guerra en ucrania

España palía los efectos económicos de la guerra, cuyas negociaciones avanzan

El Gobierno de Sánchez aprueba un paquete de medidas para amortiguar los efectos del conflicto en el mercado energético; Ucrania acepta renunciar a la OTAN si no se intenta evitar su entrada en la UE
Un soldado ucraniano inspecciona los escombros de una edificación tras ser bombardeada | DANIEL CENG SHOU-YI (ZUMA PRESS)

El canciller alemán, Olaf Scholz, admitía hace escasos días que el presidente español, Pedro Sánchez, había “representado de forma muy exitosa” los intereses ibéricos en la última reunión del Consejo Europeo. Un encuentro del que Sánchez salió con un reconocimiento de la necesidad de dar un trato diferenciado en materia energética a España y Portugal, especialmente en un ambiente tan tensionado por la guerra en Ucrania. Sin embargo, no resultó suficiente: la huelga de transportistas y la inflación han obligado al Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos a emprender nuevas acciones para paliar los efectos sobre los ciudadanos de a pie y las empresas.

Es por ello que ayer el Consejo de Ministros daba luz verde a un plan de respuesta a la crisis energética derivada del conflicto en el Este de Europa. Una estrategia que traía consigo, como medidas estrellas, una bonificación de 20 céntimos al precio del combustible -a pagar entre el Estado y las petroleras-; la limitación de la subida de los alquileres a un 2% hasta el 30 de junio, o el incremento de un 15% del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Todo ello, en concordancia con lo adelantado por Sánchez el lunes, cuando avanzó nuevas ayudas anticrisis, como créditos ICO y ERTE.

Este paquete de medidas se presentó la misma jornada en que Ucrania y Rusia volvían a entablar conversaciones de cara a buscar una salida a la guerra. La capital de Turquía, Estambul, fue escenario de una nueva reunión entre las delegaciones de ambos países, que, no obstante, tuvo lugar con cierto temor por los presuntos casos de envenenamiento a integrantes del equipo ucraniano ocurridos a principios de mes. En este sentido, según trascendió a la opinión pública, Kiev accedió a tener un estatus neutral -como solicitaba Moscú-, renunciando a entrar en la OTAN, siempre que cesen las hostilidades y no se considere un gesto hostil su candidatura a la Unión Europea.

Desde el bando agresor, el viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, puso el acento en que su gobierno ha optado por una reducción drástica de las maniobras militares para facilitar el diálogo. Asimismo, valoró positivamente que Ucrania se haya abierto a negociar sobre el Donbás y la península de Crimea; esta última, anexionada por Rusia -sin reconocimiento internacional- en 2014.

TE RECOMENDAMOS