política

El debate de las grandes catástrofes, también políticas

La oposición acabó representada en exclusiva por el PP, y el Gobierno avanzó que se desatascará demandas históricas como el convenio de carreteras
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ayer, durante el Debate del Estado de la Nacionalidad en el Parlamento regional | SERGIO MÉNDEZ

l Debate sobre el Estado de la Nacionalidad Canaria de este año, que dio comienzo ayer en el Parlamento regional, estaba llamado a ser el de la pandemia, el volcán palmero y la guerra en Ucrania. Aunque, a excepción del Gobierno -que, tras los anuncios de inversiones iniciales, se dedicó a introducir asuntos de política nacional-, los partidos optaron por abordar la crisis económica y social que han traido consigo todos esos eventos como problemáticas de las que el único responsable es el Ejecutivo que lidera Ángel Víctor Torres, pasando por alto, en ocasiones, las repercusiones de dichas catástrofes a nivel global.

Con todo, Coalición Canaria, segunda fuerza más votada en las elecciones municipales y autonómicas de 2019, proyectó un discurso de equipo pequeño, aprovechando el cambio de postura del Gobierno central respecto al Sáhara Occidental para revivir el fantasma del PSOE sumiso a las órdenes de la capital española. José Miguel Barragán, actuando como portavoz del Grupo Nacionalista, se dirigió a Torres para atribuirle un supuesto aislamiento frente a lo que la sociedad reclama: “Usted pretende que los sectores sociales y económicos se comporten como usted con Madrid, que aplauda y calle”, espetó el político majorero. Un alegato que el socialista describió de manera escueta: “Demagogia”.

Y en ese mar revuelto, el nuevo presidente del PP en el Archipiélago, Manuel Domínguez, alineado con la impronta de moderación de Alberto Núñez Feijóo, intercaló duras críticas al cuatripartido con una mano tendida a Torres para llegar a acuerdos en asuntos de relevancia para la ciudadanía canaria. Un discurso que le valió para salir de la sesión de ayer como líder de la oposición y alternativa al Gobierno, tomando la delantera a los nacionalistas, cuyas palabras parecieron disiparse con el paso de las horas. Y es que el mensaje más destacado de la intervención coalicionera fue el clásico de “sigue siendo un presidente sumiso a las decisiones de su partido en Madrid”.

No obstante, el gran escollo para que dicho acercamiento entre PP y PSOE se materialice radica, sobre todo, en la fórmula de recuperación económica y la propuesta tipo de los populares de una bajada de impuestos. En este sentido, el presidente canario arguyó que sí prevé tener un encuentro con Domínguez, pero de carácter protocolario, de cortesía, como máximo representante del PP en la Comunidad Autónoma. A dicha cita, dijo Torres, irá “encantado”, pero le costaba “casar” las demandas del realejero sobre derechos sociales con la crítica que desde su bancada se hace de los 20.000 millones que se destinan al Ministerio de Igualdad.

Ángel Víctor Torres, que daba pistoletazo de salida a una maratoniana serie de jornadas parlamentarias que se prolongarán hasta el jueves, quiso lanzar un halo de esperanza entre tanto hecho catastrófico. Afirmó, “con la cautela a la que obligan” la situación epidemiológica o el desarrollo de la guerra en el Este de Europa, que las Islas podrán recuperar, en el transcurso de este año, “el 90% del turismo que teníamos antes de la pandemia”. Con la mirada atenta de la consejera del ramo, la gomera Yaiza Castilla, Torres recordó que hubo “incrédulos que anunciaron el desmoronamiento de Canarias y que vaticinaron hambre y miseria”. Sin embargo, “todos los esfuerzos realizados desde lo público y lo privado” han permitido que el Archipiélago recuperara en 2021 “casi el 60% de la actividad” precovid.

Es más, con la mirada puesta en el futuro, auguró que, de cumplirse los pronósticos, “Canarias será una de las comunidades autónomas que más rápido se recuperen”. Para avalar su tesis, citó el último informe de BBVA Research, que, aun teniendo en consideración el conflicto bélico ucraniano, “apunta a un crecimiento económico para este 2022 del 9,6%, si bien -advirtió- ese porcentaje podría variar en un margen de dos puntos”. El mismo estudio, prosiguió, “refleja un crecimiento en el empleo que, de mantenerse, nos situaría en un 16,6% de paro. Una cifra que no alcanzamos desde el año 2007”. “Estas previsiones no son fruto de la casualidad. Son resultado del esfuerzo de toda Canarias y de las políticas centradas en una recuperación sólida”, añadió.

Por otra parte, el hecho de que el presidente regional mencionara en repetidas ocasiones la posibilidad de marcar un punto de inflexión a la crisis, dotó de elementos a Barragán para preguntar: “¿No iba a ser el año 2021 el de la remontada? ¿Qué escuchamos estos días? Que la remontada va a ser en 2022. Señor presidente, ¿cuándo va a ser la remontada?”, cuestionó el de CC, que igualmente consideró que lo que va de legislatura constituye “dos años de fracaso”.

Sobre una de las demandas históricas de las Islas, el convenio de carreteras, Torres avanzó que el “fin al conflicto judicial” está cerca, y “antes del Día de Canarias” el Ejecutivo que dirige suscribirá con el Estado “dos acuerdos que acaben definitivamente con el conflicto de carreteras”. “Por un lado, una adenda con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para incluir en el actual convenio (anualidades de 2026 y 2027) los 407 millones de euros de obra no ejecutada”, concretó. Y, de otra parte, “una firma con el Ministerio de Hacienda para que en 2023 se incluyan en los presupuestos las cantidades restantes de la obra ejecutada, que suman más de 228 millones de euros”.

En lo referente a la crisis energética y los sobrecostes del combustible, se remitió a los denominados Acuerdos de La Palma, alcanzados entre el Gobierno central y las comunidades autónomas durante la Conferencia de Presidentes celebrada a principios de mes en la Isla Bonita. De acuerdo con los mismos, se crea un frente común con Madrid para articular acciones, a nivel de la Unión Europea, que desemboquen en una bajada de los carburantes. Unas fórmulas que se complementan con “la aceleración de la implantación de las renovables”, por las que dijo abogar: “apostamos por la energía eólica, la fotovoltaica o los saltos de agua y rechazamos el gas ciudad porque no es un mecanismo de transición”.

RECONSTRUCCIÓN

La Palma estuvo presente, como tesis circular, en el transcurso de toda la sesión, tanto de mañana como de tarde. No en vano, ha sido víctima de una de las erupciones más importantes de la historia de Canarias, y de las más destructivas, con todo lo que eso conlleva en materia de reconstrucción. Y precisamente sobre estas labores, el presidente Torres definió la estrategia consensuada por “Gesplan, Gestur, el Cabildo de La Palma, los ayuntamientos y los planteamientos de la sociedad palmera” como un modelo “que va a apostar por nuevos espacios urbanos y agrarios más resilientes”.

“La reconstrucción debe hacerse con la participación de todos y desde el consenso, pero sin poner en riesgo una planificación modélica y sostenible para Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte”, subrayó. Los partidos de la oposición, por su parte, pusieron el acento en las asignaturas pendientes de las Administraciones con los habitantes de la Isla, y aseguraron que las ayudas no han llegado. Unas acusaciones ante las que Torres reiteró que nunca antes se habían movilizado tantos recursos en tan poco tiempo, incluso comparándolo con catástrofes similares en otros lugares de España. “Somos un ejemplo”, aseveró.

TE RECOMENDAMOS