta acusando a Rusia de abusar de su poder de veto.

Zelenksy, camino de convertirse en leyenda

El presidente ucraniano hace tres años era un actor comediante cuyo papel que le llevó a la fama, era precisamente el de presidente de Ucrania. Su popularidad lo llevó a convertirse en el presidente de su país, pero Volodymyr Zelensky, ya no se toma las cosas en broma.

En su discurso televisado del viernes por la mañana, el presidente ucraniano adoptó un tono desafiante y elogió a las fuerzas armadas del país por “defender brillantemente al país”.”Ahora es un momento importante”, dijo Zelensky. “El destino de nuestro país se está decidiendo”.

Las campañas de desinformación insistían en que el dirigente ucraniano había abandonado el país a su suerte, nada más lejos de la realidad. El presidente ucraniano trató por todos los medios de evitar la invasión, pidió la paz, el diálogo y buscó que otros países intercedieran en las conversaciones sin éxito.

Hoy no lo que queda otro remedio que defender a su país en las calles de Kiev como cualquier otro ucraniano, ganándose el respeto y la admiración del mundo entero. Zelensky dijo que es posible que ésta sea la última vez que se le vea con vida, y es sabido que es el objetivo número uno de Putin. Pero el presidente ruso está, sin querer, convirtiendo en leyenda a Zelensky, y si muere, tendrá que lidiar con las consecuencias de haber creado un mártir con lo que sus aspiraciones de que los ucranianos se unan a su causa se desvanecerán por completo.

Estados Unidos impone sanciones a Putin

El discurso de los que apoyan al líder ruso y demonizan a los Estados Unidos hace aguas cuando ponemos en la balanza el hecho de que Vladimir Putin amasa una fortuna en los bancos norteamericanos, al menos, hasta ahora. El líder ruso se convertirá en el objetivo de más alto perfil en el esfuerzo por imponer costes a la economía rusa y al círculo íntimo de Putin tras la invasión rusa de Ucrania. La Unión Europea, el Reino Unido y Canadá también anunciaron sanciones contra Putin y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que la medida de EE. UU. para sancionar a Putin y Lavrov, se materializó en coordinación con aliados europeos. 

Respuesta de la OTAN

Los miembros de la OTAN se han enfrentado a la invasión rusa de Ucrania con indignación, desplegando miles de tropas en Europa del Este para proteger a los miembros de su alianza, pero no participarán en una guerra contra Rusia a menos que una nación miembro sea atacada. La decisión de mantenerse al margen del conflicto llega en un momento difícil para la OTAN, ya que Ucrania ha expresado su deseo de unirse a la alianza militar, pero sigue excluida en gran parte debido a la feroz oposición de Rusia a una mayor expansión de la OTAN hacia el este. Y en este punto hay que ser claros, la OTAN no es una amenaza ni una provocación, al menos no para las naciones que no tienen aspiraciones imperialistas. Los países que se suscriben a la Alianza lo hacen libremente, pueden salir de la organización si lo desean, y su finalidad es proteger a los estados miembros de ataques externos como el que está ocurriendo ahora. Que a Rusia le guste o no le guste, no es problema de las naciones soberanas que deciden entrar en la Alianza.

Rusia no es quien para imponer sus condiciones a naciones libres y su actuación actual pone de manifiesto la necesidad de su existencia. Los países que hacen frontera siempre han temido una nueva expansión imperialista de Rusia y Putin está probando que tenían razón. La OTAN tiene sus fallos y limitaciones y EE.UU. pudo haber tenido una mayor consideración sobre Rusia durante la época Clinton, en la que tras la caída de la Unión Soviética, Rusia se vio huérfana de liderazgo. La OTAN pudo haber aprovechado también la oportunidad para convertirse en una organización más inclusiva que brindara oportunidad a Rusia para ser un aliado próspero, y no lo hizo, para muchos., creando el caldo de cultivo del que salió Putin. Pero nunca lo sabremos con seguridad. También a Ucrania se le prometió entrar en la OTAN en 2008, y llegó a materializarse. La OTAN anunció que Ucrania y Georgia se convertirían en miembros si cumplían una serie de criterios, como los estándares de gobernanza y transparencia de la alianza.

Unirse a la OTAN se convirtió en una de las principales prioridades para Ucrania, pero algunos miembros de la OTAN han citado la historia de corrupción de Ucrania como fuente de la demora, mientras que otros dicen que su transición a la democracia a mediados de la década de 1990 aún es inestable. Otros miembros temen que Rusia reaccione agresivamente si Ucrania se une a la alianza, pero en realidad EE.UU. estaba en ese momento más preocupado por estar a bien con los rusos por la necesidad de utilizar su espacio aéreo en la guerra de Afganistán. Ahora vivimos una realidad diferente, y mientras el ataque de gran alcance de Rusia contra su país vecino se ha limitado a las fronteras de Ucrania, varios países cercanos están en alerta máxima y han pedido formalmente a otros miembros que discutan si la alianza debe tomar acción colectiva.

¿Cuál es la postura de Rusia sobre la OTAN?


La animadversión de Rusia hacia la expansión de la OTAN se debe en gran medida a la tensión posterior a la Guerra Fría entre Occidente y Rusia. Creada en 1949 como un baluarte contra la antigua Unión Soviética, la OTAN ha crecido desde entonces a 30 países, muchos de los cuales formaban parte de la Unión Soviética o sus satélites. Aunque ese bloque ya no existe, el crecimiento de la OTAN en Europa y su expansión hacia el este es visto por Rusia como una amenaza para su seguridad nacional. Rusia cree que el objetivo principal de la OTAN es debilitar a su nación y ve cualquier expansión como una amenaza directa a sus propios intereses.

Amenazas militares si Suecia y Finlandia se unen a la OTAN

Según Rusia, la alineación de Finlandia y Suecia, que es principalmente un bloque militar, tendría graves consecuencias militares y políticas que requerirían medidas recíprocas. De los 15 estados postsoviéticos que surgieron del colapso de la URSS en 1991, solo tres se han convertido en miembros de pleno derecho de la OTAN: Estonia, Lituania y Letonia, que se unieron en 2004. En la última reunión de la OTAN, el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, invitó a Suecia y Finlandia a convertirse en miembros permanentes. La primera ministra de Finlandia dijo que la pertenencia al bloque no era una prioridad para su nación, pero agregó que, en caso de necesidad, Finlandia estaría preparada para solicitar el ingreso en la OTAN. La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, reafirmó la posición de su país como aliado de la OTAN, pero no llegó a decir si la postura de Suecia sobre permanecer fuera de la alianza se mantuvo intacta.

Lo cierto, es que mientras Putin continúa con la ofensiva y el mundo le cierras las puertas, en su propio país donde se han prohibido las protestas en contra de la guerra y se ha advertido a los medios de comunicación que se atengan a las consecuencias, las manifestaciones multitudinarias en Moscú y en San Petersburgo, desafían el mandato de Putin poniendo en riesgo sus vidas. Una vez que se empiecen a sentir en casa las sanciones económicas, el presidente puede enfrentarse a revueltas a gran escala.

La decisión de Putin de llevar a cabo la invasión puede suponer su fin, elevar al líder ucraniano a héroe, y crear un nuevo mapa mundial de potencias geopolíticas cuyas consecuencias están por verse.

TE RECOMENDAMOS